Sansa otra vez

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

Como el mejor aprecio es un buen desprecio, apreciamos enormemente la entrevista que el ex-conseller de Salut pepero, Martín Sansaloni, ofrecía el otro día a Diario de Mallorca para gusto de su mami y de su asistenta de hogar. Bienvenido el que sobraba.

Hacía tiempo que no despreciábamos tanto al niño Sansa ofreciéndole nuestro aprecio. Recuperaríamos para nuestras risas aquellas letras que le dedicábamos hace años en su gloria marchita, pero seguimos en horario infantil.

Si usted se pregunta qué hace un psicotipo de exconseller aquí otra vez, es necesario aclararle que él ha venido a buscarnos, que -ávido de una gloria de primerizo, como un hijo único mimado- es él quien se asoma a la puerta que da a esta ventana de dimes y de diretes denunciando que el presidente Company “no le habla”.

“Señorita, Biel no me habla”, que se diría en el argot.

No creo que haya duda alguna en cuál es la razón por la que el nonato Sansa da una entrevista así en el diario. No existiendo actualidad en Petra, algún maldicente ha dicho que necesitaba declararse así mismo “zona catastrófica” a falta de otras desgracias que no sean las que él suele buscarse.

Para saber el motivo deberíamos contar las veces que figura el topónimo “Petra” en toda la entrevista.

Como la respuesta es exactamente siete en treinta y dos preguntas, sabemos que el verdadero motivo no era hablar de la actualidad petrera sino hacerse la rubia, ponerse a tiro del titular Company con un titular una vez perdida la titularidad.

Como no tenemos tiempo ni ganas de detenernos en la ñoñería del síndrome del niño abandonado, nos centraremos en la biotipología de esos “exs” que nunca dejan de serlo, el perfil de un niño-pera cuya mayor desgracia es que alguien lo comprara por lo que es y lo vendiera por lo que parece.

Siempre hay un perfil de alguien que no sabe irse, que está permanentemente despidiéndose, quedándose con nuestro mismo sueldo público mientras se va. Siempre hay algún alcalde como Sansa que dice que no aspira a nada más que a ser alcalde de su pueblo la próxima legislatura, limosna de niño pedigüeño, como si fuera poco.

Siempre hay un personaje de parto como éste que nunca quiere nada cuando lo quiere todo, que nunca puede ser recompensado porque no hay recompensa a su nivel. “Rechazó ir en listas al Parlament”, dice la llorosa crónica, porque hay quien vive de lo que no pudo ser.

Siempre hay alguien que da la cara escondido en la sombra infantil, que no quiere estar pero que utiliza el no querer estar para no dejar de estar de forma permanente.

Conocemos esos psicotipos de cuna, al.lot. Conocemos de sobra esos lloros nocturnos porque sabemos que los niños de padres sordos no lloran. Llorar sin que te oigan es tu mejor universo; mamar sin que te alimenten es tu peor horizonte, el de saber que te irás del partido que está en tus pesadillas y que crearás otro, o incluso peor, que te irás a otro a tu imagen y semejanza. Quede escrito.

La traición es eso. O la lloras o te ahogas en ella.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar