No hay comentarios

Entrevista al Dr. José Luis Ribes, jefe del Servicio de Análisis Clínicos de Son Llatzer

“la inteligencia artificial supone una mejora en los procesos del laboratorio”

P.- ¿Qué destacaría de este sistema automatizado de transporte inteligente?

R.- La verdad es que estamos muy satisfechos. Destacaría que es un sistema muy escalable, que se adapta a las necesidades del día a día y que permite fijar los flujos de trabajo de forma muy óptima, priorizando las muestras de trabajo urgentes e incluso actualizando la información y la seguridad de los datos, para mejorar la seguridad del paciente y la trazabilidad del proceso.

P.- ¿Ya no hay laboratorio urgente y laboratorio convencional?

R.- Esa concepción ha cambiado. Ahora es un tema de flujos, de dónde vienen las muestras y qué prioridad tienen. Ya no sería una petición urgente, sino que hay pruebas, dentro de una petición que son urgentes, y otras que van a un ritmo más lento porque no se requiere tanta premura en la respuesta. Lo que hace el sistema es priorizar en cada momento, de acuerdo a las necesidades del paciente para determinar, qué pruebas van primeras y cuáles después. El sistema funciona mediante automóviles autónomos eléctricos, con una inteligencia artificial basada en ingeniería de procesos, lo que hace es ir priorizando cada situación para saber qué pruebas son prioritarias sobre otras.

P.- Usted lo define como el coche Tesla, porque van solos…

R.- Así es. De hecho, mis compañeros bromean conmigo diciéndome “ya tienes tu juguete” porque me paso muchas horas detrás de la instalación para optimizarlo y que no falle nada. Pero no es un Scalextric, es un sistema más inteligente porque las decisiones no las toma el coche en sí sino unos centros de control con unas torres desde las cuales se va guiando un tráfico de coches que van por un sistema modular de analizadores y en cada momento se va actualizando la disponibilidad, si ha pasado los controles de calidad, tiene avería, tiene suficiente energía, etc… Y el sistema va decidiendo, en base a la propia disponibilidad, cuáles son las rutas más óptimas y las prioridades entre ellas.

P.- ¿Qué beneficios aporta esta tecnología?

R.- Mejora la trazabilidad de las muestras, sabemos dónde está cada tubo en cada momento, sabemos si lo hemos recibido, tenemos un cuadro de mandos con incidencias a tiempo real. Sobre todo, mejoramos la seguridad del paciente porque el sistema lleva varios controles para cotejar la trazabilidad entre las muestras y la identificación del paciente. Mejoramos tiempos de respuesta.

P.- ¿Son Llàtzer se sitúa en el mapa internacional con esta tecnología?

R.- Pocos hospitales lo tienen. Fue el primero en implementar la línea GLP en el hemisferio norte. Abu Dabi se ha adelantado, e incluso un laboratorio privado en Londres y también una pequeña cadena en el Mateu Orfila de Menorca. Son Llàtzer es centro de referencia nacional y desde hace unos días también internacional para Europa, Oriente Medio, Próximo y África, para mostrar esta tecnología a otros profesionales de diferentes hospitales que quieran implementarla.

P.- ¿En 10 años estará en todo el mundo?

R.- Es uno de los dos sistemas que más va a revolucionar el escenario dentro de los laboratorios de alta automatización de referencia. Cada día tenemos más actividad y pruebas más complejas, con cargas de trabajo superiores.

P.- ¿Está satisfecho con toda la reforma en sí?

R.- De hecho, cuando la empresa adjudicataria del concurso Abott, se hizo un estudio de todas las necesidades que teníamos para adecuar el espacio que teníamos. Como puede verse ahora tiene un concepto abierto, mayor luminosidad y menos ruido, con el fin de mejorar las condiciones del entorno de trabajo de los profesionales. También se ha mejorada la estética del Laboratorio, antes era modular, compartimentado, con salas pequeñas… ahora es otra cosa. Estamos contentos. Estamos ampliando un pequeño módulo, como son tramos que podemos ir instalando, vas ganando metros a nivel analítico y de movimiento de tubos. Hay robots que solo destapan tubos y eso supone una ventaja de seguridad para los trabajadores, sobre todo en época COVID, ya que cuando se destapa un tubo se genera un aerosol que podría provocar una infección. La reforma ha supuesto una mejora en la calidad del servicio y en el entorno de trabajo. Quiero aprovechar para agradecer a todo el equipo de profesionales del laboratorio su esfuerzo en la implantación del nuevo equipamiento.

Más información en la notícia El laboratorio de Son Llàtzer innova con un transporte inteligente que mejora la seguridad, la trazabilidad y acelera la respuesta del día 16 de abril, y en las páginas 8-9 del Salut i Força 443

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.