Patología del vínculo amoroso. La dependencia emocional

Miguel Lázaro Ferreruela

Miguel Lázaro Ferreruela
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión.

Dentro de las formas de vinculación de los seres humanos hay algunas que merece la pena comentar. La dependencia emocional, que es un patrón crónico de demandas afectivas frustradas, que buscan satisfacerse mediante relaciones interpersonales estrechas. Otras serían el apego ansioso, la codependencia y la adicción al amor. Algunas características de la dependencia emocional serian: la necesidad excesiva de la aprobación de los demás. Son relaciones exclusivas que se aíslan en una burbuja, parasitarias y con una asimetría desequilibrada. Existen una excesiva euforia e ilusión con una gran idealización de sus parejas. Son relaciones asimétricas y subordinadas en la que no se producen un intercambio recíproco de afecto. Este entramado está latente en muchas historias de rupturas y nuevos intentos. Y generalmente van acompañadas de baja autoestima y autoconcepto personal. La adicción afectiva puede ser letal. El núcleo es la necesidad patológica de otras personas. Su deseo es lo que desea el otro. La pareja se convierte en el centro de la existencia. La otra persona es la máxima prioridad. Son relaciones simbióticas con muchas dosis de codependencia. Son historias de autoengaño emocional donde se suelen sobrevalorar a las parejas como contrapartida a la baja autoestima. La subordinación y la sumisión son la norma en estas parejas. Las relaciones de pareja atenúan su necesidad pero siguen sin ser felices. Tiene pánico ante la ruptura y tiene gran posibilidad de sufrir trastornos mentales. Construyen su vida con una sucesión interrumpida de parejas, encadenando una relación tras otra. No hacen duelo tras una ruptura, rápidamente se enganchan. Su mantra es “no puedo vivir sol@ “y vuelta a empezar. Sus razones son “miedo terrible a la soledad y una excesiva necesidad de apego y que a veces llega al parasitismo emocional”. La dependencia emocional es una carencia de inteligencia emocional o, mejor dicho, es el déficit en el desarrollo de recursos como habilidades sociales y autoestima personal. La dependencia emocional subyace en muchas mujeres que sufren violencia de género. Teniendo en cuenta su dependencia emocional hay dos perfiles sintomáticos de mujeres maltratadas. Las que han sido educadas con más responsabilidades de las adecuadas para su edad. Mujeres que se vuelcan en los demás. Son felices dando y nunca dan bastante. Si algo falla en la relación, es porque no han dado bastante y dan más. Tienen un fuerte sentimiento del deber y la responsabilidad. La felicidad de los otros está siempre por encima de la suya y si algo falla se culpabilizan, torturándose y machacándose. El otro tipo son las mujeres que han sido excesivamente protegidas durante su infancia. No se les enseña a ser independientes, por lo tanto buscan un hombre que las proteja. Un hombre protector y fuerte que tome decisiones por ella.

No Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud