“La beca del Patronat Científic me ha ayudado a realizar una gran experiencia profesional”

Marta Ruiz López

Marta Ruiz López

Marta Ruiz López acaba de regresar de Nueva York, donde ha estado tres meses realizando prácticas de rotación externa en el Hospital Mont Sinaí, con la ayuda de una de las becas de rotación externa que ha otorgado el Patronat Científic del Col·legi de Metges. La doctora Ruiz López, residente de 4º año del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Son Espases y nacida en Salamanca en 1985, sabe que una sub especialidad como la suya, los trastornos del movimiento, requiere de una formación que deberá ir mucho más allá, tras la residencia que está a punto de finalizar.

P.- ¿Por qué eligió el Hospital Mont Sinai de Nueva York para realizar prácticas?

R.- El motivo de haber elegido el Hospital Mont Sinai para mi rotación es que es un centro de referencia a nivel mundial en el tratamiento neuromodulador de enfermedades neurológicas que cursan con trastornos del movimiento, como la enfermedad de Parkinson, las distonías y el temblor esencial. Esta subespecialidad es la que más me gusta, y sobre la que intentaré seguir formándome.

P.- ¿Cómo ha sido la experiencia de estos tres meses en el Mont Sinai?

R.- La experiencia en general ha sido muy positiva, en todos los sentidos. La verdad es que todos los componentes de la unidad de trastornos del movimiento con que he trabajado han sido muy amables conmigo, me lo hicieron bastante fácil todo.

P.- ¿Qué aporta este tipo de rotación, qué se trae?

R.- Me traigo una buena formación, aunque me gustaría continuar adquiriendo conocimientos en esta subespecialidad. Normalmente, un residente de neurología general no rota tanto tiempo sobre una subespecialidad concreta como es esta. Ahora en nuestro hospital (Son Espases) van a empezar a realizar cirugía de Parkinson, y será interesante adquirir habilidades también sobre esta cirugía, ya que a pesar de que es bien conocida, pues todavía aquí no se estaba haciendo.

P.- ¿Qué le aporta la rotación externa?

R.- Sobre todo el inglés, aprender a manejarte y a ver pacientes y explorarles en otro idioma, que e s muy importante, y la experiencia también de ver cómo se trabaja en otros hospitales, cómo lo hacen en otras clínicas, los medios que tienen, salir un poco del sitio donde estás todos los días y ver cómo se hacen las cosas en otros sitios es muy importante.

P.- ¿De qué manera le ha ayudado la beca del Patronat Científic?

R.- Aunque ya tenía en mente ir a Nueva York, la beca del Patronat Científic ha sido una ayuda muy importante porque se trata de una ciudad muy cara. Ha sido una gran ayuda.

P.- Está a punto de finalizar la residencia. ¿Cuál es su perspectiva laboral cuando acabe la especialización?

R.- Muy mala, la verdad. Ahora no hay mucho trabajo por desgracia y en nuestro hospital no hay opción de quedarse. Lamentablemente, la opción más plausible es irse al extranjero a buscar empleo. Por eso, la realización de becas de rotación externa te posibilita conocer gente que podría abrirte algunas puertas en el extranjero, para conseguir alguna beca que me permita seguir formándome después de la residencia. Ahora mismo, mi futuro profesional está más fuera que aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud