“Sant Joan de Déu es un centro monográfico para la rehabilitación integral y la autonomía de la persona”

JOAN CARULLA / DIRECTOR GERENTE DEL HOSPITAL SANT JOAN DE DÉU DE PALMA DE MALLORCA

JOAN CARULLA / DIRECTOR GERENTE DEL HOSPITAL SANT JOAN DE DÉU DE PALMA DE MALLORCA


Joan Carulla es del director gerente del Hospital Sant Joan de Déu de Palma, un centro hospitalario perteneciente a la Orden de San Juan de Dios, sin ánimo de lucro y dedicado a cubrir las necesidades sanitarias más acuciantes de la sociedad y a hacerlo con un trato humano, “al estilo de San Juan de Dios”. Por esa razón y por el buen hacer profesional, es uno de los dos centros no públicos integrado en la red pública sanitaria balear. El Hospital Sant Joan de Déu de Palma nació en 1955 para atender los estragos de la polio en niños que quedaban físicamente muy afectados y estigmatizados. Hoy se dedica a un objetivo ambicioso: que las personas recuperen la autonomía tras un problema de salud grave.

Juan Riera Roca
P.- Desde 1955 hasta hoy el Hospital Sant Joan de Déu de Palma se ha convertido en un referente histórico (¿quién no conoce a algún niño, hoy adulto, que haya pasado por sus instalaciones, víctima de malformaciones derivadas de la polio?) avanzando en lo que se conoce como atención sociosanitaria.

R.- Actualmente el Hospital Sant Joan de Déu de Palma no es un centro sociosanitario. Este hospital, a lo largo de su historia ha experimentado muchas modificaciones porque ha tenido que ir adaptándose a las necesidades sanitarias de la población y a las concertaciones de servicios con la sanidad pública, es decir, hacer lo que interesaba a cada momento a las autoridades sanitarias. El Hospital nace en 1955 cuando la Orden de San Juan de Dios acude a Mallorca porque había una alta prevalencia de niños con problemas de poliomielitis y atender a esos enfermos era la gran necesidad del momento: tenían grandes necesidades de rehabilitación e incluso esos pacientes sufrían un estigma social. La Orden siempre acude a ayudar en situaciones sociales como esa. Pero ese problema de la polio desapareció.

P.- Y el hospital tuvo que buscar su razón de ser y de ese modo hemos evolucionado.

R.- Sí. Ya era en los años 70 y ya se notaba la inversión de la pirámide poblacional, con un mayor envejecimiento de la sociedad. Por ello, el hospital se orientó hacia la geriatría y hacia un centro sociosanitario, manteniendo, eso sí, lo que tenía desde el principio, un servicio de cirugía ortopédica, puesto que esos niños que tuvieron polio necesitarían en su momento de alguna corrección quirúrgica. Esta forma de ser se mantuvo un tiempo. Incluso cuando se hizo el Hospital de Son Llàtzer ya se diseñó dimensionando el área quirúrgica de Traumatología teniendo en cuenta que aquí ya había un servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica.

P.- Y hoy…

R.- El Hospital, estos últimos años, ha dejado de ser un centro sociosanitario y dedicado a la geriatría para convertirse en un centro casi monográfico dedicado a la rehabilitación integral o, mejor dicho, un centro dedicado a la promoción de la autonomía. Ya sea para un paciente mayor que ha tenido un proceso agudo, como por ejemplo un anciano que ha tenido una neumonía, y le quedan problemas de autonomía, como tras haber estado un tiempo encamado, sufriendo, por seguir con el ejemplo, un síndrome de inmovilidad. Nosotros lo que intentamos es que no pierda esa autonomía que a esas edades es muy importante. Nos dedicamos de ese modo al paciente geriátrico, pero también al paciente traumatológico, al que necesita una cirugía porque se tiene que poner una prótesis de rodilla o de cadera, o una corrección quirúrgica de codo, de hombro… O un paciente que ha tenido un ictus. Y desde hace un año, a pacientes que han tenido una lesión medular. Hemos pasado de ser un centro al que las personas mayores venían a pasar periodos relativamente largos a ser un centro especializado en la rehabilitación integral de las personas.

P.- Todo eso con el apoyo de un elenco de servicios hospitalarios importante.

R.- Todos los servicios que tenemos –el de Geriatría, pero también los de Medicina Interna, Cardiología, Neurología, Reumatología, el de Psicología, Rehabilitación –van encaminados no solo a recuperar una patología sino a promocionar la autonomía de esa persona que padece un problema que puede haberla comprometido. Cuando hicimos nuestro último plan estratégico se reorientó todo el hospital hacia un centro monográfico para la rehabilitación integral y la autonomía de la persona.

P.- Punto de inflexión, debió ser, y ya va para dos años, la terminación de la segunda fase del Plan Director y las nuevas instalaciones del hospital.

R.- Llevo como gerente más de 9 años y desde el principio se trabajó en reorientar el hospital hacia su integración en la red hospitalaria pública balear. Se trabajó en la penúltima legislatura con el conseller Vicenç Thomàs (PSIB- PSOE); luego en la última legislatura hubo una serie de cambios en la etapa del PP que de alguna manera pararon este proceso de integración, hasta que con el conseller (del PP) Martí Sansaloni ya se concretó, con el apoyo mayoritario en el Parlament balear. Y ahora continuamos trabajando con total sintonía con la actual consellera.

P.- ¿Cuál es la actividad del hospital?

R.- El hospital tiene ahora una configuración de 200 camas, todas abiertas unos 4 meses al año y el resto de meses hay abiertas 180. Siempre hay una reserva de 20 plazas para problemas puntuales, como la epidemia de gripe. El año pasado realizamos 50.000 consultas en las distintas especialidades y 3.500 intervenciones quirúrgicas. Destaca la actividad en rehabilitación: 340.000 técnicas de rehabilitación al cabo del año, lo cual significa que habremos atendido en ese periodo unas 5.000 personas distintas. A eso hay que sumar unas 900 personas a las que atendemos en domicilio a través de un programa que cubre toda Mallorca, para personas con dificultades para desplazarse a los centros de rehabilitación.

P.- Me decía antes que se cumple un año de la apertura de la Unidad de Lesión Medular.

R.- Los niveles de satisfacción tras la creación de esta unidad han sido muy altos. Viene avalada no solamente por el Ibsalut sino por las dos asociaciones de afectados, Asprom y Aspaim. En este primer año hemos realizado 70 revisiones a pacientes que las necesitan como mínimo una vez al año. Ellos lo llaman ‘pasar la ITV’. Los ve la enfermera, el rehabilitador, el urólogo… Son 70 pacientes y sus familias que han visto evitado el desplazamiento a un centro en la península. Además, durante este primer año hemos tenido hospitalizados a 25 pacientes diferentes, víctimas de lesión medular, que de no haber existido esta unidad deberían haberse desplazado a la península, en procesos largos y pesados, con los consiguientes problemas.

P.- ¿Esta unidad evita todos los desplazamientos a la península de lesionados medulares?

R.- Queda aún mucho por hacer. La Unidad está preparada para lesionados medulares con un determinado nivel, pero a pacientes agudos con un nivel de afectación medular alto todavía no es posible atenderlos en el centro. Estos casos de afectación más alta aún se derivan a los centros de referencia estatal de Toledo y Barcelona. Una vez han pasado esa fase aguda y se estabilizan sí que se pueden hacer aquí las revisiones anuales aquí e incluso la fase más media o última de su rehabilitación. Era importante poder atender a esa mayoría de pacientes con nivel de afectación medular medio y bajo y sobre todo evitar los desplazamientos para las revisiones.

P.- Trabajan también la Medicina del Deporte.

R.- Dentro del enfoque del hospital hacia la rehabilitación integral pensamos que deberíamos desarrollar una prevención de las lesiones que puedan sufrir las personas que hacen deporte. Cada vez hay más personas que realizan actividades deportivas, incluso algunas de riesgo. Hoy hasta el ‘running’ se ha convertido en una actividad de riesgo si la practican personas no preparadas y antes deberían haberse asegurado de poder afrontar esa actividad física. Por ello, aunque no es algo incluido en la cartera pública de servicios sanitarios, hemos creado una Unidad de Medicina del Deporte, aportando nuestro granito de arena como centro dedicado a la promoción de la autonomía.

P.- ¿En qué consiste este servicio?

R.- Contamos con cardiólogos especializados, así como con especialistas en Medicina del Deporte. Desde que esta unidad se ha puesto en funcionamiento estamos atendiendo a algunos deportistas de élite, además de atender también a otras personas que viendo la importancia de cuidarse antes de realizar esfuerzos de este tipo han pedido hacerse una revisión en esta unidad. Ahí se realizan una serie de pruebas, una revisión médica con un ecocardiograma, y una prueba de esfuerzo con gases. Así estas personas pueden saber con una cierta garantía si están en condiciones de afrontar determinados retos.

P.- ¿Y se llevan muchas sorpresas?

R.- Pues sí. Se dan casos de personas que tras el ecocardiograma o el electro se le han apreciado determinadas alteraciones que después, con la prueba de esfuerzo se han podido conocer con más exactitud y se les han podido hacer una serie de recomendaciones, que de otro modo hubieran supuesto un alto porcentaje de riesgo de padecer un ángor o un infarto.

P.- Proyectos de futuro.

R.- En este campo de la rehabilitación hay siempre un largo camino por recorrer. Este año vamos a trabajar, con el apoyo de fondos de la Obra Social de San Juan de Dios en implementar terapias complementarias de utilidad para estos pacientes neurológicos que hacen estancias largas ingresados en el hospital. Me refiero a la Musicoterapia, la Arterapia o de la terapia complementaria con animales –perros y caballos –y este año incorporaremos también la figura del monitor de tiempo libre y ocio para personas ingresadas con problemas neurológicos y medulares, de modo que puedan hacer actividades de tiempo libre y ocio relacionadas con algún deporte. Cada paciente tiene su historia y hay algunos que a través de la música, el arte o los animales pueden conseguir una mayor conexión con el terapeuta y así mejorar. En materia de innovación vamos a incorporar el uso de exoesqueletos.

P.- Ustedes cuidan mucho también la vertiente humana de la atención.

R.-. Tanto o más importante que la tecnología y los especialistas –tenemos, en el ámbito de la rehabilitación, 31 fisioterapeutas, ocho terapeutas ocupacionales, cinco logopedas y dos neuropsicólogos –pero también, y esto es algo común en todos los hospitales de la Orden de San Juan de Dios –es muy especialmente cuidado el trato humanizado con los pacientes y sus familias. En todos los hospitales de Baleares se trabaja muy bien, pero nosotros, donde intentamos tener un sello diferencial es en el trato cercano y humano con las personas que atendemos. Los hospitales de la Orden, más de 250 en más de 50 países, su razón de ser desde hace 500 años, su misión es atender a las personas “al estilo de San Juan de Dios”, tal como te gustaría que te atendieran a ti en ese mismo trance.

P.- ¿Y eso, cómo se plasma?

R.- A la hora de incorporar nuevos profesionales es fundamental y en el proceso de selección lo cuidamos mucho: el trato personal, de cariño, a las personas y a las familias. Por ello tenemos tasas muy altas de satisfacciones, reflejadas en las encuestas a pacientes, anónimas y voluntarias. Y eso es porque el profesional sabe tratar al paciente, comprender su entorno familiar y personal, decirle las cosas de la manera más adecuada, mirarle a la cara, darle la mano o ponérsela en la espalda. Es muy importante la parte relacional, de empatía, de que el enfermo se sienta protegido por ese profesional, acompañado en padecimiento. En esa línea tenemos algo que pocos hospitales tienen: un equipo de atención psicosocial formado por tres psicólogos que acompañan a los pacientes y a las familias que están en una situación de padecimiento especial. Este año pasado hemos atendido a 547 personas por este equipo, destinado únicamente a aliviar el sufrimiento desde un punto de vista psicológico, emocional y espiritual, más allá de la propia enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar