El notable

Dr. Fco. Javier Alarcón de Alcaraz
Médico-Forense Especialista en Medicina Legal.
@Alarconforense

Dice mi madre, Julia, que deje a su tocayo Julielamoroso, que deje el bochorno pegajoso que origina toda esta hojarasca epidérmica del Ib- Salut, y que me centre en la alegría del Otoño, en la esperanza del frío eterno por el que suspiran estos catetos finalizando esta menstrual legislatura.

Le explico a mi Santa a la fresca, le reconozco, que cuesta no hablar de todos los frentes que en plena canícula tiene montado el organismo que gestiona nuestra sanidad acalorada. Por darle una de arena le cuento entre risas la nota “notable” que le pone el sindicalismo lázaro a los gestores de los negocios que le “van bueno”, que se diría en la Petra del desaparecido y “divorciado” Sansanloni. Confundir el lazarillo con el lázaro es lo que tiene, mezclar que te compren uno de tus proyectos con convertirte en el profe-pelota del alumno director-general es pasarse. Al amor el amor, Miguel, y al ciego el Lázaro, pero sin excesos.

Ponderadas las sonrisas con mi vieja, le insisto que los jefes de servicio de su Son Espases andan jodidos por el reparto que al parecer ha hecho ese veraneado San Pancracio particular que tiene de gerente llamado Pep Pomar. Después de la tan regalada jefatura de servicio de medicina interna, viene con más regalos en caliente, viene calentorro soltando pasta a unos cargos y a otros no cargos sin demasiada justificación. Para sí hubiera querido un chiringuito así Georgie Dann.

Si es que el Sol atonta a las fieras. Si es que hasta Lázaro ha salido del chiringo ardiente del sindicato para pedir las cuentas, para pedirle responsum a Pomarpor sus dejes sin diretes. Pronto le pondrá un nueve, lo mandará a la cama sin su lechecita y le castigará a repetir cien veces “no regalaré arbitrariamente el dinero público”.

Sonreída mi jefa, me pide más Ib-Salut, le anima el frío de los acontecimientos, y para que se sienta acompañada le cuento el caos que tienen montado el Hospital de Ibiza (Misses). Le relato lo de la asfixia al paciente sin acondicionarle el aire, lo veraniego que está todo él con su repleción múscida, pero eso sí, antes de recordarle lo de aquel chicle denunciado que apareció al calor de una sopa no en la primera ni en la segunda, sino en la tercera cucharada de un paciente.

Y como no hay cara de asco sin atasco le cuento ojiplática que Julielamorrado se quiere gastar cincuenta millones de euros en la “gratuidad” del parking de Son Espases, como si lo pagara con el sudor de su propia frente de verano. NO hay un vigilante de la playa que nos vigile la posidonia, no hay más Pamela Andersson que Francina y sus tops indepens, pero nos sobran cincuenta kilos para que – pagando el parking- podamos seguir pagándoles sus sueldos. Pronto les pagásemos el parking por no ir a currar.

No es fácil hablar con una madre que bosteza, pero le doy abanico con aquello de que el otro día a Pomar le robaban en casa, se le llevaban los grifos de los baños del hospital, pero noto en ella el hastío de la canícula, el sueño que da todo este calor que mueve la improvisación y la chapuza y se lo dejaremos para otros despertares.

Muchos notables para tanta deficiencia y poco notable para tanto muy deficiente. A ver cuando los devolvemos en caliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar