No vale relajarse en la lucha contra el Sida

El pasado 1 de diciembre tuvo lugar, como cada año, el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, una jornada dedicada a reflexionar sobre la que ha sido una de las peores epidemias de los últimos decenios, y que se ha cobrado, y se sigue cobrando, millones de vidas en todo el mundo.

Ciertamente, el Sida es hoy en día una enfermedad crónica, como mínimo en una parte del planeta. No así en todos los territorios, porque, de hecho, en los países pobres y sin los suficientes recursos sanitarios, el Sida sigue siendo, en gran medida, una enfermedad mortal. En cambio, en nuestro entorno. con la medicación y los tratamientos adecuados, una persona que ha desarrollado el VIH puede sobrevivir durante muchos años y mantener, como hemos dicho, su afección en estado crónico. Esta ha sido un gran paso en la batalla contra el Sida. Y todos debemos alegrarnos de que sea así. Ahora bien, la cronificación del Sida ha llevado también como consecuencia una progresiva relajación de las prácticas preventivas que, en su momento, consiguieron reducir sustancialmente el número de casos.

Los jóvenes de hoy, que no han vivido directamente la gran angustia mundial que provocó la irrupción del Sida, a principios de los años 80, no perciben la necesidad de protección y seguridad que para generaciones anteriores constituía la única manera efectiva de combatir el VIH.

Este es uno de los mensajes sobre los que se ha insistido en la nueva celebración del Día Mundial: no hay que relajarse frente al Sida. Porque el hecho de que ahora la enfermedad pueda mantenerse en estado crónico, no resta, en absoluto, gravedad a la detección del virus.

Igualmente, es importante hacer hincapié en la necesidad de priorizar los diagnósticos. En la actualidad, uno de cada tres portadores del VIH desconoce su situación. Y esta ignorancia no sólo pone en peligro su salud, sino que también constituye un riesgo permanente para la salud de los demás.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar