El sueñecito

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

Si podemos decir que la diferencia entre el año ocho y el año nueve es que el primero está dormido y el segundo está soñando, a ver por qué no podemos hablar de las aterradoras imágenes que nos llegan del vicepresidente socialista del Parlamento Balear durmiendo plácidamente en ese escaño que tenemos a medias, o sea, ese que yo pago y en el que él babea.

Es llegar el año nuevo, es llegar el año nueve, y es hacerse viral la imagen y la información que todos conocíamos: Vicenç Thomás duerme mientras trabaja.

O trabaja mientras duerme, o sueña que trabaja, o trabaja soñando, que cualesquiera de estas pesadillas le son de aplicación a nuestro bello durmiente.

Es ver las imágenes de Thomás dormido y durmiendo, y es entender que sueña con el futuro que le pagamos entre todos. Es verlo y saber que busca en el sueño público lo que el sueldo privado no le permitiría, que nadie duerme en los andamios ni desatascando cloacas.

Es ver al míster exhalando melatonina al resto de los durmientes parlamentarios y entender la contribución que toda esta izquierda mentirosa que nos gobierna ha hecho al sueño eterno de sus promesas. El sueño de regalarnos el parking de son Espases mientras pagamos 22 millones de euros, por poner un ejemplo, o el desembarco a cinco meses de terminar la legislatura de otro durmiente de viejo cuño, el tal Dr. Miguel Gascón, repescado menorquín desde el sueño de la jubilación a la pesadilla de tener que aguantarlo como defensor del paciente de la Comunidad. Buenas noches, doctor.

Es llegar el año diecinueve, es empezar las elecciones de Mayo, y lejos de indignarnos nos damos cuenta de que Vicente es la imagen y la semejanza exacta de su imagen y semejanza; es el espejo en el que pueden mirarse la mayoría de sus compis de bacanal onírica de estos cuatro años ridículos, es querer confundirnos entre su sueño eterno y el sueño de eternizarse. Que descanse, doctor.

Es ver las imágenes y es preguntarnos por qué coño nadie despierta al diputado que se duerme, por qué el domador del presidente-persianero Balti no expulsa del circo parlamentario al león de la metro y sus ronquidos con un “a dormir a ca teva ”, o como se diga en el lenguaje que se utiliza en la obra. Nadie duerme mientras monta una persiana mallorquina.

Una cosa es que te duermas y otra es que sólo sirvan las elecciones, que sólo sirvan los votos, para despertar al diputado de turno. Es ver el solsticio de esa rebaba brillando en los bordes de la noble madera de nuestro sillón y es no entender por qué coño nadie le reclama que devuelva la parte proporcional de lo que cobró mientras dormía, que es lo que, precisamente, hace el gobierno alemán.

Mañana nos contestarán que no dormía, que yacía, que dormitaba, que se amodorraba el pelo al pensamiento.

Nos dirán que era el peso de la púrpura el que doblegaba a ese cisne muerto o que el forense de guardia certificó que estaba vivo. Venga, Vicenç, a nonón, ea mi niño ea, que vienen las elecciones.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar