No hay comentarios

Proyecto Hombre destaca las dificultades que tienen las mujeres con adicciones para acceder a ayuda

La Asociación Proyecto Hombre ha presentado hoy el Informe 2021 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con problemas de adicción en CaixaForum. Desde 2012 la evolución de las mujeres atendidas en Proyecto Hombre ha ido incrementándose levemente.

En 2021 el porcentaje era de 16,5%. De acuerdo con el Informe 2021 del Observatorio Proyecto Hombre el porcentaje de mujeres que acudieron a la organización para tratar su adicción fue del 18,1%; un número mucho menor que el de varones (81,9%) pero más alto que años anteriores.

“Para nosotros este dato es importante. No significa que haya aumentado el consumo, sino que más mujeres acceden a tratamiento y esto es un avance porque ellas tardan más en pedir ayuda, de media 2 años más que los hombres”, explica Jesús Mullor, director del Observatorio de Proyecto Hombre.

“Las mujeres presentan un menor apoyo socio familiar y una mayor vulnerabilidad. Un 12% vive con sus hijos, frente al 1,3% de los hombres. Las responsabilidades familiares, una mayor carga económica y asistencial y el temor a la estigmatización social son causas de que las mujeres soliciten ayuda más tarde”, añade.

De acuerdo con el Informe 2021 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con adicción en tratamiento, la edad media de las mujeres que acuden a los centros es de 41,8 años, casi 3 años superior a la del hombre (38,9).

Con respecto a la sustancia, en el caso de las mujeres adquiere mayor protagonismo el consumo problemático de alcohol (46,2%), que el de cocaína (31,1%) a diferencia de en los hombres, que la cocaína ocupa el primer lugar (37,9%) y en segundo lugar el alcohol (33,9%).

Sin embargo, y por primera vez, la cocaína ha alcanzado el 30% de referencia en los ingresos de mujeres.
A pesar de su baja incidencia destaca que el porcentaje correspondiente a benzodiacepinas y otros sedantes siga siendo comparativamente superior entre las mujeres (1,6%) frente a los hombres (0,3%).

En cuanto a edad de inicio de consumo la tendencia general es que las mujeres inician el consumo regular o problemático a mayor edad que los hombres. Destaca de manera especial el alcohol en grandes cantidades 5 años más tarde, a los 26 años.

Sobre el nivel educativo, en el caso de las mujeres el 39,3% suele tener estudios secundarios, un porcentaje similar al de los hombres (40,5%), si bien hay un porcentaje superior de mujeres con estudios universitarios (17,6% frente al 8,2% de hombres).

Los problemas legales son menores respecto de los hombres: el 17% de mujeres frente al 22,4%. Ellas padecen más problemas de salud crónicos que interfieren en mayor medida (38,6%) que los hombres (31,0%) en su día a día. Los problemas emocionales y psicológicos, depresión y suicidio son más frecuentes entre ellas.

Proporcionalmente, las mujeres se incorporan a tratamientos de centro de día (29,4%) en mayor medida que los hombres (14,9%). “Su vulnerabilidad también se pone una vez más de manifiesto cuando hablamos de la situación económica».

«Las mujeres atendidas también muestran mayores dificultades: su principal fuente de ingresos a lo largo de 2021 ha procedido de los subsidios, con un 40%, muy alejado del 28,7% que representan los hombres, cuya fuente principal sigue siendo el empleo”, expone Xavier Bonet, sociólogo de la Comisión de Evaluación.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.