No hay comentarios

Dra Romaguera: «Las mujeres tienen que poder conciliar para no abandonar sus carreras científicas»

¿Pueden las niñas de nuestro tiempo aspirar a convertirse en científicas? La respuesta es, obviamente, que sí. En carreras biomédicas, como las de Medicina, Nutrición o Farmacia, son ya más las estudiantes femeninas que los estudiantes varones.

Sin embargo, los sesgos de género aún existentes, están teniendo como consecuencia que muchas mujeres abandonen sus carreras científicas, una vez iniciadas, para dedicarse a la familia, dadas las dificultades de conciliación de la vida familiar.

Por otra parte, aunque las carreras biomédicas cuentan ya con una presencia femenina notoria, cuando no dominante, otras carreras de índole tecnológica, como es el caso de las ingeniería superiores, no tienen aún la presencia femenina que sería adecuada.

El 11 de febrero se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia. El Institut d’Investigació Sanitària Illes Balears (IdISBa), como cada año, quiere participar y contribuir al fomento de las vocaciones científicas entre las niñas y los niños.

La actividad que desarrolla el IdISBa es la de impartir charlas a niños y niñas, donde investigadoras expliquen su experiencia personal en su carrera investigadora para despertar las inquietudes de los más jóvenes y promover el interés en la ciencia.

Esta actividad está dirigida a niños y niñas de 5º o 6º de primaria y de 1º y 2º de ESO. En esta ocasión las charlas se impartirán de forma telemática, preferentemente la semana del 8 al 12 de febrero de 2021, en día y hora a acordar con los centros.

La Dra Dora Romaguera es la encargada de estas charlas. Licenciada en farmacia y doctora en Nutrición Humana es Investigadora Principal del Grupo de Epidemiología Nutricional y Fisiopatología Cardiovascular (NUTRECOR) del IdISBa y del CIBEROBN.

Su principal línea de investigación es el estudio de la asociación entre los estilos de vida (como los patrones de alimentación o la actividad física) y la aparición de enfermedades crónicas (obesidad, diabetes, cardiovascular o cáncer).

«Esta jornada —explica la Dra Romaguera— se celebra cada año para reivindicar el acceso de las niñas y las mujeres a la carrera científica. El problema no es que las niñas no elijan este tipo de carreras, sino los problemas que tienen para desarrollarlas luego».

El caso de la Dra Romaguera es infrecuente: «Muchas mujeres de mi familia han sido farmacéuticas que han trabajado en oficinas de farmacia, en la industria o en la investigación. También ha habido matemáticas. Alguna se tuvo que ir al extranjero».

Una vez iniciadas sus carreras «muchas mujeres —explica la Dra Romaguera— se encuentran con problemas cuando, por ejemplo, tienen hijos. Estamos en desventaja competitiva con nuestros compañeros varones, que pueden dedicar muchas más horas.»

Y no es solo un problema de conciliación, para el que las mujeres científicas piden apoyo a los responsables gubernativos con competencias, es también una cuestión de falta de roles femeninos, como detecta la Dra Romaguera cuando va a las aulas escolares.

«Les enseñas la foto de mi grupo en el IdISBa, en el que solo hay dos hombres entre cinco mujeres, cuando les preguntas quién les parece que es el jefe escogen a uno de los hombres», destaca la investigadora, evidenciando un problema de roles.

Un problema que, de hecho, va más allá: «¿Cómo es posible que los catedráticos o los directivos de empresas científicas o los jefes de equipos de investigación sean mayoritariamente hombres cuando en las universidades son minoría».

La explicación es el techo de cristal de la conciliación familiar que los hombres no tienen: «Me es muy duro irme a trabajar o a un congreso en el extranjero si uno de mis hijos está enfermo, y quiero tener horas libres y estar con ellos los fines de semana».

«Muchas mujeres abandonan sus carreras científicas cuando ya las han iniciado porque tienen hijos y se encuentran con estos problemas», explica la Dra Romaguera, asegurando que ella misma ha vivido y vive este tipo de problemas desde que es madre.

En ese sentido «yo veo como algunos de mis compañeros trabajan los fines de semana y me agobia un poco. Yo también trabajaría esos días, ya que la ciencia es vocacional, pero quiero estar con mis hijos y educarlos de un modo adecuado».

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.