¿El consumo de refrescos tipo “zero” es tan saludable como nos venden?

Pedro Marimón Cladera. Licenciado en Farmacia. Graduado en Nutrición Humana y Dietética. nº col. IB00130. Nutricionista en MarimonTCuida

Hace poco la compañía de “la chispa de la felicidad” ha empezado un campaña publicitaria mostrando el cambio que han realizado en cuanto al etiquetaje de sus refrescos, hasta aquí todo normal. Pero lo que ha hecho que sintiera como si alguien estuviera palpándome a dos manos y de una forma no muy agradable una parte sensible de mi anatomía masculina, ha sido ver como una (supuesta) fundación sin ánimo de lucro que pretende ayudar a personas que sufren diabetes, ya sea tipo 1 o 2, hacerse eco y difundir la información facilitada por esta empresa a modo de indicar que refrescos (los edulcorados) serían los más adecuados para consumirlos.

¿Pero oye, haciendo esto no crees que lo que se hace es promover el consumo de este tipo de bebidas para nada recomendables? Demuestra una gran falta de ética (el dinero siempre manda aunque sea acosta de la salud).

A parte de lo anteriormente citado, ¿el consumo de refrescos tipo “zero” es tan saludable como nos? intentan vender En tiempos en que la obesidad ya es considerada una patología, siendo la segunda causa de muerte previsible en el mundo, surge la necesidad de dar a luz nuevos productos por parte de la industria de la alimentación, a consecuencia de la concienciación por parte de la población sobre el azúcar.

alteraciones metabólicas Si eres de las personas que considera que el agua solo sirve para mojar o estropear los caminos, tengo malas noticias para ti. Y es que el consumo de estos brebajes no esta exento de consecuencias para tu salud.

¡Pero que me estás contando xato! Si esto no lleva azúcar (atención diabéticos).

El tema esta en que sigue siendo un alimento dulce y como tal los receptores del gusto presentes en las papilas gustativas de la lengua, el tracto gastrointestinal y el páncreas se activan. En respuesta al sabor dulce, los receptores de la lengua avisan al cerebro a través de estímulos neuronales.

Los receptores del gusto localizados en el intestino generan la producción de incretinas (incluida la hormona GLP-1), las cuáles aumentan la secreción de insulina en el páncreas, produciendo un descontrol de la glucémia. Los niveles altos de insulina provocan una disminución de la síntesis hepática de proteínas transportadoras y aumento consecuente de IGF-I libre, reducción de HC e IGFBP3 circulante, IGF-I y andrógenos libres, así como disminución de sus globulinas transportadoras. Cuando estos acontecimientos se presentan en forma crónica, generan consecuencias metabólicas que se expresan en diversas patologías, como pudiera ser el síndrome de ovario poliquístico, la alopecia androgénica, el acné, la acantosis nigricans, los fibromas blandos y la promoción de cáncer de células epiteliales.

Por si ya no fueran pocos los posibles desajustes metabólicas que se pueden producir por el consumo de refrescos edulcorados, también tienen la capacidad de alterar la diversidad microbiana de nuestra flora intestinal.

Como consecuencia directa de este parricidio microbiano es la producción de ácidos grasos de cadena corta provocando una alteración de la expresión génica y resistencia a la insulina, además de una alteración en la permeabilidad intestinal, desembocando hacia una inflamación intestinal (aviso para los aquejados SII), la conjunción de estos procesos nos lleva hacia el callejón de la diabetes tipo 2.

Y para el final un poco más de leña al fuego. Si te dijera que con un consumo habitual de refrescos es más probable que sufras una fractura de cadera (lo sé, me estás cogiendo tirria ya) y es que un ingrediente importante en la elaboración de refrescos es el ácido fosfórico.

La ingestión excesiva de fosfato puede causar hiperparatiroidismo secundario, con resorción ósea. Otro mecanismo propuesto es que la ingesta de la cafeína contenida en estas bebidas (de cola o energéticas), disminuye la densidad ósea, lo cual sucede, sobre todo, en las mujeres que tienen una pobre ingesta diaria de calcio, en las delgadas, y en las ancianas.

En fin, este tipo de refrescos “zero” podían ser consumidos por individuos que continuamente refrescan su gaznate con bebidas azucaradas, de este modo se reduciría considerablemente la ingesta de calorías obteniendo beneficios para quien busca una pérdida de peso, pero solamente sería el paso intermedio hacia beber en las comidas un buen vasito de agua fresquita o un té (sin azúcar claro).

BIBLIOGRAFÍA

• De Koning L, Malik V S, Rimm E B, Willet W C, Hu F B. Sugar-sweetened and artificially sweetened beverage consumption and risk of type 2 diabetes in men. Am J Clin Nutr. 2011. 93:1321–7.

• Sakurai M, Nakamura K, Miura K, Takamura T et al. Sugar-sweetened beverage and diet soda consumption and the 7-year risk for type 2 diabetes mellitus in middle-aged Japanese men.Eur J Nutr. 2013; 53(1):251-8.

• Imamura F, O,Connor L, Ye Z, Mursus J et al. Consumption of sugar sweetened beverages, artificially sweetened beverages, and fruit juice and incidence of type 2 diabetes: systematic review, meta-analysis, and estimation of population attributable fraction. Br J Sports Med. 2016; 50:496–504.

• Swithers S E., Laboy A F.,Clark K., Cooper S, Davidson T L. Experience with the high-intensity sweetener saccharin impairs glucose homeostasis and GLP-1 release in rats. Behav Brain Res. 2012; 233(1): 1–14.

• Suez J, Korem T, Zeevi D, Zilberman-Schapira G et al. Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. Nature. 2014; 514:181-86.

• Palmnäs M S. A., Cowan T E., Bomhof M R.,Su J et al. Low-dose aspartame consumption differentially affects gut microbiota-host metabolic interactions in the diet-induced obese Rat. Plos One. 2014; 9 (10).

• Gul S S, Hamilton A R L, Munoz A R, Phupitakphol T et al. Inhibition of the gut enzyme intestinal alkaline phosphatase may explain how aspartame promotes glucose intolerance and obesity in mice. Appl. Physiol. Nutr. Metab. 2017; 42: 77-83.

• Nettleton J E, Reimer R A, Shearer J. Reshaping the gut microbiota: Impact of low calorie sweeteners and the link to insulin resistance? Physiol Behav. 2016; 164: 488-93.

• Chan C B, Hashemi Z, Subhan F B. The impact of low and no-caloric sweeteners on glucose absorption, incretin secretion, and glucose tolerance. Appl. Physiol. Nutr. Metab. 2017; 1-9.

• Mazariegos-Ramos E, Rodríguez-Morán M, Guerrero-Romero JF, Paniagua R, Amato D. Alteraciones en el metabolismo del calcio y fosfato secundarias a la ingestión de refrescos fosforados. Bol Med Hosp Infant Mex 1995 ene.; 52(1):6- 10

• Massey LK, Strang MM. Soft drink consumption, phosphorus intake, and osteoporosis. J Am Diet Assoc 1982;80:581-583

• Rapuri PB, Gallagher JC, Kinyamu HK, Ryschon KL. Caffeine intake increases the rate of bone loss in elderly women and interacts with vitamin D receptor genotypes. Am J Clin Nutr 2001;74(5):694

• Harris SS, Dawson-Hughes B. Caffeine and bone loss in healthy postmenopausal women. Am J Clin Nutr 1994;60(4):573

• Korpelainen R, Korpelainen J, Heikkinen J, Väänänen K, Keinänen-Kiukaanniemi S. Lifestyle factors are associated with osteoporosis in lean women but not in normal and overweight women: a population-based cohort study of 1222 women. Osteoporos Int 2003;14(1):34

• Tucker KL, Morita K, Qiao N, Hannan MT, Cupples LA, Kiel DP. Los refrescos de cola, pero no otras bebidas carbonatadas, se relacionan con baja densidad mineral ósea en mujeres ancianas: estudio de osteoporosis Framingham. Revista del climaterio 2007;10(56):50-59 (traducido de: Am J Clin Nutr 2006;84:936-942)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar