¿Son hijos de puta los que acosan laboralmente?

Miguel Lázaro Ferreruela Psiquiatra HUSE Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión.

Miguel Lázaro Ferreruela
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro
de Atención Integral de
la Depresión.

En todos los idiomas la respuesta es Si, Yes, Oui (se pronuncia “wi”), “Ja” (suena como “yah”), en alemán, holandés, afrikáans, sueco y noruego, en danés y feroés también es “Ja” (pero se pronuncia como “yeah”), en portugués y criollo de Cabo-Verde se dice “Sim” (suena como “sing”), en hebreo (yiddish) se dice “Ken”, en irlandés, se dice “Sea” (se pronuncia “shah”), en esperanto se dice “Jes” (suena como “yes”) En japonés se dice “Hai” (se pronuncia igual que como se escribe), en hindi y urdu se dice “Haa’n” o “Gee”. En Tagalo se dice “Oo” (suena como “AWE-awe”). En mandarín se dice “?[Shi]” (suena como “Shr”). En persa se dice “Baleh” o “Areh”. En árabe se dice “Na’am”. En islandés, di “Já” (se pronuncia “yow”). En eslovaco, “Áno”. En húngaro se dice “Igen”. En ruso, di ?? “Da”. En serbio, croata, búlgaro y romano Da. En turco, di “Evet” (suena como “ae-wet”). En griego, di “Nai” (se pronuncia “nae”). En polaco, di “tak” (suena como “tock”).

No son enfermos ni lo están. Están parasitados por el rencor, la maldad, la mediocridad, el miedo, la inseguridad, la puta envidia y por un megacomplejo de inferioridad. No soportan el éxito, el talento y a la gente buena. Son psicópatas organizacionales que gozan, con el erotismo y la sexualidad sana, sino con el onanismo preadolescente. Al no copular como toca y donde deben están permanentemente insatisfechos. Son ombligopatas perversos, que todavía no saben que con el ombligo ni se reproduce uno ni se folla. Están castrados mentalmente y disfrutan en su cacería sádica y perversa. Han mamado de la teta mala y eso no lo cura ni 20 años de psicoanálisis en Viena ni el ayuno ayurvédico ni un stage en Cuba.

Por donde pasan dejan rastro. A más poder e incompetencia más mala baba. Aniquilan psicológicamente hoy a uno, luego a otro etc. ¿Dónde se cobijan? Actualmente hay muchos en las administraciones públicas, en cargos políticos nombrados a dedo, en ayuntamientos y en empresas privadas donde practican el lifting y los eres con la anuencia de gerentes y directores generales. Un factor de riesgo es ser funcionario y tener que adaptarte a los políticos de diferente ideología (vienen y van cada cuatro años). Dividen al mundo de forma infantil y maniquea: los míos son muy buenos y los que no comparten mis creencias son muy malos. El ramalazo paranoide les sale por las orejas. Suelen ser sectarios y practican el amiguismo y nepotismo omnipotente y narcisista. Practican la hipocresía: hacen lo que denuncian en los demás.

Nunca saldrán de su mediocridad malévola. No hay mobbing si hay personas con valores éticos, que no se comportan como cómplices. El grupo es muy poderoso. Si hay una dinámica sana el hijodeputa acosador no se sale con la suya. La mejor prueba de un mobbing son los testigos. Siempre hay que dar la cara por un compañero víctima de acoso laboral. No hay mejor ocasión para practicar la empatía solidaria que apoyar y dar testimonio. La mejor defensa es reconocerlo cuanto antes y hacerlo visible. Compartirlo. Denunciarlo a Salud Laboral, Inspección de Trabajo al Comité de Empresa. Hay que afiliarse a un sindicato para que intervenga. Hay que pedir ayuda al médico de atención primaria, al psicólogo e incluso psiquiatra. Hay que asesorarse jurídicamente. Muchas veces es necesario la baja laboral. Y si son cargos políticos valoren visibilizarlo mediáticamente, previa consulta aun buen abogado laboralista.

Tolerancia cero ante estos hijos de la gran ramera que son depredadores cobardes y malévolos. No decidan ser cómplices que tragan. Ejerzan su autoestima personal y colectiva. No se olviden que cuando acaban con uno luego les puede tocar a ustedes. No permitan que intoxiquen emocionalmente el contexto donde trabajan y la sociedad en la que vivimos. Alguien no asume responsabilidades cuando se protege al acosador. Alguien se pasa la ética y los valores por donde todos sabemos. Siempre hay una intencionalidad en el mobbing y muchas veces es colocar a mi amigo o a mi colega y echar al que se ha ganado la plaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar