Errar es humano y aprender del error, imprescindible

Joan Carles March Profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública

Joan Carles March
Profesor de la Escuela
Andaluza de Salud
Pública

La historia de la humanidad está llena de equivocaciones. Y las equivocaciones son los portales del descubrimiento como decía James Joyce, y además «Si cerráis la puerta a las equivocaciones, también la verdad se quedará fuera», decía Rabindranath Tagore Francesc Miralles cuenta que «Vivimos en una sociedad que premia el acierto y penaliza el error» y que «No hay que tener miedo a equivocarse, porque no hay otra manera de aprender. La vida es un constante prueba y error» Y estos días en la Escuela Andaluza de Salud Pública, se ha celebrado un seminario de innovación en atención primaria #siap2015 en la que se ha hablado de los errores y de las fantasías, gracias a Juan Gérvas y Sergio Minué, entre otros.

Sergio Minué, el gerente de mediado habla de la inevitabilidad del error y en la línea de Miralles comenta que hablar de error es hablar de decisiones, y del papel que las emociones juegan en ese proceso. Y continua comentando que para Gorovitz y MacIntyre “donde hay actividad científica hay siempre ignorancia, puesto que la existencia de dicha ignorancia es una condición previa para el progreso científico. Y puesto que la ignorancia es una precondición del progreso, donde existe posibilidad de progreso existe probabilidad de error”.

Y termina comentando que la obligada humildad que deberían ejercer los médicos no va tanto ligada a la inmensa extensión del conocimiento científico, sino más bien a la infinita riqueza y diversidad de las personas a las que atienden porque como señala Damasio “quizá la cosa más indispensable que podemos hacer como seres humanos, cada día de nuestra vida, es recordarnos a nosotros mismos y a los demás que somos complejos , frágiles, finitos y únicos”.

Y Salvador Casado, @doctorcasado comentaba que para disminuir los errores hay varias cosas que tener en cuenta:

1. Estudio, formación continuada, práctica constante

2. Buena historia con el enfermo con buena comunicación que es la mejor tecnología existente

3. Exploración del paciente de forma digna

4. Red de seguridad, también con el paciente: “si no mejora o si empeora, no dude en volver a consultar”

5. Trabajo en equipo entre todas las personas que atienden a un paciente y añado, con el paciente.

Y ante un error, lo mejor es reconocerlo, asumirlo, aceptar los sentimientos que produce, compartirlo y verbalizarlo, poner remedio, pedir disculpas y aprender del error para mejorar y no repetir. En definitiva, el error es una oportunidad de mejora.

Nuestro miedo a equivocarnos se traduce a menudo en miedo a decidir. Si no decidimos, no fallamos.

Y si no fallamos, no nos podemos hacer reproches ni nos sentiremos culpables. Resultado: parálisis. La ciencia avanza gracias a la «prueba y error» Y es que crecer es aprender y aprender es equivocarse.

Existen tres claves de sabiduría que, «erre que erre», nos educan para acertar en la vida:

Reconocimiento. Cada fallo es una lección de humildad que nos pone en nuestro sitio. Saber que no somos infalibles es un ejercicio beneficioso. Nos enseña que debemos prestar atención y aprender para mejorar en el futuro.

Responsabilidad. Al reconocer nuestra equivocación estamos tomando el control de nuestros actos en lugar de echar las culpas a terceros. Por tanto, cada error asumido nos recuerda que mucho de lo bueno y lo malo que nos sucede depende de nosotros.

Revolución. La conciencia del error, de lo que no funciona, es el germen de la revolución.

Y nos recuerda Miralles que las personas fallamos.

Unas aprenden de los errores y otras tropiezan con la misma piedra. Y en ello, los pacientes, su comprensión, ayuda a superarlo, trabajar con el profesional, buena comunicación,…son básicos. Se hace camino al andar, como decía Machado, y se gana sabiduría al errar.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar