Respeto y aprendizaje, ingredientes imprescindibles para crecer

Joan Carles March
Profesor de la Escuela
Andaluza de Salud Pública

Mi total respeto para las personas que arriesgan en sus proyectos o arriesgan sus trayectorias. Necesitamos una sociedad que respete más a los que arriesgan y que ignore mucho más a los mediocres que se dedican principalmente a bloquear y destruir. Y en ello, la humildad, una de las H que más nos gustan, es sabiduría, perspectiva, proporción (ni soy tan importante ni centro del mundo).

Aprender es un proceso que viene programado en el cerebro de todos los organismos. Es la base de nuestra supervivencia como personas, como lo puede ser, comer, beber o la propia sexualidad. Aprender y memorizar en su esencia significa hacer asociaciones de eventos que producen cambios en las neuronas y sus contactos con otras neuronas en redes que se extienden a lo largo de muchas áreas del cerebro. Y, en su esencia, todos los cerebros usan los mismos mecanismos neurales de aprendizaje.

Aprendamos a aprender. Porque cualquier niño/a comienza a aprender desde el mismo momento del nacimiento, si no antes. Aprende en los primeros años a través de la imitación, la atención compartida y la empatía. Los padres, con su lenguaje, su conducta y, con ella, el respeto a ciertos valores y normas, moldean, cambian la estructura del cerebro del niño/a de una forma casi definitiva y, por tanto, su futura conduc¬ta. Los y las maestras colaboran en ese proceso de manera esencial.

Todos quisiéramos que nuestra vida estuviera llena de hermosos momentos, de paz y alegría, sin embargo, las adversidades se pintan en distintos lienzos y en todos los espacios y solemos sufrir cada quien en aquello que más le sensibiliza. Muchas veces nos derrumbamos sin remedio, nos abatimos por circunstancias que en su mayoría no comprendemos, y es que el dolor jamás encuentra justificación, solo pensamos en injusticia, y en que no somos merecedores de lo que nos ocurre en algunos momentos. Las adversidades forman parte de la vida, no estamos exentos de ellas, no somos ajenos al sufrimiento, pues es un canal de aprendizaje, incluso más directo que la misma felicidad, por lo que aceptar, abrazar y superar lo que nos sucede en las adversidades, es vital para trascender la experiencia. Aceptar, quizás las parte más difícil frente a una adversidad, es entender que negar una cosa no va a hacerla desaparecer, que únicamente aceptando lo conseguiremos.

Ante ello, esperemos que la amabilidad pueda ser la idea más revolucionaria, ya que tiene el poder transformador de las personas que llevan la sonrisa puesta, que transmiten optimismo, que nos hacen reír, que por donde pasan mejoran el ambiente.

Respeto, aprendizaje, saber abordar la adversidad y tener la amabilidad como regalo: 4 aspectos de la VIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar