Permanecer

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

De todas las enfermedades posibles, de todo el catálogo de grandes males que los médicos hemos tenido la obligación de conocer, el de permanecer es el peor de todos.

La voluntad de seguir estando, la necesidad de pintarla eternamente, es la gran enfermedad, la gran epidemia que nos acecha en este tiempo en el que nunca coincidimos.

El hombre lleva siglos enfermo de un mal sin cura, una enfermedad que conoce, que se reconoce y que aún sabiendo el tratamiento lo omite deliberadamente. Una enfermedad que no se estudia más allá de en artículos como éste, que buscan permanecer eternamente en este espacio de siempre jamás.

El hombre que es un animal de tiempo, es a la vez un animal enfermo de sí mismo y de su tiempo, y esa es la clave de la degeneración de las estructuras que inventa para subsistir. Ya debemos haberlo escrito alguna vez, pero decía Borgesque “el tiempo es un tigre que me devora, pero yo soy el tigre”, o lo que es lo mismo, todos somos el tiempo que nos devora.

El problema de la política que desde aquí temporalizamos no es del poder, ni de Juli ni de Patriciamiamor.

El problema de la política sanitaria de estos dos, por ejemplo, es el tiempo en el que no dejan de estar y –sobre todo- el que esperan estar, y no me refiero a juntos y amándose eternamente.

La política no es corrupción, es la permanencia en el poder lo que degenera al individuo, la creencia permanente de sentirse imprescindible, de ser único, de creerse capaz de permanecer y trascender. No es el poder lo que corrompe, el poder no es corrupto, es simplemente el espejo en el que se refleja lo que eres, la imagen en la que Patriciamiamor se mira a los ojos y ve a Armengol.

Si no fuera porque JuliFuesterelamoroso dirige un Ib-Salut que es un auténtico desastre, sino fuera porque en este mismo instante más de 700 personas están en sus casas esperando una llamada de teléfono que les diga cuándo y dónde van a ser operados, deberíamos crear una unidad de asistencia urgente para los que permanecen, una unidad de corta estancia desde la que poder largar a su casa a todos los enfermos que no se van de los puestos electos de dirección ni con agua caliente.

Hablamos de irse, hablamos de quedarse en este tiempo de Agosto, y leemos con la brisa del descojonarse y con el chal del verano del juajuájuajuájuajuá como –por ejemplo- nuestro gerente de Son Espases, permanente donde los haya, políticamente colocado donde los haya, retuitea desde su cuenta @peppomar un artículo publicado por el diario Ara en el que se clama por “una administración pública profesionalizada y meritocrática”.

Ahora que llegan los otros gobiernos en patera -los migrantes del centro derecha si el caso y toca que lo larguen- empieza con lo de los méritos para su permanencia.

Dice hoy la prensa que Franco ha vuelto. A ver si es que también interesa que permanezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar