Creu Roja, Can Misses y el cuento del lobo

Editorial.- Ya dicen que no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. En política, sin embargo, los cazadores furtivos son una especie abundante e insistente. Estas últimas semanas, los partidos políticos de la oposición, determinados sectores de opinión y cierta parte del tejido asociativo han achacado al Govern dos actuaciones que, finalmente, no se han producido.

Una de las acusaciones formuladas para socavar la imagen público del Ejecutivo que preside José Ramón Bauzá consistió en reprocharle su presunta intención de dejar de morir por inanición económica al Hospital de la Creu Roja. Sin embargo, en el pasado Consell de Govern, el gabinete autonómico aprobó, a propuesta de la Conselleria de Salut, el gasto correspondiente a la formalización del convenio singular entre el Servei de Salut de les Illes Balears y la Creu Roja por valor de 17.942.970 euros.

De esta manera, el Govern reconocía la labor que ha venido desarrollando, durante varias dècades, este centro hospitalario, como punto estratégico de apoyo de la estructura assistencial de Baleares.

Ahora, con la reserva de este crédito, se abran las puertas para que la Administración pueda formalitzar con Creu Roja un convenio singular que permitirá, por una parte, incluir este centro sin ánimo de lucro en la red de hospitales del sistema sanitario público, y, por otra, que esta relación entre ambas instituciones perdure en el tiempo.

Una segunda acusación lanzada contra el Govern tenia que ver con el Servicio de Radioterapia del nuevo Hospital Can Misses, en Eivissa. Presuntamente, el Ejecutivo se negaba a poner en marcha esta prestación, pero la realidad tangible es que la actuación no solo se llevarà a cabo, sinó que, además, se erige en la inversión más importante de todas cuantas contempla el presupuesto de la Conselleria de Salut, que se ha dado a conocer esta última semana. Aeste paso, a los críticos acérrimos que consideran al Govern de Bauzá el origen de todos los males les acabará sucediendo lo mismo que ocurría en el cuento del lobo. Ya conocen la historia, ¿verdad?

Comments
  1. J.M. | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud