No hay comentarios

Sobre la con-fianza en el ámbito sanitario

Miguel Lázaro
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión

Hablemos de vínculos, en el contexto de esa sanidad pública que atiende/des-atiende a unos 1.200.000 baleáricos que pagan, por imperativo legal, sus impuestos. Está claro que, aunque todos sufren el deterioro de la calidad de la sanidad (listas de espera llenas de pacientes des-esperados, que aguantan, verbo preferido de la Gerencia de Atención Primaria con el que los excelentes médicos de la primaria, han afrontado este verano caótico, ante la falta de sustitutos y con más descubiertos que yogures fabrica danone, se pueden establecer dos y tres categorías de ciudadanos damnificados, ocupando los ibicencos y formenterenses el último lugar. Hay muchas variables que construyen o deterioran la confianza. La confianza es la argamasa del vínculo que juega en la Champions, es decir, del vínculo de apego seguro. ¿Se puede definir así la interacción que hay entre la Conselleria de Salut, los más de 3.500 médicos que trabajan en la sanidad pública y los ciudadanos? Creo que no. Siguiendo con la teoría de los vínculos, se podría tipificar que los vínculos entre el Govern y los médicos serían del tipo de apego inseguro y ambivalente.

Hoy hay un goteo interminable de excelentes médicos que se autoexilian de la sanidad pública y se marchan a la sanidad privada. Están hartos y quemados, por cómo se les trata. Sostienen que no solo hemos perdido la confianza recíproca, sino que lamentablemente seguimos perdiendo el tiempo. Ese tiempo que pasa para no volver y que sería mejor empleado en levantar de nuevo a una de las mejores sanidades del mundo arrasada por un virus hijoputatico. Hablemos de gestión, mejor dicho, hablemos de las consecuencias de la deficiente gestión. A lo largo de las últimas dos décadas algunos de los principales problemas de la gestión sanitaria siguen siendo los mismos. Sin ánimo de ser exhaustivo: bajo presupuesto, contratos precarios, ausencia de formación continuada, infradotación de personal facultativo, centros de salud y hospitales sin plantilla suficiente, sobrecarga asistencial y listas de espera. Listas de espera maquilladas debajo de muchas alfombras. Esas listas de espera que se intentan adelgazar ofreciendo peonadas a los médicos que voluntariamente estén dispuestos a hacerlas. En realidad lo que llaman peonadas, no es más que un intento de hacer funcionar los hospitales y centros de salud durante la tarde, con la intención de reducir las listas de espera. Dicho de otra forma; toda la actividad médica que no ha podido hacerse durante el horario habitual, se programa en horario extraordinario, una especie de horas extra. Parece una buena solución, se atienden pacientes durante las tardes para disminuir el tiempo de espera, y los médicos y otros trabajadores sanitarios que las realizan ganan un dinero extra, ya que estas horas de trabajo son remuneradas. Parece la solución ideal. Aunque una vez más la realidad muestra que no es así.

La teórica solución llevada a la práctica no parece funcionar tan fácilmente. ¿Cómo puede ser esto? Todo parecía encajar. Y no encaja por una sencilla razón; las listas de espera y las peonadas son un síntoma, un síntoma dentro de una enfermedad. Una enfermedad con otros muchos síntomas; contratos precarios, sueldos no acordes a la formación y responsabilidad de profesionales de alta cualificación que estamos en el vértice y el liderazgo de la pirámide asistencial sanitaria, sobrecarga asistencial, infradotación presupuestaria, etc.… si, aquellos problemas crónicos que a lo largo de más de dos décadas no han sabido solucionar nuestros gestores sanitarios, todos esos síntomas que son responsables de la enfermedad de la sanidad pública.

La ficción y el relato sanitario no cambian la realidad , más bien durísima realidad , que se impone cuando el paciente tarda a en ver a su médico del centro de salud , entre 10-15 día , las unidades del Dolor superan el año y medio de espera, ver al psiquiatra o psicólogo, se va a los 3 meses, la saturación de las urgencias es crónica y clónica , el cierre de camas por falta de enfermeras es recurrente cada año por falta de planificación, cuando se dedican recursos de profesionales a ámbitos asistenciales que no son prioritarios no urgentes . Es normal que los médicos cuestionemos la confianza con el Govern lo que me extraña es que no hayamos perdido la paciencia. La prueba del algodón será como van a retribuir las guardias médicas Ya saben en derrota transitoria pero nunca en doma.

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.