No hay comentarios

La ausencia de Consentimiento Informado como daño moral autónomo

Marta Rossell
Socia Directora Bufete Buades

Hace unos meses, concretamente el pasado 8 de marzo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó una novedosa sentencia por la que, se declara que la ausencia de consentimiento informado por escrito para una intervención quirúrgica supone la vulneración del derecho fundamental al respeto de la vida privada y familiar, recogido en el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La sentencia hace referencia a la propia normativa española de aplicación, la Ley de Autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, que exige, en caso de intervención quirúrgica, que el consentimiento se preste por escrito, con excepciones estrictamente definidas, en especial las relativas a un peligro inmediato y grave para la vida de la persona. No obstante, debe entenderse que la sentencia no viene a imponer la necesidad de que la información sea ineludiblemente por escrito, sino que deberá estarse a las circunstancias particulares de cada caso, para determinar si es suficiente la información suministrada exclusivamente de forma verbal, o si de lo contrario es necesario que la información conste por escrito.

Una de las conclusiones más relevantes de la sentencia es, que la infracción del deber de informar al paciente, constituye un daño moral autónomo, es decir, independiente del daño físico que pueda acarrear el acto médico concreto que se enjuicia. En este sentido, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no aprecia vínculo alguno de causalidad entre el daño físico causado y la compensación económica que se reclama, pero sí resuelve otorgar indemnización en concepto de daño moral.

Así lo entiende también nuestro Tribunal Supremo, que desvincula el daño derivado por falta de información de las secuelas en sí mismas en varias sentencias, estableciendo que, probada la falta de información y la existencia de daños derivados del acto médico en relación con el cual no se ha prestado la información adecuada, la única indemnización que cabe conceder es la derivada de un daño moral independiente del daño físico, por infracción del derecho de autodeterminación del paciente. Por lo tanto, y tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, queda claro que, cuando la única actuación contraria a la lex artis deriva de la falta de información al paciente, el daño susceptible de indemnización queda limitado al daño moral. En el caso concreto de la sentencia, el perjudicado pretendía obtener una indemnización que superaba los dos millones de euros, pero el Tribunal solo reconoce una indemnización de 24.000 euros por el daño moral consecuencia de la falta de información, totalmente independiente de las secuelas, cuya indemnización también pretendía el demandante.

En definitiva, la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos confirma que se debe reducir la indemnización considerablemente cuando el perjuicio resarcible se limita únicamente al daño moral causado, y que la tendencia adoptada por los tribunales nacionales y extranjeros debe ser la de valorar el daño moral en una cifra global, totalmente independiente de cualquier baremo.

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.