El parking

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

A mis alumnos de la UNED les explico los trastornos de personalidad a través de la foto de un parking en el que se relaciona la enfermedad con el modo en el que se aparca. Por eso nos interesa el parking de son Espases y su gestión política, para poder diagnosticar los trastornos mentales de nuestros dirigentes y poder canalizar sus engaños. Por eso nos preguntamos el por qué esta enferma gestión pública en la que los ciudadanos nos robamos a nosotros mismos rescatando el parking de son Espases.

Tiene suerte este Govern, todo siempre le sale gratis. Empezó con el regalo de las black card sanitarias a los ilegales-inmigrantes-migrantes, siguió con los fármacos a los pensionistas con rentas superiores a cien mil euros y ahora tocan los parkings. Qué grandes personas nos gobiernan. A ver si es que todo es gratis porque lo pagas tú.

Ahora resulta que para no tener que pagar dos euros por aparcar esporádicamente en Son Espases, este govern hace una ley para pagar más por lo que antes no se pagaba. Ahora ya sabe el personal del hospital por qué las autoridades vallaron las inmediaciones que impedían aparcar cerca: querían regalárselo. Pronto empezarán con los vales descuento del por el uso de las televisiones en las habitaciones. Pronto tendrán que explicarnos por qué el parking sí y Sálvame no.

Aquí, en nuestra sanidad, en nuestra comunidad, es citar la palabra parking y de repente todo el mundo piensa en Son Espases. Es decir la palabra Son Espases y se piensa en su peaje a cambio de algo, en sus rayas amarillas del “mucho cuidado con lo que dices”, y, sobre todo, en las líneas rojas del “aquí mando yo” del alcantarillero de su aparcacoches, el gorrilla-director Pepe Pomar.

Dices aparcar en voz alta y todo el mundo se sujeta el bolsillo esperando a continuación la descojonante política promesa de hacerlo gratuito. Oyes el “gracias por su visita” e intuyes por detrás el descojono de la concesionaria por el ruinoso negocio que te acaban de encular.

Todavía se oye la risa del “mal de cor” de la presi ArmenGOL inaugurando el puente con más cemento de Europa, incluyendo millones de euros en sospechosos acabados y olvidando el parking entonces para esta nueva entrega electoral que se nos viene encima.

Una cosa es que intuyéramos las manitas adolescentes de nuestros enamorados patriciamiamor y julielamoroso en cualquier parking oficial y gratuito, pero no advertíamos que el toquiteo nos iba a costar cincuenta millones de euros, la misma cantidad de nada por la que salía a la venta todo el hospital general de Cataluña hace dos años, cinco millones menos del préstamo que ha tenido que pedir el govern para pagar la tragedia de la riada de San Lorenzo. ¿Cuántos hospitales podríamos haber pagado con el parking de Son Espases? ¿Truco, trato o el truco del trato? Hacía tiempo que conocíamos que el aparcamiento de Son Espases terminaría en aparca-miento, en la misteriosa tramitación de una ley que absorbiera las nóminas de ciento treinta aparcados de la concesionaria, ciento treinta camaradas cocineros, albañiles y demás almas, ciento treinta nóminas públicas hasta sus jubilaciones a cambio del parking que usted no utiliza.

¿Aparca-miento, estaciona-miento, falsea-miento o enloda-miento?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar