No hay comentarios

Gestores sanitarios enfocan a la Atención Primaria para reactivar y mejorar la atención a los pacientes crónicos tras el COVID19

Los gestores sanitarios ponen el foco en la Atención Primaria para reactivar y mejorar la atención a los pacientes crónicos tras la crisis del COVID19. Responsables de los servicios de salud de Andalucía, Castilla y León y Cataluña defienden que los centros sanitarios deben recuperar “una presencialidad que aporte valor” y aprovechar las posibilidades que plantea la teleconsulta para superar “las ineficiencias del sistema”.

Las CCAA han puesto en marcha planes para mantener la atención a los pacientes no-COVID durante la pandemia, pero sus representantes reconocen que los recursos son limitados y que reorganizar la asistencia ha sido “un reto importante”. La Plataforma Cronicidad: Horizonte 2025 retoma su serie de diálogos con personalidades de referencia en el ámbito de la salud, para mejorar la gestión de la cronicidad en España.

Esta plataforma, que es la principal entidad multidisciplinar de sensibilización sobre la problemática de la cronicidad en España, ha organizado una nueva sesión de sus Diálogos CH2025, serie de debates con los que, a partir de las reflexiones de expertos y personalidades de referencia en el ámbito de la salud, se busca impulsar el avance hacia un nuevo modelo sanitario que responda a las necesidades de los pacientes con enfermedades crónicas.

Organizado bajo el título «La reactivación de la asistencia sanitaria a los pacientes crónicos: Retos y oportunidades desde una perspectiva autonómica», el encuentro ha permitido analizar en qué medida se ha retomado la atención a la cronicidad tras la crisis sanitaria generada por la pandemia y de qué manera los servicios de salud autonómicos están haciendo frente a esta situación que ha tenido un gran impacto en otros pacientes.

“Cuando el COVID-19 todavía nos golpea con violencia, además de esta quinta ola y de las que puedan llegar, también nos preocupa la ola silente, esos daños colaterales que se pueden producir, especialmente entre los pacientes crónicos, por un incremento de la morbimortalidad asociado a las dificultades de acceso a la asistencia que han existido”, ha señalado el Dr. Julio Zarco, subdirector gerente del Hospital Clínico San Carlos, presidente de la Fundación Humans que forma parte de la plataforma CH2025, que ha sido el encargado de moderar el webinar.

En el diálogo virtual han participado las doctoras Xènia Acebes, directora del Àrea Assistencial del Servei Català de la Salut; Inmaculada Mesa, subdirectora de Gestión Sanitaria del Servicio Andaluz de Salud (SAS), y Gloria Sánchez, directora técnica de Hospitales y Programación Asistencial de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León (Sacyl), que han coincidido a la hora de subrayar que la Atención Primaria es clave para reactivar y mejorar la atención a los pacientes crónicos tras la crisis sanitaria.

Así lo han puesto de manifiesto al enumerar los planes y estrategias puestas en marcha en sus respectivas comunidades autónomas para tratar de mantener la atención a los enfermos no-COVID durante la pandemia, y que se han basado, en buena medida, en impulsar “una transformación” de este nivel asistencial, con “nuevos modelos organizativos” que permitieran compatibilizar la respuesta a la emergencia epidémica con la necesidad de garantizar la asistencia a los pacientes con otros procesos agudos y crónicos.

Tal y como han confirmado las tres responsables autonómicas, el incremento de las plantillas, la asunción de “nuevos roles” por parte de los profesionales, el impulso de la continuidad asistencial y del abordaje multidisciplinar y la coordinación entre los distintos niveles asistenciales son estrategias compartidas por las tres CCAA para lograr este objetivo.

También la apuesta por el desarrollo de la telemedicina, que ha exigido mejorar las dotaciones tecnológicas de los centros sanitarios y la puesta en marcha de nuevas herramientas digitales. De hecho, según han explicado, la atención telefónica y las teleconsultas han sido la opción utilizada para dar respuesta a un elevado porcentaje de la demanda asistencial registrada tras la irrupción de la pandemia.

La Dra. Gloria Sánchez ha asegurado que en Castilla y León “la presencialidad empieza a ser alta”, cifrándola en una media que ronda el 60% y que se acerca al 70% en el caso de la enfermería. También en Andalucía está aumentando el porcentaje de consultas presenciales, “aunque siguen predominando las telefónicas”, tal y como ha admitido la Dra. Inmaculada Mesa. La Dra. Xènia Acebes por su parte, ha explicado que, en mayo de 2021, la cifra de actividad presencial en los centros de salud de Cataluña estaba alrededor del 54%, un porcentaje mayor si lo comparamos con el “30% en las épocas de mayor incidencia epidémica de coronavirus”.

En este contexto, las responsables de gestión sanitaria de las tres CCAA han reconocido que es preciso seguir trabajando para ampliar el acceso presencial de los pacientes a los centros sanitarios, si bien han recalcado la necesidad de recuperar “una presencialidad que aporte valor”, aprovechando las ventajas de la telemedicina y las nuevas tecnologías para superar “las ineficiencias del sistema”.

“La pandemia es una tragedia y, sin embargo, de toda situación crítica hay que tratar de buscar una oportunidad, en este caso, para reformar el sistema y dejar de hacer lo que no era útil. Manteníamos estilos que no eran eficientes. La consulta telefónica no es apropiada para una primera visita de valoración, pero sí para determinados seguimientos o para procesos en los que no es imprescindible el desplazamiento del paciente y no exigen ocupar una cita que puede resultar valiosa para otro paciente que sí requiere una visita al médico de Familia”, ha señalado la directora técnica de Hospitales y Programación Asistencial de Sacyl.

Un planteamiento con el que se han mostrado de acuerdo las representantes de Andalucía y Cataluña. “La consulta telefónica es útil para demandas burocráticas o para casos en los que existe longitudinalidad en la atención, porque la situación del enfermo es conocida por el profesional, pero no para un paciente que nunca ha sido visto con anterioridad, por lo que la consulta presencial tiene su sentido”, ha considerado la Dra. Mesa, quien ha defendido que modificar el modelo para “llegar al equilibrio” permite “que las personas que necesitan ser vistas lo sean durante más tiempo”.

Por su parte, la Dra. Xènia Acebes ha señalado que, aunque “culturalmente estamos acostumbrados a la presencialidad” y es preciso retomarla, “tenemos que hacer un esfuerzo para favorecer las visitas que aporten algo”, mejorando el acceso de los ciudadanos, “no tanto al centro sanitario, sino a una mejor respuesta a sus necesidades concretas”. Para ello, ha mencionado instrumentos como la programación de consultas por motivos, la implantación de agendas administrativas o el desarrollo de la telemedicina.

Lo cierto es que algunas de estas propuestas ya han sido puestas en marcha por las comunidades autónomas durante los meses de pandemia, según han asegurado las participantes en esta nueva sesión de los Diálogos CH2025. A este respecto, han explicado que, para tratar de mejorar la accesibilidad al sistema sanitario, especialmente en Atención Primaria, se han impulsado medidas como la diversificación de circuitos asistenciales.

También se ha propuesto la creación de consultas de acogida de enfermería o de gestión administrativa; la elaboración de protocolos para priorizar las demandas asistenciales; el fomento de experiencias de seguimiento proactivo para determinadas enfermedades crónicas, como la insuficiencia cardiaca o la EPOC, y la implantación de nuevas estrategias de atención domiciliaria a la cronicidad o en residencias de mayores.

No obstante, las responsables de gestión sanitaria de Cataluña, Castilla y León y Andalucía han subrayado que reorganizar la asistencia ante el avance de la COVID-19 ha sido “un reto importante” y que resulta imprescindible controlar la pandemia para recuperar la “normalidad” asistencial y hacer frente a todos los desafíos que plantea la cronicidad.

“Los recursos personales, estructurales y económicos son los que son, y en las circunstancias actuales se requiere un gran esfuerzo para hacer todo lo que hacíamos antes”, ha apuntado la Dra. Inmaculada Mesa. Pese a todo, las tres ponentes han apostado por aprovechar los aprendizajes que deja la actual crisis para favorecer una transformación del sistema sanitario “que mejore la atención que prestamos a nuestros pacientes”.

Las enfermedades crónicas son patologías de larga duración y, generalmente, de progresión lenta que conllevan una limitación de la calidad de vida de las personas afectadas y su entorno. Pueden llegar a ser causa de mortalidad prematura y también tienen un impacto económico importante, tanto a nivel familiar como asistencial.

Estas enfermedades afectan a más de 19 millones de personas en España, de las cuales casi 11 millones son mujeres. Su prevalencia se concentra especialmente en los mayores de 55 años y aumenta con la edad. Son responsables de más de 300.000 muertes al año (74,45% del total) y las que mayor impacto tienen sobre la esperanza y la calidad de vida de los ciudadanos.

Además, estas patologías se encuentran muy ligadas al envejecimiento, ya que los mayores de 65 años conviven con una media de dos o más enfermedades crónicas. Las previsiones demográficas indican que, en tres décadas, el 30% de la población española será mayor de 65 años, lo que implicará un importante aumento del número de enfermos crónicos en el Sistema Nacional de Salud.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.