No hay comentarios

Sobran malentendidos sociales

Miguel Lázaro
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión

Y sobran políticos que son una factoría de estrés y de toxicidad social. Ante los distintos avatares y acontecimientos que nos toca vivir, es inevitable, tratar de observar cuidadosamente la realidad. Nos toca vivir un espacio social fragmentado y confuso que no facilita la convivencia pacifica y creativa entre nosotros. Es ineludible pensar racionalmente. Nunca hay que someterse a que piensen por nosotros. Es gratis, nos humaniza más y genera conciencia crítica para afrontar los cambios. Aunque no hay que olvidar que, desgraciadamente, la vida del ser humano, como dice el Dr. Ayerra: “está más condicionada por su pensamiento, acertado o equivocado, que por la realidad de las cosas“. Nunca hay que renunciar a diseñar nuestra neuroplasticidad, que es la palanca del cambio y del potencial adpatativo, que la evolución darwiniana nos ha posibilitado. Hoy la relectura y las reflexiones de lúcidos pensadores y de grandes terapeutas son muletas muy útiles para analizar la realidad. En este artículo transcribo literalmente las excelentes y esclarecedoras reflexiones de un gran grupoanalista, el psiquiatra vasco Dr José María Ayerra, director del provechoso y fértil Máster de Psicoterapia Analítica Grupal, que se imparte en Barcelona y que yo realicé hace varios años. Partamos de un postulado, como sostiene Ayerra, “hay que admitirlo, culturalmente seguimos adoleciendo de una carencia de evolución, que es necesario tener en cuenta en nuestros análisis”. A pesar de que estamos en el momento más evolucionado socialmente y más hominizado, vivimos tiempos de complejidad, de situaciones desbordantes, de algarabía social, de incontinencia esfínteriana social globalizada (paridas, rajadas, pardaladas, cagadas, despeños diarreicos) que contaminan el espacio social, de contextos narcotizantes poco racionales, donde deseos y realidades se funden y confunden, de seudoliderazgos sociales en los que con escasa frecuencia , el poder que detentan se asocia a la responsabilidad, referentes políticos acosadores carentes de activadores internos de vergüenza, que intentan deslumbrarnos con sus poderes “abracadabra” (a pesar de que el mito de los Reyes Magos es una infantilización ya superada) y que provocan malentendidos sociales a destajo. Como dice el prestigioso psiquiatra vasco, “hay una gran prevalencia del principio del placer sobre la realidad, careciéndose de objetividad y no discerniéndose entre las fantasías y la realidad. En la mayoría de los discursos políticos prevalece lo deseable sobre lo posible, la emoción sobre la razón, infantilizando a algunos ciudadanos que les siguen carentes de juicio crítico y que delegan en ellos su capacidad de pensar, siempre costosa. Existen la xenofobia, el miedo a las diferencias, la rígida afirmación de lo propio con una desvalorización de lo ajeno”. Hoy sobran ejemplos dado el déficit esfínteriano global de los seudolideres que nos okupan. La clave de lo que está pasando en un momento determinado en cualquier grupo, desde el familiar, al institucional y al social hay que buscarla en los silenciosos. En el momento presente, de tanta hipomanía tuitera y con sobredosis de algarabía social, más que nunca, hay que hacer un alto en el camino y una escucha activa de los silenciosos. Es ahí donde se puede encontrar algunas claves que individualmente y colectivamente necesitamos. Ante tanto vocerío mitomano, ante tanta estupidez, ante tanto de-sustanciamiento, más que nunca es necesario, como dice el lúcido Ayerra “una adecuación de los liderazgos sociales que permitan, en vez de una revolución, que nos deje en el mismo lugar en el que estamos, o un poco mas rezagados si cabe; una evolución en el que respetando lo conseguido, integre, tras el análisis reflexivo y deliberativo, el aprendizaje derivado de nuestros últimos errores colectivos”. Ah y recuerden aun, aquí y ahora que estamos en derrota pero nunca en doma.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.