No hay comentarios

Una nueva función de la proteína HMGA1 abre la puerta a fármacos específicos para el cáncer de mama triple negativo, hasta ahora sin tratamiento específico

Juan Riera Roca /
Una nueva función de la proteína HMGA1 determinada por investigadores del Grupo de Biomarcadores Tumorales del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) ha abierto la puerta a fármacos específicos para el cáncer de mama triple negativo, un tipo de cáncer muy agresivo y sin tratamiento específico.

A pesar de conocerse desde hace décadas, la HMGA1 no se usaba como diana al creerse que solo se encontraba dentro del núcleo de las células, inalcanzable. Además, se ha demostrado que la alteración en la localización subcelular de HMGA1 sirve para predecir la incidencia de metástasis.

Un trabajo liderado por el Dr. Josep Villanueva, investigador principal del Grupo de Biomarcadores Tumorales del VHIO y cuya primera autora es la Dra. Olga Méndez, ha descubierto una función alternativa extracelular de esta proteína relacionada con la invasión tumoral.

El trabajo se ha publicado en la prestigiosa revista de la literatura científica Clinical Cancer Research y ha sido posible gracias a la Fundación Susan G. Komen. El trabajo es fruto además de un esfuerzo colaborativo de investigadores del Vall d’Hebron Barcelona Hospital Campus.

Y es que además de investigadores del propio VHIO, también han participado investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR) y del departamento de oncología y de patología del Hospital Universitario Vall d’Hebron, ejemplo de sinergias de la investigación en un campus de excelencia.

Esta nueva función de HMGA1 permite ahora que se abra la puerta al desarrollo de nuevos fármacos que la empleen como diana terapéutica, y también se ha demostrado que puede emplearse como un factor predictivo para saber la incidencia de posibles metástasis en estas pacientes.

El descubrimiento llegó al analizar el secretoma de las células cancerígenas. Se vio que la HMGA1 se encontraba en un lugar diferente al que hasta entonces se conocía. El secretoma está compuesto por el conjunto de proteínas secretadas por las células, explican fuentes científicas.

Estas proteínas se utilizan para mandar mensajes entre células, y otras funciones. Sin embargo, en el laboratorio del Grupo de Biomarcadores Tumorales del VHIO han descubierto recientemente que hay un grupo de proteínas teóricamente intracelulares que también se secretan en células tumorales.

Los estudios ― algunos investigadores además pertenecen a la red CIBERONC.― sugieren que una fracción del proteoma intracelular podría desempeñar papeles imprevistos en el espacio extracelular durante la tumorogénesis, siempre según fuentes relacionadas con la investigación.

«Uno de nuestros objetivos era buscar nuevas dianas terapéuticas para el cáncer de mama triple negativo, relacionadas con la invasión tumoral. Para ello comparamos el secretoma de líneas invasivas y no invasivas y vimos que había un grupo de proteínas que no deberían estar ahí».

Son palabras del Dr Josep Villanueva, que añade que esas proteínas «no estaban consideradas como una secreción clásica. Entre estas proteínas se encontraba HMGA1, que desde hace años se sabía que estaba relacionada con los procesos de metástasis e invasión del cáncer».

«Esta proteína ―añade el investigador― tiene una hermana, que es HMGB1, y que es un marcador de necrosis que se encuentra en la sangre. Es posible que toda la familia HMG tenga predisposición a estar en varios lugares, y es otra de las vías de investigación que se abren a raíz de este trabajo«.

«Ahora la secreción de proteínas teóricamente intracelulares puede abrir nuevas vías para buscar fármacos antitumorales», concluye Villanueva. El trabajo también ha servido para demostrar que puede ser utilizado como un biomarcador que prediga el inicio de la metástasis antes de que esta se inicie:

«Hemos demostrado una correlación entre la secreción de HMGA1 y su cambio en la localización subcelular (de nuclear a citoplásmico). Utilizando esta correlación hemos mostrado que la localización subcelular de HMGA1 en muestras clínicas predice la incidencia de metástasis en este cáncer de mama».

La HMGA1 había sido descrita hasta ahora como una proteína nuclear que actuaba como un cofactor de transcripción. Ahora, gracias a esta investigación, se sabe que también se secreta de manera específica. Para el Dr. Villanueva, esta nueva función resulta un hallazgo de gran trascendencia:

«Una vez en el espacio extracelular, se convierte en un ligando para un receptor de la membrana plasmática. Esto provoca una vía de señalización específica que conduce a un aumento de la invasión y de la metástasis. Es importante que, por primera vez, además de su conocida función nuclear, se haya mostrado como HMGA1 se secreta también en células tumorales invasivas».

El cáncer de mama triple negativo, (15% de los casos, tiende a ser muy agresivo, presentando una mayor incidencia de metástasis que otros subtipos de cáncer de mama. El tratamiento para estas pacientes se limita a una quimioterapia adyuvante genérica y a la radioterapia.

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.