He aquí una frase con pedigrí

Miguel Lázaro Ferreruela

Miguel Lázaro Ferreruela
Psiquiatra HUSE
Coordinador del Centro de Atención Integral de la Depresión.

He aquí una frase con archivo adjunto, con sustancia. Es una frase que invoca que no basta con cumplir años, (yo cuando cumplo años, y me felicitan mis amigos siempre les digo «si llego a saber que me iba a encontrar tan bien los hubiera cumplido antes») sino que pone énfasis en nuestros procesos de maduración psicológica y de humanización.

No se progresa sin cambios y sin crisis.

Para progresar a veces hay que regresar. No siempre uno va palante. Hay mucha diversidad en este proceso.

No siempre uno progresa, a veces uno se estanca y repite compulsivamente conductas pretéritas no adaptativas.

Progresar es conllevar además de superar. Hay contextos que facilitan progresar.

Hay progresos que son pseudo progresos y es el tiempo, juez implacable el que revela la impostura.

¿Progresa adecuadamente la democracia interna de los partidos políticos? ¿Progresa adecuadamente la lealtad interna de la partidocracia? Están instalados en la farsa. Sólo por cómo escenifican sus conflictos son tributarios de hacerlos pasar a la invisibilidad.

Atrapados en los respectivos egos y en ver «quien la tiene más larga» regresan a una adolescencia tardía y crónica que todavía no han superado. Todo es vanidad y correr tras el viento. No hay nada peor que un grupo escindido que se instala en la regresión y no al progreso. La energía para progresar se consume en el conflicto generado.

Renovarse o morir. Regresar, perder, fragmentarse para luego auto organizarse, crecer y progresar. Ciertos partidos construyen escenarios anquilosados, escotomizados y pasionales. No son racionales. Todo esto condiciona decisiones imprudentes. Construyen triángulos.

Aconsejo a ciertos políticos que se lean el arte de la prudencia de mi paisano Baltasar Gracián. El que resiste gana. No hay que centrarse en el presente. La recompensa no está tras los atajos. Resistir y su narrativa configura e imprime carácter. Somos lo que nos queda de tiempo. Algunos políticos son cortoplacistas. Nunca jugaran en la champion. Otros tienen que saber ver que su batalla todavía no ha llegado. Hay victorias pírricas.

REFLEXIONES SOBRE LA DEPRESION

Una de cada cuatro pacientes que visita a las consultas de los dermatólogos sufre ansiedad y depresión. Algunos tratamientos antidepresivos, sobre todo en mujeres, serenan tanto que anestesian los sentimientos, bloquean el llanto necesario para regular la homeostasis emocional y son percibidos como “me han cambiado el carácter, yo antes no era así.”. Tristeza no es igual a depresión. El duelo no es depresión. Usted no es esquizofrénico ni tampoco bipolar usted padeció un episodio psicótico o bien usted estuvo eufórico o deprimido. Nunca se ponga etiquetas. Todos podemos descompensarnos. Ser no es lo mismo que estar. La depresión es muy frecuente tras un ictus y un infarto de miocardio. La depresión es inquilina en la mayor parte de las enfermedades crónicas que cursan con discapacidad. Nunca pida perdón por padecer una depresión. Cualquier enfermedad que curse con dolor crónico, sobre todo en mujeres y ancianos es un alto riesgo para sufrir una depresión. El tiempo mínimo de tratamiento antidepresivo es de un año. Nunca deje el antidepresivo a pesar de haberse recuperado, en primavera, otoño o en contextos de estrés. La recuperación parcial predice nuevos episodios o cronicidad. Ya hay antidepresivos que no afectan la vida sexual. En muchos casos (más de un 50%), se requiere un tratamiento combinado (psicoterapia y fármacos). Hay subgrupo de pacientes bipolares (generalmente mujeres) que padecen un trastorno bipolar que alterna fases depresivas, hipomaníacas y cuadros dolorosos. Cuando tienen dolor están estables. Hay un subtipo de pacientes bipolares (mujeres) que tienen conductas compulsivas en cuanto a fumar y comer por la noche.

SUGERENCIAS DE AUTOAYUDA

Aguantar no es controlar. La clave no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con lo que nos pasa. Para sanar las heridas del rechazo tiene que haber amor y perdón mutuo. Nos pueden que querer mucho y a veces no comprendernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar