El IBSalut pone en marcha un plan de obras para convertir los centros de Atención Primaria en accesibles para todas las personas con discapacidad

Juan Riera Roca /
El Servicio de Salud de las Islas Baleares (IBSalut) presentó ayer el plan de accesibilidad, cuyo objetivo es adaptar los centros de salud a las personas con movilidad reducida. Atención Primaria implementará un plan de mejora con las tareas de mantenimiento que no se llevaron a cabo durante la legislatura pasada.

El Centro de Salud Santanyí es el primero donde se han hecho obras, con un presupuesto de 75.000 €. Entre las reformas que se han llevado a cabo destaca el cambio de las ventanas, de la altura del mobiliario, de los lavabos, de las puertas y de los cristales de la sala de curas.

El martes lo visitó la consellera de Salut, Patricia Gómez, acompañada por el alcalde de Santanyí, Llorenç Galmés; el director general del IBSalut, Juli Fuster; el gerente de Atención Primaria de Mallorca, Miquel Caldentey, el representante de la entidad local de Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF Illes Balears), Nicolás Terrasa, y por el representante de la Asociación Provincial de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados (ASPAYM Baleares), Alessandro Marinelli.

La reforma de este centro de salud es la primera de una serie que, en la primera fase, se harán en los centros de salud de Arquitecte Bennàssar, Casa del Mar y Escola Graduada, en Palma, y Capdepera, Es Raiguer (Binissalem), Es Safrà (Alcúdia), Llevant (Son Servera) y Santa Maria, con un presupuesto de 600.000 €.

Ya se han hecho las auditorías previas para valorar las necesidades de cada centro, en virtud de un contrato suscrito con PREDIF Illes Balears para auditar 41 centros de salud. No se han incluido Camp Redó, S’Escorxador, Nuredduna (Artà) ni Pollença, ya que el Plan de infraestructuras prevé construir nuevos edificios.

Las principales deficiencias más comunes detectadas en los nueve centros donde se ha hecho la auditoría son de tipo externo e interno: de las externas destacan la falta de señalización de los vados y de los pasos de cebra, mientras que las internas son de diferentes tipos:

En lo que se refiere a la movilidad las deficiencias detectadas son las que impiden la circulación libre por el edificio de las personas con discapacidad, como la anchura de las puertas de las consultas, de los baños o de los ascensores, las rampas de acceso, la adaptación de los lavabos, etc.

Las deficiencias de comunicación dificultan la ubicación correcta, como la falta de señalización en braille y con color de alto contraste, altura de las señalizaciones, de mostradores y de botones de los ascensores, o la colocación de barandillas. De material: la falta de camillas hidráulicas y sillas de ruedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud