No hay comentarios

In memoriam de la Dra. Rosa Grimalt

Miguel Lázaro
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión

Hace unos días murió y asistí al funeral de la Dra. Rosa Grimalt, esposa del Dr. Alfonso Ramon, secretario general de Simebal y amigo. Rosa fue una excelente profesional y una persona buena, muy querida por sus pacientes y muy apreciada por todos los que la conocieron, de ahí la gran concurrencia y el multitudinario acompañamiento que tuvo su familia en el velatorio y el funeral. Estaba orgullosa de sus hijos (dos de ellos médicos de familia como ella y Alfonso el mayor, persona entrañable y afectiva donde las haya).

He podido conocer de cerca y ser testigo del cuidado amoroso y cálido y el cariño que le ha acompañado, por parte de Alfonso y su familia, en una larga y dura travesía de más de ocho años, marcada por enfermedades terribles y dolorosas. Siempre agradeceré a mi amigo Alfonso, a pesar de su cansancio, su ejemplo de paciencia, aceptación, abnegación y presencia en el cuidado una Rosa cada vez más frágil y dependiente. Siempre recordaré su faz serena y su sonrisa cálida y afectiva. Estoy seguro de que Dios la tendrá a su vera. Últimamente pienso y hablo más con mis amigos, parientes e hijos de la muerte. Los humanos, gracias a nuestra maravillosa autoconciencia pagamos un alto precio: somos y sabemos que somos mortales. El omnipresente miedo, mejor terror, a la muerte es nuestra primera causa de sufrimiento y muchas veces nos impide ser felices o vivir con satisfacción. La angustia de la muerte puede producir muchos cuadros de sufrimiento psicológico, los más frecuentes, crisis de pánico y depresiones existenciales. Soy cada vez más consciente de que el tiempo que me quede (he ahí la angustia y la incertidumbre) debe de ser fértil y con sentido y me conforta que mis creencias religiosas me ayuden mucho a trascenderla.

Durante mucho tiempo he practicado la negación y el autoengaño, en un ejercicio psicológico defensivo estéril y costoso. Aceptar a la muerte es amar la vida y vivir el presente. Yo he empezado a visitar cada vez más el pequeño cementerio de mi pueblo, donde tengo enterrado a mis abuelos y a un tío. Es un acto que me reconforta y me da más serenidad, porque puedo mirar de frente a la muerte y me recuerda que sigo estando vivo. A veces me angustia cuando y como se presentará, cuál será su antesala, si me podré despedir o no, si desearé que llegue para no sufrir, si me acompañarán mis hijos a los que nunca veré más, si mi cerebro se dará cuenta o se habrá convertido en una lápida sin memoria o sin conciencia. Como dice Irving Yalom “enfrentarnos a nuestra propia mortalidad, a través de la muerte de personas que has querido o te han querido, nos permite reorganizar nuestras prioridades, comunicarnos más profundamente con aquellos a los que amamos, apreciar la belleza de la vida y aumentar nuestra disposición a asumir los riesgos necesarios para la realización personal”. En el fondo la ansiedad ante la muerte, a modo de aldabonazo vital, puede provocarnos un despertar a la vida, desde la humildad, la compasión, la generosidad y la solidaridad.

Solo desde ahí podemos dar y estar, que es el auténtico sentido de la vida La muerte está a nuestro lado pero hay que mirarla plenamente. No queda otra. Ya saben en derrota transitoria pero nunca en doma.

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.