“El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno endocrino con un desequilibrio de las hormonas sexuales en la mujer”

DRA. JOANA AMENGUAL / GINECÓLOGA ESPECIALISTA EN FERTILIDAD DE INSTITUTO DE FERTILIDAD

P.- ¿Qué es el síndrome de ovario poliquístico?

R.- El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno endocrino en el cual la mujer presenta un desequilibrio de las hormonas sexuales. Las mujeres que presentan este trastorno padecen como mínimo dos de los tres siguientes síntomas: ciclos menstruales irregulares que va desde la amenorrea (ausencia de regla) a la presencia de dos a tres sangrados a lo largo de un año; ovarios de aspecto poliquístico en la ecografía (ovarios con mayor tamaño al normal y que presentan un gran número de folículos de pequeño tamaño); y una analítica hormonal donde destaca un incremento de las hormonas masculinas como la testosterona. Debido a la alteración hormonal producida por este síndrome, es típico encontrarnos síntomas como el hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en el cuerpo), acné o alopecia. También es frecuente presentar resistencia a la insulina, y por lo tanto alguna de estas mujeres presentan obesidad y diabetes.

P.- ¿Qué diferencias existen entre síndrome de ovario poliquístico (SOP) y ovarios poliquísticos (OP)?

R.- Muchas mujeres tienen los ovarios poliquísticos, pero no el síndrome, y por lo tanto, ni tienen obesidad, ni hiperandrogenismo, y además ovulan correctamente. Los ovarios poliquísticos son un diagnóstico ecográfico que puede o no acompañarse de sintomatología, mientras que el síndrome de los ovarios poliquísticos se caracteriza por la tríada de obesidad, anovulación e hiperandrogenismo. Por lo tanto, los OP tienen origen ginecológico, y el SOP tiene orígen endocrinológico (hormonal).

P.- ¿Por qué razones se produce el síndrome de ovario poliquístico?

R.- Hoy en día todavía se desconoce la causa exacta que desencadena este desorden ginecológico y metabólico. Existe un componente genético en su desarrollo junto con la influencia de factores ambientales (estilo de vida, alimentación, etc.).

P.- ¿Qué tratamientos existen para el síndrome de ovario poliquístico?

R.- Los tratamientos para el síndrome de ovario poliquístico dependen de los síntomas: infertilidad, acné, reglas irregulares, etc. Y un dato importante antes de pautar un tratamiento es conocer si la mujer desea quedarse embarazada. En primer lugar hay que recomendar medidas higiénicas, como perder peso mediante una dieta sana y aumentar el ejercicio físico diario (caminar al menos 30-60 minutos al día). Con estas medidas en muchas ocasiones se consigue regularizar el ciclo menstrual. En ocasiones es necesario el uso de medicamentos como la metformina (antidiabético oral) en el caso de presentar resistencia a la insulina. Y para mejorar el hirsutismo, acné o regularizar la regla se recomienda la toma de anticonceptivos (siempre que no haya deseo de quedarse embarazada). Si se busca embarazo, pueden ser necesarios cambios en el estilo de vida, tratamientos farmacológicos o tratamientos de reproducción asistida.

P.- El síndrome de ovario poliquístico, ¿cómo afecta a la fertilidad?

R.- Algunas mujeres presentar ciclos sin ovulación y por lo tanto dificultad para conseguir quedarse embarazadas. En ocasiones, no necesitan ser tratadas, porque en el caso de existir sobrepeso, con una dieta controlada y ejercicio de forma regular consiguen reanudar los ciclos menstruales y quedarse embarazadas de forma espontánea.

P.- ¿Qué técnicas de reproducción asistida que te ayudarán a conseguir el embarazo si sufres el síndrome de ovarios poliquísticos?

R.- Cuando no se consigue un embarazo de forma espontánea, la opción más recomendable será acudir a un especialista en reproducción asistida. Según cada caso, el ginecólogo recomendará cuál es el tratamiento más adecuado para cada mujer -bien sea con inductores de la ovulación (citrato de clomifeno), una inseminación artificial o una fecundación in vitro– estimulando previamente los ovarios con tratamientos que aseguren la ovulación. Este tipo de pacientes presentan riesgos como la hiperestimulación ovárica o la posibilidad de embarazo múltiple. Por lo tanto, es importante recordar que los tratamientos sean controlados de forma adecuada por profesionales con experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar