El IbSalut modifica la receta electrónica para evitar que los pensionistas paguen los medicamentos por encima de su límite de aportación

Juan Riera Roca /
La presidenta del Govern de les Illes Balears, Francina Armengol, ha anunciado esta semana que a partir del jueves 1 de diciembre, los pensionistas de las Illes Balears han dejado de pagar por encima de los límites de aportación farmacéutica según el Real Decreto 16/2012.

Desde su entrada en vigor, las personas pensionistas perdieron la gratuidad de los medicamentos, dado que tenían que abonar un porcentaje del precio de venta al público de las medicinas, con un límite mensual establecido en función de su renta.

Armengol, que previamente ha informado que el IbSalut ha modificado ahora el sistema de aportación farmacéutica «para evitar que los pensionistas tengan que seguir abonando por los medicamentos más allá de la cantidad máxima exigida» por el Gobierno central, que supone entre 8,23 € y 61,75 € mensuales, según su nivel de renta.

«Un hecho —ha valorado la presidenta— que afecta a mucha gente y especialmente a las personas más vulnerables, que han hecho de banco para la Administración pública adelantando unas cuantías que para muchos han supuesto incluso renunciar a seguir tratamientos por falta de recursos».

Actualmente, los pensionistas que cobran una renta inferior a 18.000 € anuales tienen un límite máximo de aportación de 8,23 € al mes; los que cobran entre 18.000 € y 100.000 €, de 18,52 € al mes, y, finalmente, los que tienen una renta superior a 100.000 €, de 61,75 € al mes.

En este sentido, la presidenta ha insistido en que el ejecutivo seguirá trabajando para «exigir al Estado la eliminación de este copago, que es injusto y recae sobre los más débiles.» La modificación del sistema de receta electrónica beneficia a 203.772 ciudadanos de Balears.

Esta modificación ha sido posible gracias a la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Illes Balears, que ha impulsado la integración del nuevo sistema en los programas de gestión de las oficinas de farmacia de la Comunitat Autónoma.

En este sentido, la consellera de Salut, Patricia Gómez, ha querido agradecer al Colegio Oficial de Farmacéuticos «su implicación y el gran trabajo hecho con el Servicio de Salud de las Illes Balears para mejorar el acceso a los medicamentos y para paliar las medidas de un Gobierno central que empeoran la salud de los ciudadanos».

Patricia Gómez ha recordado, además, que el Govern balear empezó el año 2016 eliminando el copago de emisión de la tarjeta sanitaria «y lo acabaremos modificando este sistema de aportación farmacéutica, retornando derechos a nuestros ciudadanos».

El sistema de receta electrónica (RELE) contabilizará a partir de ahora las aportaciones de las dispensaciones que se hagan en las oficinas de farmacia y calculará los saldos de los usuarios, hasta que el gasto alcance el límite mensual establecido.

A partir de este momento, los pensionistas ya no tendrán que pagar más. Esta cantidad, una vez superado su límite de aportación, será abonada por el Govern directamente a las farmacias. Hasta ahora, el Servicio de Salud bimestralmente realizaba el reembolso a todos aquellos usuarios que tenían acumuladas cantidades superiores a 10 € —el mínimo establecido para iniciar el procedimiento de pago— en la misma cuenta bancaria en la que se ingresa la pensión.

En los casos de cantidades inferiores, estas se iban acumulando pendientes de reembolsar hasta llegar al mínimo establecido. Con respecto a las cantidades pendientes de reembolsar anteriores al 1 de diciembre, el Servicio de Salud prevé que el último pago se haga efectivo en el mes de abril de 2017.

Desde el año 2012, cuando entró en vigor el decreto estatal, el Gobierno ha abonado a los pensionistas 10.614.519,57 €, repartidos de la manera siguiente:

2012 1.278.399,81€
2013 2.631.646,78€
2014 2.696.338,67€
2015 2.820.833,07€

A la reunión relativa a la modificación del sistema de receta electrónica que se celebró el pasado miércoles en el Consolat de Mar, han asistido, entre otros, la consellera de Salut, Patricia Gómez; el director general del Servicio de Salud, Juli Fuster; el director general de Farmacia, Benito Prósper; el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Illes Balears, Antoni Real; el presidente del Colegio de Médicos, Antoni Bennàssar; la presidenta del Colegio de Enfermería, Rosa María Hernández, y los representantes de la Plataforma de Asociaciones de Pensionistas y Jubilados de Mallorca, Juan Sánchez y Jaume Benet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar