No hay comentarios

Sentirse seguro ejerciendo la profesión médica

Dr. Gazze Abanhassan Yunis
Médico Anestesista con Máster en Anestesia Pediátrica y Peritaje Médico y Daño Corporal

El día a día del médico es cada vez más complicado. La sociedad, acostumbrada a la excelencia y a la inmediatez en sus hábitos de consumo, ha trasladado sus exigencias a la consulta sin tener en cuenta la complejidad de la medicina. Así lo demuestran las cifras. Las reclamaciones aumentan año tras año, seguramente porque el paciente está más informado de las cuantías a las que aspira y porque, de una manera u otra, se está perdiendo el lado humano.

Se da la paradoja de que la medicina contemporánea, la más preparada y la que ha logrado ampliar nuestra esperanza de vida, está empeorando las condiciones de sus profesionales con un sobrecargo de horas que, a su vez, dificulta su concentración e induce a errores. Esto genera un serio peligro: ¿podría el auge de la medicina provocar una peor calidad en la atención y un riesgo para sus sanitarios? Es decir, ¿no deberíamos estar mejor cuidados?
Por desgracia, parece que el camino que afrontamos es el de la exposición y la exigencia del médico, para bien y para mal. Para bien porque lo llevamos dentro, son nuestros valores y nuestro único objetivo es solucionar el cuadro clínico que presentan nuestros pacientes. Para mal porque no somos superhéroes, sino humanos que, de vez en cuando, podemos cometer errores. Es una pena que se nos someta a esta presión y no se nos defienda más desde lo público, pues un pequeño error podría exponernos a deudas millonarias o, peor, la inhabilitación.

Pero como la situación es la que es, tenemos que afrontarlo. Como médicos, no estamos acostumbrados a que nos cuiden. Sin embargo, debemos reconocer que este no es nuestro campo, es decir, en este caso no somos los mejores para protegernos personal y profesionalmente. Además, como perito médico sé con certeza que los médicos no sabemos de Derecho Sanitario, ni de jurisprudencia, etc. Tengo más de 40 años de experiencia, he trabajado en numerosos países y he visto situaciones verdaderamente dramáticas, sobre todo por las complejidades de los procesos de reclamación, que pueden alargarse años y afectar profundamente al médico y su unidad familiar. Por ello siempre doy el mismo consejo: hay que confiar en las pólizas de Responsabilidad Civil Profesional con más coberturas, que en caso de tener un problema son las que responderán por nosotros.

En mi caso, por mí y por el futuro de mi familia, decidí buscar y contratar la póliza más completa que encontré en el mercado, la de Uniteco. No estoy dispuesto a arriesgar lo que tanto tiempo y esfuerzo me ha costado. Afortunadamente, durante mi carrera no he tenido la necesidad de utilizarla, pero si algo me ha hecho sentir tranquilo es que, aparte de ofrecerme la mayor de las coberturas, recibo un asesoramiento continuo por parte de sus profesionales y del despacho con el que colaboran, DS Legal.

Más allá de dar las gracias por cuidarnos, me gustaría reconocer y poner en valor su trabajo en la sombra: son un pilar fundamental para nuestra tranquilidad y que el sistema sanitario funcione.

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.