El Hospital Son Llàtzer moderniza sus equipamientos y reduce las listas de espera quirúrgica y de consultas

Juan Riera Roca /
El Hospital Son Llàtzer ha renovado casi el 70% de los equipamientos previstos en el Plan de Renovación Tecnológica presentado hace un año. Entre las inversiones realizadas destaca la actualización de la resonancia magnética, el TAC, la sala de radiología digital, ecógrafos y la anestesia.

Del total de 12 millones que el Govern de les Illes Balears se comprometió a destinar al Plan de Renovación Tecnológica, el centro hospitalario ya ha invertido 8.081.577 €; por lo tanto, todavía hay previstas actuaciones por un valor aproximado de 4 millones de euros a lo largo de este año.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha visitado esta semana el hospital acompañada de la consellera de Salud, Patricia Gómez, para comprobar in situ la evolución de las actuaciones previstas dentro del plan que se está desarrollando para la actualización tecnológica.

Armengol dijo tras la visita que el objetivo primordial de “mejorar el sistema de salud, para hacerlo más accesible e incrementar la calidad” pasa en estos momentos por trabajar en “un acuerdo con los profesionales que mejore sus condiciones profesionales y les dé más estabilidad”.

Pero también, pasa por “aplicar un plan de infraestructuras e invertir en tecnología con el fin de posibilitar una atención más eficaz”. En este sentido, “la inversión que estamos haciendo en Son Llàtzer está dando rápidamente sus frutos”, dijo la presidenta del Ejecutivo autonómico.

Entre éstos, la presidenta destacó la reducción notable de las listas de espera, una mayor eficiencia en la atención a los pacientes y unas condiciones de trabajo más cómodas para los profesionales de este centro, gracias a las cuales el servicio mejora día a día”.

Se cumple un año de la fecha en la qu el Govern apostó por la renovación tecnológica de los equipamientos de Son Llàtzer, que fechaban de diciembre de 2001, cuando se inauguró el centro hospitalario. El inventario hizo patente que el equipamiento tecnológico sufría ya de obsolescencia.

Entre las inversiones en alta tecnología efectuadas el año pasado, se han destinado 6 millones de euros a la renovación del equipamiento asistencial, en material de radiodiagnóstico (casi 2 millones), en los nuevos equipos de anestesia (414.000 €) y luces y respiradores quirúrgicos (390.000 €), entre otros.

El área de neonatología se ha renovado con cuatro respiradores neonatales con todos los modos de ventilación –incluida la de alta frecuencia; cinco incubadoras que incluyen fototerapia, para tratar las ictericias de los recién nacidos, y con foco de luz para facilitar los cuidados; dos cunas térmicas y una cuna de reanimación, todo con un coste de 350.000 €.

Para la sala de partos se han adquirido siete cardiotocógrafos con posibilidad de conexión en la central de monitorización, dos de los cuales sirven para los partos gemelares, con un coste de 95.000 €. Por otra parte, se han invertido 846.000 € en equipamiento informático para el centro hospitalario.

También se ha invertido más de 1 millón de euros en obras ejecutadas tanto en el Hospital Son Llàtzer como en el Hospital Joan March. Destacan los más de 100.000 € destinados a la ampliación de 17 camas de observación del área de urgencias.

Por su parte la consellera de Salut, Patricia Gómez, explicó en la visita que “esta inversión en modernización de equipamientos, además de la incorporación de más recursos humanos y materiales, está permitiendo reducir las listas de espera de manera significativa”.

“En Son Llàtzer –ha dicho Gómez– se ha hecho un gran esfuerzo, que ha tenido como resultado una reducción en 5.000 personas en la lista de espera de más de 2 meses para una consulta y 150 pacientes menos que esperan más de 6 meses para una intervención quirúrgica”.

Con respecto a la lista de espera de consultas con el especialista, de las 5.850 personas que el año 2016 esperaban más de 60 días para una consulta, se ha pasado a 1.109 (un 81% menos). Asimismo, la media de tiempo de demora para una consulta con el especialista ha bajado de 77 a 31 días.

En las listas de espera quirúrgicas, el número de personas que esperaba más de seis meses ha pasado de 249 a 98, mientras que la media de tiempo de demora ha pasado de 78 días a 68 en el mismo periodo. El número de intervenciones durante el primer semestre ha aumentado un 3,5%.
Respecto del mismo periodo del año pasado se ha pasado 7.397 a 7.656. En el primer semestre de 2017, el Hospital Son Llàtzer hizo 181.000 consultas externas y atendió 52.300 urgencias, con una media de 290 urgencias por día. Respecto a los ingresos hospitalarios, se registraron 8.900 en total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar