No hay comentarios

Emergencias coordinará inspecciones conjuntas de fuerzas y cuerpos de seguridad en zonas de ocio y turísticas durante Semana Santa

La Dirección General de Emergencias de la CAIB coordinará un dispositivo conjunto y reforzado de los cuerpos y fuerzas de seguridad locales y del Estado y los inspectores del Govern en las zonas de ocio y turísticas de todas las islas durante Semana Santa para vigilar el cumplimiento de las medidas COVID-19 por parte de residentes y visitantes.

El foco principal de este dispositivo serán las zonas tradicionales de ocio, con terrazas y tardeo, en las diferentes islas, con especial atención a aquellas áreas donde los datos muestran una mayor frecuencia de incumplimientos. También se reforzará la presencia en las zonas turísticas, con intervenciones en establecimientos hoteleros, oferta complementaria de restauración y ocio de la zona.

En los hoteles, se vigilarán las zonas comunes, como restaurantes, bares, terrazas o piscinas para asegurar que se cumplen estrictamente las medidas de seguridad. A la vez, el dispositivo se verá reforzado con la vigilancia con drones desde el aire, sobre todo en áreas amplías como playas o espacios naturales, que son más complicadas de controlar por tierra.

Cuando los drones detectan una aglomeraciones u otros incumplimientos, se avisa a la policía local, Policía Nacional o Guardia Civil para que intervengan. Igualmente las playas urbanas serán objeto de vigilancia por parte del dispositivo, en el cual se integran los inspectores de Emergencias, Salud, Turismo y Agentes de Medio Ambiente del Govern, y también inspectores de los Consells Insulares.

Este dispositivo de mayor vigilancia se suma a las actuaciones proactivas que puedan llevar a cabo los diferentes cuerpos o fuerzas de seguridad por iniciativa propia o por peticiones recibidas de la ciudadanía, que en cualquier momento puede solicitar la intervención de la autoridad ante un incumplimiento.

«La coordinación está siendo muy buena y queremos agradecer a todos los operativos su implicación», ha destacado la consejera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, co-directora del Plan de Protección Civil de las Islas Baleares (Platerbal) actualmente activado por lucha contra el COVID19.

Garrido ha señalado que en toda Europa están subiendo los contagios y en Balears «no nos lo podemos permitir. No nos podemos relajar. El cumplimiento de las medidas depende de cada uno de nosotros y de nuestro comportamiento en los próximos días» ha dicho, pidiendo máxima colaboración, sentido común y prudencia durante los días de fiesta.

Por su parte, la consellera de Salud, Patrícia Gómez, también co-directora del Platerbal, ha destacado la importancia de seguir las normas y recomendaciones para evitar los contagios. Gómez ha recordado que el mayor riesgo proviene de los encuentros sociales y familiares, especialmente en ámbitos privados, donde hay la tendencia a relajarse.

La consellera ha explicado que hasta el 11 de abril, en los espacios privados, tanto interiores como exteriores, las reuniones sociales tendrán que ser de un único núcleo de convivencia. Las habitaciones de los hoteles o las viviendas vacacionales son considerados espacios privados y en su interior o exterior sólo se puede reunir un único núcleo de convivencia.

Aun así, se han establecido algunas excepciones en esta medida: Se permite a quienes viven a solos reunirse con otra unidad de convivencia, constituyendo así una unidad de convivencia ampliada. Cada unidad de convivencia puede integrar sólo a un único integrante que viva solo.

Igualmente, se autorizan las reuniones de menores de edad y de estudiantes mayores de edad con los progenitores, en caso de que vivan en domicilios diferentes, como podría ser el caso de separación o divorcio. También se permiten las reuniones de quienes con vínculo matrimonial o de pareja que vivan en domicilios diferentes.

Finalmente, se permite el cuidado, la atención o acompañamiento a menores de edad, mayores o dependientes, con discapacidad o especialmente vulnerables, por motivos justificados. En el caso de los espacios públicos, sí se permiten las reuniones con otro núcleo de convivencia. Se pueden juntar 6 personas como máximo de dos núcleos de convivencia en cualquier espacio público al aire libre.

Si el encuentro se produce a la terraza de un bar o restaurando sólo pueden ser 4 reunidos en el caso de Mallorca y en Eivissa, mientras que en Formentera y Menorca pueden ser 6. En interiores el máximo es de 4 de dos núcleos. “Esto no quiere decir que sólo tengamos la opción de encontrarnos con otro núcleo de convivencia en establecimientos de restauración”, ha dicho Gómez.

La consellera ha recordado que hay otras opciones, como ir a pasear, a los parques o a las playas. Pero siempre –ha insistido- teniendo en cuenta que se pueden reunir como máximo seis integrantes de dos núcleos de convivencia y manteniendo todas las medidas, especialmente la mascarilla y la distancia social.

Los botellones no están permitidas bajo ninguna circunstancia. Ni en parques, ni plazas ni a aparcamientos ni a cualquier otro espacio público. Desde la aprobación el pasado mes de julio del Decreto que establece el régimen sancionador específico para hacer frente en las infracciones contra la normativa COVID-19, la Administración balear ha recibido un total de 33.000 actas de sanción.

De estos, ya se han registrado un total de 14.920 denuncias, 10.826 en Mallorca, 1.294 en Menorca, 2.572 en Eivissa y 228 en Formentera. Los otros expedientes están en proceso, a la espera de ser revisados y registrados. De éstos expedientes registrados, un total de 1.215 se han presentado contra establecimientos (empresas), mientras que la gran mayoría (13.705) han sido contra particulares.

La Comunitat Autónoma ha tramitado propuestas de sanción económica por un valor de 3’3 millones de euros €, la mayor parte en establecimientos (2,5 millones de euros) y el resto a particulares. Del total de sanciones, 2.040.019 son sanciones muy graves, 608.452 son graves, y 660.632 son leves. En Mallorca, 2.319.000 €; en Eivissa 858.994€; en Menorca 100.702 € y en Formentera 30.000 €.

La CAIB cuenta con 13 instructores, que revisan las actas presentadas por los cuerpos y fuerzas de seguridad o inspectores propios. A la vista de los hechos recogidos a las actas, los instructores instruyen, tipifican las faltas y proponen la sanción. Para hacer frente al gran volumen de actas de denuncias recibidas, Garrido ha anunciado que se reforzarán de forma inminente los equipos.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.