La Patrona

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

Para variar leo la revista que Joan Calafat y yo tenemos a medias, y saltándome el publirreportaje tierno y lacrimógeno sobre los Jefes de Servicio de Son Espases (que vistos así dan miedo) nos vamos al jolgorio del otro día, al after de la coronación de la nueva presidenta del Colegio de Médicos, una tal Manuela García. Desde hoy, la Patrona.

La puesta en escena sugiere cambiar la denominación de la fiesta colegial por excelencia, quitándole el nombre sevillano y españolizado de Manuela y colocándole el del título. Apostamos así cambiando religión por relajación, que llega una nueva virgen femenina con gastos a nuestro cargo.

El Santoral nos anuncia muchas presuntas tardes de gloria, muchos días en rojo de fiestas varias en su santificación. De la autora de “la nueva sensibilidad” llega ahora la “visión femenina del colegio”, llega por fin al reino de los cielos. Bienaventurados.

Veo las fotos de la fiesta en la revista y no me veo. Asisto a las risas de sus bocas y no se reflejan en la mía. La fiestuqui de santificación parece escrita para decirme que he dejado de ser algo, que algo grande y pesado se ha roto en mi interior. Me busco en ellos, en los asistentes, y nada, no vivo en ellos.

No es fácil que mi buzón cada día aletee más en el aire del otoño, que cada día tenga más espacio, y que todo lo grande que fui, que todo mi esplendoroso pasado colegial haya pasado a la vida olvidada del anonimato.

Viendo en el baile a uno de nuestros santos preferidos, el socialista Vicenç Tomás, le buscaremos otro día paralelismo con el rojo de la Virgen de Regla.

Quizá ver al cartero de Son Espases, Pepe Pomar, sea buscarle al sarao una explicación en su obsesa tendencia por las alcantarillas. Porque tú las pisas, Pep. Porque tú las vales, Pep.

No invitar a un destacado ex miembro de la comisión deontológica a un evento de ese nivel es comparable a no hacerlo con todo un ex secretario de la Junta electoral, pero no invitar a un humilde colegiado que paga religiosamente su cuota para hacer posible el dispendio es casi peor que haberse olvidado de invitar al Director del Instituto Colegial del Peritaje Médico en activo.

Enternece aquella sensibilidad femenina de la que hizo gala nuestra patrona antes de llegar al cielo con aquello de “seré la primera mujer que presida el colegio en toda su historia”. El psicoanálisis y sus complejos llamando a las puertas del cielo preguntándose por qué les gustará tanto pasar a la Historia a estos no electos.

Tener un hijo, plantar un árbol, escribir un libro y renunciar, renunciar en público por primera vez en la historia. Qué manera tan dulce e insospechada de renunciar. Ea, mi niño ea.

La mecedora está hecha para renunciar, para empequeñecer el mundo y empequeñecerse reduciéndolo todo al viaje breve y reiterado de atrás adelante, de adelante atrás. La mecedora es un mueble para renunciar, y por eso el balanceo de esta tesis copiada y final para la renuncia, Patrona.

El Instituto Colegial del Peritaje pierde hoy director pero gana libertad. Suerte en el balanceo. Suerte en el bananeo.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar