No hay comentarios

Unilabs destaca la importancia de medir la respuesta inmunológica tras la vacuna contra el COVID19

Imagen de https://www.unilabs.es/

Unilabs, principal proveedor europeo de servicios de diagnóstico, destaca la importancia de medir la respuesta inmunológica tras la vacuna contra el COVID19. Se trata de un test que se realiza entre 2 y 3 semanas después de haber recibido la pauta completa, momento en el que el paciente alcanza la respuesta inmunológica máxima.

Realizarse esta prueba es de gran importancia puesto que el nivel de respuesta es variable en los pacientes según sus condiciones clínicas individuales, aseguran desde Unilabs. El laboratorio ofrece la prueba de Linfocitos T para comprobar que las personas que no tienen anticuerpos tienen algún grado de protección gracias a la memoria celular del sistema inmune.

En el marco de las pruebas relacionadas con el COVID19, también se ha registrado un aumento de la realización de estudios de coagulación. Las vacunas actuales diseñadas para inducir la producción de anticuerpos frente a la proteína S del virus, han demostrado una alta eficacia generando anticuerpos.

Sin embargo, señalan desde Unilabs, el nivel de respuesta es variable en los pacientes en función de sus condiciones clínicas individuales. Tal como explica Elías Saavedra, director de operaciones de Unilabs:

“Vacunarse es crucial, pero es igualmente importante conocer cómo ha respondido nuestro cuerpo a esa vacuna y cuál es nuestro grado de inmunidad, que hay que tener en cuenta que va disminuyendo con el paso del tiempo”.

La prueba se realiza entre dos y tres semanas después de haber recibido la pauta completa, cuando el paciente alcanza la respuesta inmunológica máxima. Consiste en una extracción de sangre cuyo resultado se conoce a las 24-48 horas.

Este test permite cuantificar de forma específica los anticuerpos generados por el organismo tras la vacunación contra el SARS-CoV-2. Unilabs también ofrece la prueba de Linfocitos T para los pacientes que no presenten anticuerpos.

Esta circunstancia puede derivarse, bien de que no los hayan generado tras la enfermedad o tras la vacunación, bien porque hayan desaparecido meses después de la infección.

“Esta prueba nos da información sobre si la persona sigue protegida frente al virus gracias a la memoria celular del sistema inmune puesto que detecta las células T de memoria, capaces de persistir en el organismo durante más tiempo que los anticuerpos”, explica Saavedra. Este test se realiza a través de una muestra de sangre y los resultados se obtienen en una semana.

“En las últimas semanas estamos registrando también un aumento en la demanda de pruebas relacionadas con la coagulación. Entendemos que las informaciones sobre los casos de trombos asociados a la vacuna y al propio virus han suscitado esta demanda”, añade el director de operaciones. Se trata de un conjunto de parámetros que evalúan el proceso de coagulación y la presencia en sangre del dímero D, una proteína asociada a la disolución de coágulos.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.