Los dilemas del coronavirus

El recrudecimiento de la pandemia del coronavirus plantea numerosos interrogantes. Por una parte, la evolución de los contagios parece obligar a un nuevo confinamiento general para frenar de manera drástica y contundente la expansión de la enfermedad.

De hecho, así se hizo por parte del Gobierno central el pasado mes de marzo con la declaración del estado de alarma, y los resultados, a nivel de prevención epidemiológica, fueron satisfactorios. Sin embargo, esta nueva curva sorprende a los territorios que en mayor medida están sufriendo su azote, entre ellos Balears, en un dilema casi irresoluble: si se opta por el confinamiento, la economía se verá afectada hasta límites incalculables, y la más que discreta actividad productiva que se ha ido recuperando a partir del mes de junio, se irá, definitivamente, al garete.

El coste para las familias y las personas, especialmente aquellas cuyo poder adquisitivo depende del cobro de una nómina o de la explotación de una pequeña empresa, podría resultar inasumible. No obstante, la línea finalmente elegida por las diversas administraciones, que supone, a grandes rasgos, mantener la normalidad a base de la imposición de medidas cada vez más estrictas, entraña no pocos riesgos y pone a prueba la madurez y corresponsabilidad de todos nosotros sin excepción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar