El impacto de la crisis sobre la salud de las personas

Joan Carles March Profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública

Joan Carles March
Profesor de la Escuela
Andaluza de Salud
Pública

Mi Escuela Andaluza de Salud Pública, la institución en la que trabajo en Granada, está comprometida con conocer más sobre el impacto de la crisis en la salud de las personas. Todo ello tiene gran importancia hoy porque la intensidad, amplitud y duración de la crisis ha puesto en la agenda una preocupación creciente por sus efectos en la salud y el bienestar de las personas. En la página web que se ha creado al respecto (http://www.easp.es/crisis-salud) podemos leer que algunos estudios preliminares evidencian ya un deterioro importante en las condiciones de vida y en el estado de salud de ciertos grupos, tendencia que podría agravarse en los próximos años. ¿Qué información podemos encontrar?

1. La actual crisis económica podría repercutir de forma directa o indirecta en la mortalidad. Algunos estudios han sugerido un incremento de la mortalidad por suicidio, consumo excesivo de alcohol o drogas durante el transcurso de una crisis económica.

2. La evidencia sugiere que las recesiones tienen efectos perjudiciales sobre muchos de los indicadores de salud. Así, la pérdida de empleo, que conlleva una disminución de ingresos y el quebranto de las redes sociales basadas en la esfera laboral, puede afectar a la salud mental. En concreto, la literatura científica sugiere que las épocas de crisis económica se asocian con un mayor estrés psicológico y un mayor uso de los servicios de salud mental. Se constata igualmente un aumento en los niveles de ansiedad/depresión y una disminución en la percepción de competencia y autoestima. Estas condiciones se asocian a su vez con un aumento de intentos de suicidio y muertes prematuras por episodios de violencia/ suicidio, así como un aumento del consumo de alcohol. Diferentes investigaciones han identificado una asociación positiva entre la tasa de desempleo y la tasa de mortalidad general y mortalidad por enfermedad cardiovascular y suicidio. Asimismo, se concluye que las personas desempleadas son más propensas a acudir al médico, tomar medicamentos o ser ingresadas en los hospitales generales.

3. Cronicidad y multimorbilidad tienen una gran repercusión en los costes del sistema sanitario. Un paciente con una sola enfermedad crónica triplica el coste de un paciente sin estas patologías. La atención a un paciente con 3 enfermedades crónicas multiplica el coste por 9, con 5 por 20 y por 50 si el paciente tiene 9 ó más enfermedades crónicas. Diversos estudios afirman que la atención a las personas con enfermedades crónicas requiere el 70% de los recursos sanitarios y que casi el 50% del gasto sanitario se dedica a personas con múltiples enfermedades crónicas. Sin duda el impacto de la crisis en la salud no solo supondrá otro factor más en el incremento de la prevalencia de cronicidad, polipatología y multimorbidad, sino también un empeoramiento en la calidad de vida y cuidado de las personas con enfermedades crónicas y sus cuidadoras.

4. El contexto actual de crisis está agudizando la brecha existente entre los distintos grupos sociales, con el consecuente impacto en las desigualdades en salud. Un rasgo importante de la crisis es el aumento sin precedentes de la desigualdad en la distribución de la renta. Ya disponemos de estudios que confirman una mejora relativa de los hogares más ricos y el drástico empeoramiento de los hogares más pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud