El Consejo de Salud, consenso y participación

salud-ediciones-squareEn una democracia, la participación ciudadana constituye un elemento primordial. No se trata tan solo de votar cada cuatro años (bueno, últimamente, en el caso de España, con mucha menor frecuencia), sino, sobre todo, de hacer posible que dentro de este período legislativo la sociedad civil pueda expresarse, manifestarse y pronunciarse con plena libertad, y hacerlo a través de interlocutores válidos.

En el ámbito de la política sanitaria, este objetivo de participación es aun más necesario, teniendo en cuenta que enmarca una de las piezas neurálgicas del denominado Estado del Bienestar, sin el cual ninguna comunidad puede aspirar a cotas dignas de bienestar y calidad de vida. Por este motivo, hay que felicitar a la Conselleria de Salut por su decisión de ampliar el número de entidades, organizaciones y colectivos que forman parte del Consejo de Salud, que acaba de reunirse por segunda vez esta legislatura con la presencia de una amplia representación de instituciones, agentes sociales y entidades profesionales.

Actualmente, gracias a la decisión de la Administración autonómica de ceder dos de sus vocalías a organizaciones ciudadanas, el Consejo de Salud ha visto incrementada sustancialmente su representatividad. De hecho, son 35 los miembros que integran ahora mismo este organismo. Por una parte, el equipo de la Conselleria de Salut en su conjunto, encabezado por su titular, Patricia Gómez, que asume la función de presidenta del Consejo. También se hallan representados los cuatro consells insulares, el Ayuntamiento de Palma y la Federación de Entidades Locales. Ello en cuanto al plano institucional. Desde el punto de vista de la sociedad civil y el ámbito ciudadano, hay que reseñar la participación de los doce colegios profesionales que integran el marco sanitario, así como la Real Academia de Medicina, los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, la entidad patronal CAEB, el Consejo de Consumo, y tres entidades ciudadanas, FEAPS, UNAC y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes. Estas dos últimas organizaciones se han incorporado recientemente al Consejo de Salud gracias a la cesión de vocalías anteriormente mencionadas.

Solo dando vía libre a que las entidades ciudadanas tengan voz propia en un organismo de estas características se podrá garantizar que la política sanitaria es fruto del consenso de toda la sociedad y no tan solo de las directrices exclusivamente institucionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar