Cambio de tendencia en listas de espera

salud-ediciones-squareBuenas noticias para la sanidad pública balear, y en especial para sus usuarios.

Los hospitales del Servei de Salut han conseguido reducir en 3,4 y en 13,8 días, respectivamente, las listas de espera de las intervenciones quirúrgicas o y las consultas con el especialista.

Aunque todavía las cifras andan lejos de los objetivos que serían deseables en una medicina pública de alta calidad como la que se practica en Baleares, la realidad es que los datos recientemente presentados por el director general del Ib Salut, Juli Fuster, suponen una sensible y significativa mejora en relación a las etapas precedentes.

De hecho, es imposible, e incluso inaceptable, afirmar que la sanidad pública cumple con su labor de pilar del Estado de Bienestar de cualquier sociedad avanzada si sus listas de espera traspasan determinadas líneas rojas. La seguridad de los pacientes, sus expectativas de curación y su confianza en el sistema de salud no solo dependen de la calidad de los profesionales y las instalaciones, o de la disponibilidad de recursos tecnológicos avanzados. Aunque estos factores registren medias de cumplimiento notables, la sanidad seguirá fallando mientras las listas de espera no se regularicen.

Este ha sido, desde el principio, uno de los pilares de la hoja de ruta del Govern y de la Conselleria de Salut en esta legislatura, ha sido la lucha por normalizar las listas de espera. Y los resultados están a la vista, porque con fecha de 31 de diciembre de 2015 se había registrado un descenso del 2,9 % en la media del tiempo de demora de los pacientes que están pendientes de una operación, y de un 13,4 % de las personas que esperan para ser atendidas por el especialista. Son cifras todavía insuficientes, sin duda, pero que abren un camino de esperanza que deberá refrendarse y consolidarse en los próximos meses.

Los buenos números no acaban aquí, ya que los datos ponen de manifiesto una reducción de 309 pacientes que esperan más de seis meses para ser sometidos a una intervención quirúrgica, con una tasa de variación porcentual del 11,2 en comparación a los registros anteriores. Nadie puede negar, en este sentido, la constatación de un cambio en la tendencia al alza del tiempo que esperan los pacientes para ser operados o para una consulta con el especialista.

De esta manera, en la ya referida fecha de 31 de diciembre de 2015, 13.478 pacientes estaban pendientes de una intervención quirúrgica, un 6,96 % menos que el año anterior, momento en el que se encontraban en esta situación 14.487 usuarios de la sanidad pública en Baleares.

Por otra parte, en el 96,9 % de los casos, en concreto 13.065, en que los pacientes esperaban para una operación, se trataba de una patología de prioridad normal o baja. En el 3 % restante (413) la demora se producía en patologías de prioridad preferente.

Además, en los casos de las intervenciones oncológicas de prioridad 1, entre las que se hallan el carcinoma de próstata, el carcinoma de vejiga, el cáncer gástrico o el cáncer de colon, entre otras enfermedades, la detección, el diagnóstico y el tratamiento se completan en una media de tiempo inferior a un mes: 28,7 días, concretamente.

Respecto a las consultas con el especialista, también con fecha de referencia a 31 de diciembre de 2015, había 60.749 pacientes pendientes de ser citados.

Ciertamente, este dato implica un aumento del 3,66 % respecto a los 58.606 pacientes que esperaban para una consulta el año anterior. En cambio, la buena noticia es que ha descendido un 13,4 % el tiempo de demora (13,8 días), ya que ha pasado de una media de 102,6 días en 2014 a 88,8 días en 2015.

En la consecución de estos más que apreciables registros han tenido mucho que ver la profesionalidad, la entrega y el compromiso de los médicos y el personal sanitario y no sanitario de los centros hospitalarios y del sistema de salud en general. Su abnegación y su vocación de servicio, siempre anteponiendo los intereses del paciente a cualquier otra prioridad, han permitido que la sanidad pública en Baleares empiece a recuperar las buenas sensaciones, tras un período ciertamente aciago en el que las listas de espera habían alcanzado proporciones más que preocupantes.

Igualmente, hay que felicitar a los actuales responsables de la Conselleria de Salut y del Servei de Salut de les Illes Balears por haber sabido efectuar un diagnóstico útil y certero de cuáles eran las causas que impedían parar la peligrosa tendencia que seguían las listas de espera de medicina especializada y operaciones quirúrgicas en nuestra Comunidad Autónoma.

La apuesta por una mejor optimización de los recursos, la incentivación de los profesionales y el refuerzo de los servicios, anteponiendo siempre la atención al paciente como máxima prioridad, son líneas estratégicas que están proporcionando sus frutos. Y que proporcionarán, sin duda, muchos más en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar