Investigadora de la UIB desarrolla cuatro nuevos métodos de análisis para identificar la presencia de contaminantes en el agua

JUAN RIERA ROCA / La tesis doctoral de Alba González López, investigación efectuada en la Universitat de les Illes Blears (UIB) ha desarrollado cuatro metodologías innovadoras basadas en las técnicas de análisis en flujo y la cromatografía para determinar sustancias contaminantes en el agua

Con el crecimiento de la población, ha aumentado la preocupación por la posible escasez del agua. La presencia de contaminantes evidencia la necesidad de nuevas metodologías analíticas eficientes, rápidas y económicas y que tengan en cuenta el impacto ambiental y la seguridad del analista.

Para analizar muestras ambientales suele ser necesaria una labor previa de tratamiento, etapa que consume mucho tiempo y reactivos, y genera grandes cantidades de residuos. Por ello, la tendencia actual se orienta hacia el uso de las técnicas automatizadas de microextracción.

Estas técnicas disminuyen el consumo de reactivos y muestran el impacto ambiental. Además, la versatilidad de estos sistemas automatizados permite usarlos en combinación con técnicas de separación, que permiten seleccionar los analitos, como es el caso de la cromatografía.

En su tesis doctoral la investigadora de la UIB Alba González López ha desarrollado cuatro metodologías analíticas innovadoras, basadas en las técnicas de análisis en flujo y la cromatografía, para detectar contaminantes prioritarios y emergentes en el agua.

Por un lado, ha cuantificado seis compuestos fenólicos que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (US EPA) tiene listados como contaminantes prioritarios, principalmente por su toxicidad y porque pueden modificar las características organolépticas (olor y sabor) del agua potable.

La presencia de estos fenoles deriva de procesos naturales o antropogénicos. Se encuentran en los efluentes de industrias varias, como las que fabrican acero, componentes eléctricos, productos farmacéuticos… También pueden provenir de las plantas de tratamiento de agua residual.

Por otra parte, la investigadora ha diseñado sistemas para identificar tres estrógenos naturales y uno sintético, que la US EPA tiene catalogados como contaminantes emergentes. La presencia de estos compuestos en el medio es especialmente preocupante, ya que son disruptores endocrinos.

Los disruptores endocrinos, según OMS, son «sustancias que alteran las funciones del sistema endocrino y, por tanto, tienen efectos adversos sobre la salud de un organismo sano, de su descendencia o de una parte de la población» lo que implica que pueden afectar el desarrollo y reproducción de los seres vivos.

Estas hormonas llegan al medio principalmente a través del agua residual doméstica, en gran medida debido al incremento del uso de fármacos que los contienen. Todos los procedimientos analíticos propuestos tienen una elevada reproducibilidad, precisión y sensibilidad, al tiempo que ofrecen alternativas más sostenibles que las metodologías tradicionales, siguiendo los principios que impulsa la química analítica verde (Green Analytical Chemistry, GAC).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar