Comunicación para mayor seguridad del paciente

Joan Carles March
Profesor de la Escuela
Andaluza de Salud Pública

En torno a 250.000 estadounidenses mueren cada año por errores médicos, equivocaciones u omisiones de los profesionales sanitarios, según una investigación llevada a cabo por la Universidad John Hopkins y cuyos resultados convierten este factor en la tercera causa de muerte en el país, detrás del cáncer y las enfermedades cardíacas. En el mundo la cifra puede girar en torno a los tres millones de personas según Joe Kiani, presidente de Patient Safety Movement. En España, el número también es muy alto.

La cifra, aquí y en Estados Unidos, es alarmante y para los profesionales, no solo sanitarios, es más alarmante aún el dato que revela un estudio realizado por la Joint Commision que afirma que el 67% de los errores médicos se debe a problemas relacionados con la comunicación, información que invita a hacer una revisión sobre el abordaje de la comunicación en los procesos de salud. Los problemas de comunicación fueron la causa principal de aproximadamente dos tercios de todos los eventos adversos reportados, según la Joint Commission.

La comunicación es una asignatura pendiente. Y en ello, la ausencia de formación en comunicación para los profesionales sanitarios representa una desventaja a la hora de prevenir errores. La comunicación es una asignatura que también ayuda a salvar vidas, como un buen diagnóstico o un tratamiento preciso y adecuado.

La comunicación no debe ser únicamente el instrumento para que el profesional obtenga la información que necesita del paciente y su situación de salud, debe también ser una oportunidad para el diálogo y la generación de vínculos donde el paciente se sienta escuchado, y pueda comprender el significado de su enfermedad o dolencia, y principalmente, para que se sienta partícipe durante el proceso de atención y para las decisiones que se toman alrededor de esta relación.

Es evidente que quien toma las decisiones son los pacientes, por lo que si queremos que vayan en una determinada vía, es imprescindible, tomar las decisiones de forma compartida, para asegurarnos una mayor adherencia al mismo.

Un sistema que escucha a sus pacientes les conocerá mejor, podrá darle respuesta a sus necesidades en menor tiempo y hasta con menores costes. Además, escucharles permitirá su participación y el empoderamiento, lo que conllevará al desarrollo de su autonomía y autocuidado. Este es el camino. Un camino que ahorra vidas y mejora la calidad de vida de los pacientes.

El profesional sanitario no solo debe construir confianza acerca de sus habilidades técnicas sino también en sus habilidades humanas, aspecto cada vez más clave. La comunicación entre profesionales, con los pacientes y sus familias pueden evitar situaciones de riesgo para la seguridad clínica y está en manos de cada profesional:
• Escuchar más y mejor a los pacientes
• Ofrecer un trato humano
• Cooperar más entre colegas
• Fomentar la formación básica en comunicación
• Aprender de los casi-errores y los errores
• Manejar de forma responsable las tecnologías de la información y la comunicación

La experiencia del paciente es única e intransferible, y se ha comprobado que los pacientes activos tiene menos errores médicos que los menos activos con una diferencia de más del 15%. Por tanto la línea de formación de Pacientes es un espacio clave para la mejora. Y es que la actitud comunicativa de los profesionales puede determinar el éxito o fracaso de una atención.

¿Estamos preparados para comunicar un error a los pacientes? La honestidad es caballo ganador sin duda. Y junto a ello, es importante tener en cuenta que la comunicación representa una habilidad esencial que debe caracterizar a un profesional competente y que, desarrollada por todos los actores implicados en los procesos de salud, podrá beneficiar no solo la transmisión de información y su seguridad sino que también podría conllevar a cambios de conducta.

Es necesario, sino imprescindible, caminar (y rápido) hacia ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar