El ‘indulto’ del Hospital Joan March

Hace tan solo unos pocos años, el Hospital Joan March estuvo a punto de ser cerrado. La crisis económica unida al desfase presupuestario y a la insostenibilidad de las cuentas públicas propiciaron que el Govern de esa legislatura anunciara que tanto este centro hospitalario como el Hospital General de Palma iban a cesar en sus actividades con la finalidad de ahorrar el dinero que cuestan sus respectivos mantenimientos.

Afortunadamente, el sentido común prevaleció sobre la voracidad ahorradora, y tanto el Joan March como el Hospital General pudieron continuar formando parte del mapa asistencial público de Balears.

Hoy, varios años después, ambos hospitales no solo siguen en pie, sino que desarrollan un papel primordial en el presente y el futuro de la atención sanitaria en nuestra Comunidad Autónoma.

Es en este contexto de nuevas y prometedoras expectativas en el que cabe situar la etapa que ha emprendido el Hospital Joan March a raíz de la ejecución de su ambicioso proyecto de reforma y modernización, que ha contado con una inversión cercana a los 235.000 euros y ha abarcado dos de las plantas del área de hospitalización, los baños de 34 habitaciones, y el área de rehabilitación y fisioterapia, habiéndose incorporado, además, medidas para mejorar la eficiencia energética en todo el edificio.

Estos recursos brindarán al Joan March las armas necesarias para abordar con éxito su condición de eje fundamental del Plan de Atención a la Cronicidad que está implementando la Conselleria de Salut.

Cabe tener presente, como recordó la consellera, Patricia Gómez, en su reciente visita a las instalaciones, que, al margen de ser un hospital emblemático, el Joan March es un centro estratégico para la atención de los pacientes crónicos de Mallorca, dado que aporta cien de las 400 camas sociosanitarias que actualmente están dando respuesta a las necesidades asistenciales de Balears.

Con la reforma, el ‘indultado’ hospital acogerá espacios más funcionales y adaptados a las necesidades de los pacientes, sus familiares y de los profesionales.

Pocas veces un ‘indulto’ ha acabado siendo tan celebrado y aplaudido, y hace bien el Govern actual en aprovechar al máximo todas las posibilidades tanto del Joan March como del Hospital General, que no son precisamente pocas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar