“El apoyo de la familia es muy importante para la recuperación del alcohólico”

José María Vázquez-Roel, Director General y psiquiatra de Clínica Capistrano


La Clínica Capistrano es un centro de rehabilitación privado, de carácter científico, especializado en el tratamiento de las adicciones, trastornos alimentarios y psiquiátricos. Una de las principales adicciones en España es el alcohol. Esta enfermedad avergüenza a la familia que la padece, por norma general los hijos sufren por causa de sus padres y suelen ser familias que viven un auténtico infierno. El doctor Vázquez- Roel nos explica a continuación que el enfermo de alcoholismo se puede curar y tener una vida con total normalidad. Pero para eso la familia es determinante.

P.- ¿Qué representa en la familia un miembro alcohólico?

R.- Debemos entender la familia como una estructura por ejemplo como una mesa con cuatro patas si falla una se cae todo lo que está encima de la mesa. Cuando una persona está enferma por alcoholismo toda la familia está afectada. La enfermedad es más habitual en hombres que en mujeres. De hecho, las mujeres casadas con personas enfermas por el alcohol tienen síndromes depresivos, además son coadictas, es decir, son adictas al alcohólico. Éste se vuelve más inmaduro y la mujer se ve obligada a asumir más responsabilidades, y se olvida de su propia vida. Muchas veces esto adquiere forma de síndrome depresivo y suelen acudir al psiquiatra a tratar su depresión, cuando el problema que tienen es un alcohólico en casa.

P.- Los hijos de la pareja sufren también por el alcohólico.

R.- Los niños lo pasan muy mal. Escuchan las discusiones de sus padres y se angustian. Afecta a su desarrollo de una manera muy evidente con trastornos de personalidad y bajo rendimiento. Los niños están afectados por el caos y porque no saben que va a pasar. Un día su padre está muy contento y otro día puede estar muy enfadado, esto trastorna el desarrollo psicológico de los niños. El alcoholismo es una enfermedad vergonzante y la familia se calla. Esto produce un gran sufrimiento a los niños quienes se avergüenzan por tener un padre así. Estos niños de padres alcohólicos suelen ser muy envidiosos y muy temerosos por la situación. Los hijos de los enfermos alcohólicos tienen el doble de probabilidad de ser alcohólicos. Por lo tanto deberían estar más informados que la población normal. Deben hacerse programas preventivos sobre alcoholismo y drogas.

P.- Violencia de género y alcohol van juntos.

R.- El alcohol es una droga que aumenta la agresividad humana. En el entorno familiar prefiero decir violencia domestica. En la familia del alcohólico puede darse violencia verbal, violencia física. Pero no es porque el hombre sea varón sino porque consume mucho alcohol, y eso le transforma. Discrepamos del discurso feminista en la medida en que nosotros sugerimos a esa mujer coadicta que busque ayuda porque el alcohólico es un enfermo que necesita tratamiento y que no va a dejar de beber porque se le pida. El enfermo merece una oportunidad y la mujer debe ponerse firme y decirle o te pones en tratamiento o te abandono. Pero no seguir el discurso de separarse. La gran mayoría de los enfermos aceptan hacer un tratamiento, si por el contrario no quieren nosotros ayudamos a las mujeres en la separación.

P.- El año pasado por primera vez en España el número de varones fallecidos por suicidio ha superado el número de varones fallecidos en la carretera.

P.- Es un dato espeluznante. Yo creo que tiene que ver con la Ley de la Violencia de Género. Evidentemente, si el discurso feminista es sepárate y sácalos de casa estos enfermos continúan bebiendo, duermen en sus coches y muchos de ellos se suicidan. Por lo tanto desde estas páginas me gustaría informar a los familiares que ellos son determinantes. Ellos también son enfermos y deben saber que la enfermedad del alcoholismo se puede curar.

P.- Pero el enfermo niega el problema.

R.- La negación es una fase de la enfermedad. La mayor parte de los enfermos alcohólicos en este país están en negación. Ellos no reconocen su alcoholismo. Existe un mecanismo psicológico de negación por el cual ningún alcohólico lo quiere reconocer. El alcoholismo es una enfermedad que por norma general empieza a los 20-25 años, y se manifiesta sobre los 40 años.

P.- ¿Qué enfermedades asociadas tiene el alcoholismo?

R.- La gran mayoría de enfermos alcohólicos se van a morir de cirrosis, accidentes de tráfico, pancreatitis, etc. Y además seguros de que ellos no son alcohólicos. En la Clínica Capistrano cuando inician el programa es cuando se dan cuenta y reconocen el problema. Este es el primer paso en el proceso de curación.

P.- ¿Cuándo un paciente descubre que es alcohólico debe ser revelador?

R.- Con el descubrimiento al paciente se le ‘cae la venda de los ojos’. Muchas veces es en una sesión de grupo, de repente oye hablar a alguien y piensa éste es mi caso. En definitiva es una reflexión sobre su vida. El alcohol condiciona la vida. Pero cuando el adicto esta bebiendo no se da cuenta, atribuye todo su malestar a la mala suerte, cuando lo que está pasando es que esta bebiendo demasiado.

P.- Existe un test que define si una persona es alcohólica.

R.- Un test con cuatro preguntas: ¿Te has planteado alguna vez que tienes que beber menos o dejar de beber?; ¿Te ha molestado que alguien te haya dicho que estas bebiendo demasiado?; ¿Alguna vez te has levantado muy molesto contigo mismo por haber bebido mucho el día anterior?; ¿Has tenido que beber por la mañana para quitarte la resaca? El test es positivo a quien contesta dos preguntas de forma afirmativa.

P.- El alcohólico se puede recuperar.

R- La probabilidad de recuperación está por encima del 80 por ciento y puede llevar una vida normal. En nuestro decálogo (consultar en www.clinicacapistrano.com) definimos el tratamiento como la aceptación: ‘Convierte tu mayor debilidad en tú mayor fortaleza’, es decir, una persona recuperada es mucho mejor persona y con voluntad, pero este fin requiere un largo proceso terapéutico de un año de duración, con un mes de internamiento y once meses de prevención hasta conseguir la abstinencia. Durante este tiempo también asistimos a la familia. La mujer del alcohólico muchas veces se convierte en nuestra enfermera a domicilio pues es la que detecta recaídas. El apoyo de la familia es muy importante para la recuperación del alcohólico.

P.- Para concluir, podría ofrecer una recomendación a las familias ya que son tan importantes para la curación del paciente alcohólico.

R.- Los familiares están sufriendo en silencio esta situación y lo que deben hacer es buscar soluciones. En este caso lo mejor es tener una reunión con los miembros principales de la familia sin el enfermo. Elaborar una estrategia común, y después comunicar al alcohólico, un día en el que no tenga alcohol en el cuerpo, que le han buscado un lugar para que acuda a una entrevista informativa donde si no le gusta no se tiene porque quedar. ‘Si te niegas a venir la familia te dará la espalda, te damos una semana para que te lo pienses’.

Comments
  1. Manuel | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud