“El mismo debate ‘Medicina sí o no’ se tuvo en los años 70 sobre crear la UIB”

Llorenç Huguet / Rector de la UIB

Llorenç Huguet / Rector de la UIB



El doctor Llorenç Huguet es menorquín de Ferreries. Casado y padre de tres hijos. Tras una intensa carrera en España y Bélgica desde 1990 es profesor del Departamento de Ciencias Matemáticas e Informática de la Universitat de les Illes Balears (UIB), donde, desde que se creó, fue director de la Escuela Universitaria Politécnica, hasta que fue elegido rector (1995-2003). Fue reelegido en 2013. Ha sido presidente de “Sa Nostra”, Caixa de Balears y de su Fundación hasta 2005. En 2007 fue elegido presidente del Consejo Económico y Social de las Islas Baleares, hasta diciembre de 2012. Como rector de la UIB es uno de los principales protagonistas de la instauración del Grado de Medicina. De eso hablamos en un reciente programa de Salut i Força en Ib3 Ràdio.

Juan Riera Roca / Joan Calafat /
P.- Acaba de iniciarse el curso universitario 2016-17 y aunque en la UIB hay más de 12.000 alumnos cursando decenas de carreras no podemos evitar comenzar preguntándole por la más famosa de todas, aunque probablemente sea una de las que tiene menos alumnos: ¿Cómo ha sido el inicio del Grado de Medicina, ha costado mucho ponerlo en marcha?

R.- Más de lo que se podría esperar. En Baleares se había estado esperando el Grado de Medicina desde hacía años. Cuando llegué a la UIB en los años 90 ya había un debate sobre “Medicina sí, Medicina no”, con posiciones encontradas. Un hito importante fue que en 2009 el Parlament balear pidió por unanimidad a la UIB que redactara un Plan de Estudios de Medicina, que se hizo y fue verificado por Madrid. Sin embargo, en 2011 el conseller de Hacienda, creyó que no había recursos suficientes, por lo que el proyectó una vez más quedó sobre la mesa. No fue hasta el final de la anterior legislatura cuando nos preguntaron sobre la viabilidad de reactivarlo. Cuando en 2013 me presenté a rector la Facultad de Medicina no figuraba en nuestro programa porque creíamos que el tema estaba olvidado.

P.- Sin embargo, no lo estaba del todo…

R.- Cuando nos lo proponen de nuevo vemos que una posibilidad, aunque difícil, dado que el número de plazas que se otorga para Medicina es cada vez más pequeño, de modo que o íbamos ahora a por el Grado o no sabríamos cuándo podríamos ir en el futuro. En la apertura de curso 2015-16 la presidenta Francina Armengol anunció que la Facultad de Medicina y pusimos en macha un equipo de trabajo conjunto, con las consellerias de Salut y de Educació. Este equipo ha sido un ejemplo de colaboración institucional, capaz en un año de verificar de nuevo el plan de estudios, conseguir las únicas 60 plazas concedidas por el Ministerio de Educación a nivel estatal y poner en marcha la Facultad en Son Espases. Sí, estoy satisfecho. Y me sorprende algún posicionamiento que sin tener conocimiento de causa critica la puesta en marcha de este grado, explicando cosas que en realidad no son.

P.- ¿Se sienten apoyados por la sociedad?

R.-Tenemos un apoyo social importante, especialmente de las familias de Baleares cuyos hijos de otro modo no podrían haber estudiado Medicina. Hace poco se me acercó un señor en Valldemossa y me pidió un abrazo. Me felicitaba por todas las familias que no podían mandar a sus hijos fuera. Él fue uno de los que quisieron estudiar Medicina en Palma en los años 70, pero no pudo porque la instauración de la carrera no cuajó y no le era posible estudiar fuera. Tenemos el apoyo de la gran mayoría de jefes de servicio hospitalario de Baleares. El Colegio de Médicos, la Real Academia de Medicina de Baleares y un sinfín de personas se han mostrado satisfechos.

P.- Pero hay controversia.

R.- Mediáticamente se ha politizado el tema, aunque es algo que no me preocupa demasiado. Estoy seguro que si en diez años me invitan a analizar lo que ha representado crear la Facultad de Medicina el balance será positivo. La misma prevención que ha habido sobre crear este grado la hubo en 1976 sobre si abrir o no la UIB, cuando se reclamaba una universidad en Baleares, tras la muerte de Franco. Entonces personajes muy importantes decían que no era necesaria. Hoy no me imagino esta comunidad sin una Universidad que ha dado ya 60.000 titulados, ocupando puestos profesionales, culturales, sociales, políticos muy importantes. Lo que me extraña es que partidos políticos que se dicen progresistas pongan en cuestión lo que significa para la sociedad balear una facultad de Medicina.

P.- Tal vez en algunos ámbitos sociales no se ha entendido muy bien que haya 30 profesores para 60 alumnos.

R.- Esa supuesta desproporción fue un titular mediático, pero es algo que se podría decir de muchos otros estudios. El “modelo Bolonia” que se aplica en Europa marca toda una serie de prácticas y formación continuada. Por ejemplo, hay una asignatura, como es Anatomía, que desde el sector médico se ha optado por impartir fraccionada y práctica al máximo. No es lo mismo la anatomía de una mano, que de una rodilla o un tobillo… Esta asignatura la dan nueve profesores. No podemos hacer una división generalizada y decir que hay 30 profesores para 60 alumnos, dos alumnos por profesor. En otras carreras, como Fisioterapia, también hay profesores que fraccionan la materia. Si se viera el número de horas de docencia se comprobaría que es estándar.

P.- Por cierto, que nos hemos enterado que ahora que de alguna manera se ha cerrado un ciclo de creación de carreras biosanitarias está prevista la construcción de un Edificio de Ciencias de la Salud, aunque Medicina se quede en Son Espases.

R.- Es un edificio cuya construcción ya estaba prevista, aunque en su momento la anterior Administración autonómica dio prioridad a la inversión en infraestructuras educativas no universitarias. La previsión presupuestaria de 7 millones de euros para ese edificio se dedicó a hacer institutos, uno de ellos en Marratxí… La idea viene de hace tiempo. Ahora figura en el Programa Operativo que ha hecho el Govern para Europa, del mismo modo que incluye la construcción de una nueva biblioteca en el Campus. Construir este edificio es un compromiso del Govern ante Europa. El objetivo es reunir las facultades de Psicología, Enfermería y Fisioterapia y en un futuro albergar cursos que pudiera necesitar la de Medicina.

P.- Al final, la mayoría de las plazas 60 de Medicina se han adjudicado a estudiantes de fuera de las Islas. ¿Es esto realmente tan importante?

R.- El Gobierno decidió en su día que Medicina sería un Distrito Único. Me sorprende la reacción, muy isleña, de preguntarse cuántos estudiantes hay de Baleares. ¿Se han preguntado en otras universidades a las que van estudiantes de Baleares si hacían inversiones para estudiantes que no eran “suyos”? Creo que en el mundo de la cultura y de la formación no es tan importante el origen de los estudiantes sino la calidad que podamos dar. Y lo que queremos es el mejor grado posible de Medicina. Aquí el sector sanitario está acostumbrado a formar MIR con buenos resultados. Lo que puedo decir es que otros años teníamos 60 traslados de expediente para estudiar Medicina fuera, y este año solo 30.

P.- ¿Afectará la financiación destinada a la Facultad de Medicina a una menor dotación para la UIB?

R.- Nuestro compromiso como equipo de dirección de la UIB es que la creación de la Facultad de Medicina no interfiera en el normal desarrollo de la Universitat. Queremos que el presupuesto de 2017 no se vea interferido por este nuevo grado. El presupuesto de Medicina va por un lado, gracias al convenio firmado al respecto con el Govern y el de la UIB por otro. Después de ocho años se habrá integrado en la Universitat, pero de momento no.

P.- ¿Y de cara al futuro inmediato se habla ya de mejorar la financiación?

R.- Estamos ya discutiendo con el Govern las grandes líneas del presupuesto de 2017. El objetivo para esta Legislatura es llegar a tener una financiación a nivel de la media del Estado español, pedir que al menos la transferencia nominativa que nos envía el Govern cubra el capítulo de pago de personal, y además una mejora para las instalaciones del Campus, algo para lo que en 2009 se destinaban dos millones y medio, mientras que en 2013, cuando llegamos, había solo 50.000€, insuficiente para mantener un campus. Desde 2013 se ha ido incrementando el presupuesto con la idea de cubrir esas necesidades. Los próximos han de reflejar todo esto para demostrar que Medicina no va en contra de las mejoras que están en marcha, sino que es algo complementario. Si en esta legislatura logramos llegar al presupuesto que teníamos en 2009 nos daríamos por satisfechos.

P.- Se ha hablado de la necesidad de generar un “turismo científico” atrayendo a Baleares congresos y seminarios científicos de nivel mundial, y no solo por el atractivo balear y del palacio de congresos, sino por el interés en intercambiar conocimientos con los científicos de las Islas.

R.- Estoy seguro de que será posible y además es deseable. Nuestra contribución es ya un programa de profesores e investigadores convidados, con estancias de hasta tres meses. Cada año pasan por aquí unos 30 investigadores de todo el mundo. Esto crea una red importantísima, porque esos científicos inician aquí investigaciones con las que luego continúan colaborando. Nuestra universidad es una de las que presenta más publicaciones científicas en colaboración con otros centros. Tener un Palacio de Congresos y además el atractivo de las Islas, atraerá a estos científicos, aunque no solo por eso. El turismo científico se puede potenciar mucho y no hacen falta grandes recursos para conseguirlo. El Govern quiere potenciar ese desarrollo.

P.- ¿Es posible transformar el tejido empresarial balear, creando una economía de la ciencia y la tecnología, cuánto tiempo ha de pasar y qué circunstancias han de darse?

R.- Si lo supiera tendría el Nobel de Economía… De lo que sí estamos convencidos de que la economía del turismo se ha de mantener. Pero también creemos que tenemos muchas posibilidades para profundizar en la economía del conocimiento, que no tiene problemas con las materias primas, con la importación o la exportación y solo tiene que preocuparse captar “cerebros” y eso es fácil de solucionar. Podríamos hacer una apuesta desde Baleares por la economía del conocimiento y tener resultados en un plazo más o menos corto.

P.- ¿Qué opina del “caso Bachiller” sobre irregularidades en la financiación de sus investigaciones?

R.- Yo ya conocía un cierto malestar de investigadores del IdISPa porque el doctor Bachiller [Daniel Bachiller, investigador médico y negociador de Podemos en los pactos autonómicos de gobernabilidad] no se había querido integrar dentro de ese gran equipo investigador. Creo que en un lugar como Baleares hay que sumar, no tener pequeños cuarteles y hacer cada uno su guerra. Bachiller se quiso quedar en el Joan March y seguramente no ha cumplido algunas condiciones. Hay una denuncia desde el propio IdISPa en torno a irregularidades que probablemente se podrían haber corregido antes. Creo que el Dr Bachiller sabía que había discrepancias en el modo de funcionar, pero fue un poco a su aire y finalmente le ha estallado en las manos.

P.- ¿Qué debe hacer la Universitat, que deben hacer los poderes públicos para evitar la “fuga de cerebros” de Baleares?

R.- Estoy seguro de que tener la Facultad de Medicina nos dará la posibilidad de contactar con esos científicos de Baleares que están por el mundo y de que muchos de ellos querrán contribuir. Con motivo de la Diada de Mallorca se dio el premio Jaume II a un médico, Jeroni Nadal, oftalmólogo de Binissalem. Me dijo que contáramos con él para la Facultad de Medicina, para lo que quisiéramos. No todos estos científicos y médicos prominentes vendrán como profesores permanentes pero seguro que estarán encantados de impartir seminarios, codirigir tesis doctorales, etcétera. Hay que ver la red que tenemos de profesores por el mundo y captar su voluntad de contribuir. Por el momento ya he contactado con tres y los tres me han dicho que cuando queramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar