Invierno y Salud Ocular: ¿Por qué nuestros ojos se resienten?

scott-andersonEn Oftalmedic los profesionales explican y ofrecen alternativas para mejorar el confort de los ojos

El Dr Scott Anderson García es Médico Oftalmólogo del grupo Oftalmedic, graduado con máxima calificación en la Universidad del Zulia (Maracaibo, Venezuela), y especializado en Oftalmología en el Hospital Xeral-Cíes de Vigo (España). Atiende las áreas de Oftalmología general y pediátrica, cirugía de cataratas, cirugía oculoplástica e investigación en Oftalmología.

Con la llegada del invierno nuestros ojos se vuelven más sensibles. Aunque tendemos a pensar que solo debemos proteger nuestros ojos del intenso sol del verano, lo cierto es que los meses más fríos del año también pueden acarrear amenazas para nuestra salud ocular.

En el imaginario colectivo el invierno evoca imágenes de días oscuros, cielos cubiertos de nubes y paraguas deslizándose bajo la lluvia. Cuando el frío comienza a apretar, parece que las gafas de sol no resultan tan necesarias como un buen abrigo o una bufanda de lana.

Sin embargo, la realidad no siempre es ésta, especialmente en España, donde el sol continúa apareciendo independientemente de la época del año.

De hecho, aunque el sol brille con menos intensidad o frecuencia en invierno que en verano, eso no significa que podamos olvidarnos de la protección ocular. En los meses más fríos del año, el sol se sitúa más bajo en el cielo y a un ángulo diferente, lo que puede incrementar nuestra exposición a la radiación ultravioleta. Este riesgo resulta tan significativo en días grises como en días despejados, y aumenta exponencialmente si realizamos actividades lúdicas o deportivas en la nieve, por el intenso reflejo que ésta hace de la luz solar. Como todos sabemos, la radiación ultravioleta acelera la aparición de ciertos tipos de cataratas y alteraciones maculares, dos de los problemas de salud ocular más frecuentes durante la madurez.

Pero el sol no es la única amenaza. Aunque muchas personas piensan que el invierno es la estación más húmeda del año por la mayor presencia de lluvia y nieve, hay jornadas en las que el aire puede llegar a ser muy seco.

Ese ambiente frío y seco puede irritar los ojos, incluso en los climas más templados, algo que deben tener especialmente en cuenta los usuarios de lentes de contacto.

Si el ambiente resulta poco agradable en el exterior, las calefacciones también suponen un problema en interiores, ya que tienden a disminuir la humedad del aire. Si bien es cierto que la mayoría de los casos de sequedad o irritación ocular por este motivo son leves, con frecuencia hace que nos frotemos los ojos, una costumbre desaconsejable por el riesgo de infecciones y lesiones oculares.

Consecuencias del invierno

El problema ocular más común en el invierno es la sequedad, que se traduce en una sensación de quemazón o picor o de que un cuerpo extraño ha entrado en el ojo, frecuentemente descrito por los pacientes como “arenillas”. Los niveles de humedad se reducen mucho en casa o en la oficina con la calefacción encendida y las ventanas cerradas.

Pasar mucho tiempo fuera en un día ventoso también contribuye a resecar los ojos. Las personas que experimentan mayor incomodidad son las que padecen el denominado síndrome de ojo seco, cuyos síntomas incluyen dolor, visión borrosa, enrojecimiento o, incluso, lagrimeo excesivo, mecanismo con el que los ojos compensan esa falta de humedad, lo cual resulta muchas veces paradójico para los pacientes.

El ojo seco puede darse a cualquier edad, pero es más común en las personas mayores, especialmente en mujeres que han superado la menopausia.

Para la mayoría de los pacientes, la sequedad ocular es simplemente una molestia, pero, en los casos graves, aumentan nuestra vulnerabilidad a infecciones corneales, que pueden afectar a la visión de manera permanente.

Consejos para el confort ocular

• Hidrátate mejor, bebe más líquidos.

• Parpadea con más frecuencia.

Cuando te concentras en una tarea visual compleja, como las que se realizan frente al ordenador, desciende el número de parpadeos por minuto, lo que puede exacerbar la sequedad.

• Utiliza humidificadores en casa y en tu lugar de trabajo.

• Consulta acerca del uso de lágrimas artificiales a tu oftalmólogo.

Cuando hace frío o llueve, dedicamos más tiempo a ver la televisión, a leer o a navegar por Internet, lo que puede incrementar la fatiga visual y la sequedad ocular. Para contrarrestarla, conviene realizar descansos periódicos, por ejemplo, dirigiendo la mirada a objetos distantes durante unos minutos o mejorando la lubricación ocular instilando gotas de colirios humectantes, preferiblemente sin conservantes, los cuales están ampliamente disponibles en el mercado.

Atención usuarios de lentillas…

Las personas que utilizan lentes de contacto tienen más probabilidades de padecer sequedad ocular en invierno.

Las lentes de contacto son como esponjas: cuando empiezan a secarse, pueden perder su forma y adherirse al globo ocular, lo que causa incomodidad y visión borrosa.

Por eso es tan importante mantener una correcta lubricación de los ojos.

Si has notado alguna de estas molestias, en nuestro centro Oftalmedic en la Clínica Salvà podemos ofrecerte consejos personalizados sobre tu estilo de vida, alimentación, suplementos dietéticos y tratamientos hidratantes que puedes utilizar para sentirte mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar