“Nuestro objetivo es convertir Son Dureta en el centro sociosanitario de referencia”

La consellera Carmen Castro acaba de afrontar la presentación del Plan de Medidas para el Equilibrio Económico del Govern balear que suponen una serie de recortes en el gasto sanitario. Sin embargo estas medidas no han de afectar a la calidad y la cartera asistencial. La consellera responde en Salut i Força a las preguntas que se formulan muchos ciudadanos.

P.- El elemento más llamativo del programa de equilibrio es sin duda el cierre de los hospitales General y Joan March. ¿Supone esta medida realmente un “cierre” de hospitales o es más bien un traslado a un centro sanitario nuevo, el reformado Materno Infantil de Son Dureta, como lo fue el traslado de Son Dureta a Son Espases?

R.- Nuestro objetivo final es convertir Son Dureta en el centro sociosanitario de referencia en Mallorca. Así lo contemplaba el PP en su programa electoral, y así pretendemos llevarlo a cabo en cumplimiento de una promesa electoral que los ciudadanos han respaldado. Se unifica la atención sociosanitaria en un único centro sociosanitario de referencia. El Plan de reordenación sociosanitaria de Mallorca prevé crear un espacio unificado, ubicado en el complejo del Hospital Son Dureta, que acoja a los pacientes que actualmente reciben atención en los hospitales Joan March y General. Me gustaría dejar claro que esta medida no conlleva la desaparición de ninguna prestación sanitaria. Esta Conselleria es consciente de la importancia de contar con un centro de referencia sociosanitario y de la importante labor que realizan los profesionales con los pacientes crónicos y de larga estancia. Ello permitirá una gestión integrada y unificada de la asistencia sociosanitaria. Acometer esta plan llevará su tiempo y por lo tanto hemos previsto un calendario de actuaciones en el cual en una primera fase se trasladarán los pacientes del Hospital Juan March a otros dispositivos asistenciales (Hospital Virgen de la Salud, Hospital Cruz Roja y Hospital San Juan de Dios). Y Una vez adecuadas las instalaciones necesarias de Son Dureta –previstas para el segundo semestre de 2013- se procederá a trasladar a los pacientes del Hospital General directamente a las nuevas instalaciones. Hemos formado una comisión que trabaja en dos aspectos: un plan de reordenación de los recursos humanos y un plan funcional de remodelación y apertura de Son Dureta.

P.- Este cambio de hospitales ¿supondrá alguna variación o detrimento de los servicios sociosanitarios que reciben ahora pacientes crónicos, terminales, de larga duración, geriátricos, discapacitados, toxicómanos?

R.- Nuestra intención al llevar a cabo este plan es todo lo contrario, mejorar los servicios que reciben los pacientes y el ambiente de trabajo de los profesionales. Nosotros proponemos la creación de un único espacio, totalmente reformado, en el edificio materno-infantil de Son Dureta, que unifique toda la actividad, con una gestión más eficaz. Es cierto que tanto el Hospital Joan March como el General han sufrido reformas en los últimos años, pero los informes técnicos aconsejan realizar toda una serie de actuaciones para adaptarlos a los estándares hospitalarios. Estas actuaciones supones, sólo este año, 700.000 euros para las arcas públicas.

P.- ¿En qué consiste la reforma de Son Dureta que se efectuará para la creación de este nuevo centro sociosanitario, cómo quedará el “nuevo” Son Dureta y en que qué plazo se espera que esté listo?

R.- La ubicación del espacio sociosanitario está planteada en el edificio materno-infantil del complejo Son Dureta. Como todo el mundo sabe, el solar es titularidad de la Tesorería General de la Seguridad Social y está cedido a la comunidad autónoma con un uso sociosanitario. Con el proyecto de cambio de ubicación pretendemos, por un lado, dar uso a unas instalaciones de las que disponemos y que actualmente están vacías (evitando la repetición de otro caso Gesa) y por otro lado, invertir en un proyecto de futuro. No estamos a favor de continuar poniendo parches como se ha hecho hasta ahora en unos edificios obsoletos. La intención de la Conselleria es revertir el ahorro que se conseguirá en esta primera parte del proyecto, mediante convenios con la Cruz Roja y San Juan de Dios (ambos hospitales sin ánimo de lucro), en la remodelación de Son Dureta para crear unas instalaciones adecuadas. La primera fase estará acometida antes de finales de 2012 y consiste en trasladar los pacientes del Hospital Juan March a otros dispositivos asistenciales (Hospital Virgen de la Salud, Hospital Cruz Roja y Hospital San Juan de Dios). La segunda fase, de adecuación de las instalaciones de Son Dureta está prevista para el segundo semestre de 2013, momento a partir del cual se procederá a trasladar a los pacientes del Hospital General directamente a las nuevas instalaciones.

P.- Una vez readaptada Son Dureta a las nuevas necesidades, ¿de cuántas camas y servicios dispondrá en comparación a lo que hay ahora en el Hospital General y en el Joan March?

R.- El número de camas previsto en el plan de reordenación sociosanitaria de Mallorca es el mismo que suman los hospitales Juan March y General. En ningún caso la reorganización prevé una disminución de las prestaciones sanitarias.

P.- ¿Cómo afectará el nuevo escenario de equilibrio a los profesionales: más horas de trabajo, menos tiempo libre, finalización de contratos?

R.- Somos conscientes de que son medidas duras y difíciles pero necesarias para garantizar la sostenibilidad y la viabilidad de nuestro sistema sanitario. Hemos tenido que tomar medidas de eficiencia en la gestión porque durante más de 10 años se ha gastado más de lo que se tenía. Supondrá un esfuerzo y un sacrificio por parte de los profesionales, eso es innegable, pero medidas como la suspensión temporal de la carrera profesional o el incremento de horas laborales, tienen como objetivo mantener en la medida de lo posible las plantillas profesionales. Respecto a las medidas de eficiencia relativas a recursos humanos, sabemos que suponen un gran esfuerzo para los profesionales que son el motor de nuestro sistema sanitario y a los que no podemos dejar de agradecer la labor que realizan a diario. Es importante recordar que las medidas que afectan directamente al personal son de carácter temporal y debidas a la situación económica. Hay que tener en cuenta que el anterior equipo de gobierno ya congeló la carrera profesional a finales de la pasada legislatura dada la coyuntura económica, por lo que hace presuponer que está de acuerdo con este tipo de medidas que buscan repartir el esfuerzo entre todos para que repercuta lo mínimo posible en el bolsillo y las prestaciones de los pacientes. Mantener un servicio sanitario de calidad, como el que tenemos en Baleares, es difícil y costoso. Como ejemplo señalar que el coste mensual destinado al pago de nóminas es de 57,4 millones de euros, es decir, 1 de cada 2 euros del presupuesto del Servei de Salut está destinado a pagar nóminas.

P.- También se ha previsto modificar los horarios de los centros de salud. ¿Cómo afectará esto al paciente?

R.- Como ya he dicho, la premisa básica en la aplicación de medidas sanitarias dentro del Plan de Equilibrio Económico ha sido salvaguardar las prestaciones de los pacientes. En este caso en concreto la afectación al usuario de los centros será mínima ya que las estadísticas con las que trabaja el Servei de Salut muestran que el 88 por ciento de las visitas a Atención Primaria en Mallorca se realizan entre las 8 y las 17 de la tarde. A partir de las 17:30 horas los usuarios podrán acudir a los centros de salud que estarán abiertos como PAC (Punto de Atención Continuada) y por lo tanto podrán recibir atención urgente. Además, esta medida se verá compensada con el incremento del horario laboral de los profesionales de 35 a 37,5 horas semanales.

P.- ¿Será muy caro aparcar en Son Espases para los pacientes? ¿Tendrán facilidades los profesionales? ¿Se establecerá una red de transporte público para facilitar el acceso sin coche?

R.- En primer lugar hay que dejar claro que la Conselleria no aplica esta medida por capricho, sino estrictamente por imperativo del pliego de condiciones de la adjudicación del Hospital Son Espases, en el que se recoge la explotación de las plazas de aparcamiento. Retrasar el pago del parking de Son Espases supone para las arcas de la Comunidad Autónoma pagar 1 millón de euros anuales a la Concesionaria en concepto de explotación a terceros. El anterior Govern no se atrevió a tomar esta decisión, pero estamos obligados por contrato. El parking contará con 936 plazas de aparcamiento gratuitas, el doble de las plazas que tenía Son Dureta.

P.- ¿Qué efectos tendrá la creación de una central de compras?

R.- El Servei de Salut pondrá en marcha una central de compras unificada para todos los centros dependientes. Este modelo de gestión tiene por objetivo reducir los costes y obtener un ahorro aproximado del 20% de las compras. Se trata de mejorar la eficiencia y optimizar los procesos y la logística (cadena de suministro) de la sanidad balear.

P.- ¿Y de una central de análisis? ¿Lo notarán los pacientes?

R.- El Hospital Son Espases acogerá un laboratorio unificado, que centralizará todas las pruebas que se realizan en los diferentes centros sanitarios de la Comunitat Autónoma. Los pacientes no notarán ninguna diferencia en la obtención de sus pruebas, sin embargo este sistema permitirá reducir los costes en la prestación de los laboratorios de análisis clínicos una vez analizadas las necesidades, definido un catálogo de pruebas y peticiones y determinados los requerimientos tecnológicos necesarios.

P.- En total, ¿cuál es la previsión de ahorro de estas medidas?

R.- En total las medidas previstas en el Plan de Equilibrio Económico estiman un ahorro cercano a los 95 millones de euros, de los cuales 68,5 millones de euros pertenecen a medidas de eficiencia en la gestión y 26,4 millones de euros en medidas de eficiencia de los recursos humanos. Este Plan representa un esfuerzo realizado por todo el Govern para cumplir el objetivo comprometido de reducción del déficit al 1,5 % y evitar la intervención de la Comunidad Autónoma, lo que conllevaría una pérdida del control de nuestras cuentas y que otros gestionen y tomen las decisiones por nosotros.

P.- ¿Son todas ‘eternas’ o se prevé realizar cambios en el futuro y reducir los recortes cuando la situación mejore?

R.- Todas las medidas tomadas atienden a una necesidad inmediata de reducir el déficit que sufre la Comunidad Autónoma con el único objetivo de garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario. Ahora bien, la Conselleria se plantea esta difícil situación como una oportunidad para mejorar la gestión y establecer las bases de un sistema más equilibrado, ajustando el gasto al presupuesto, evitando los endeudamientos insostenibles que nos han llevado a esta situación, y en definitiva, optimizando los recursos. Ello quiere decir que dentro del Plan hay medidas que nos hemos visto obligados a tomar que son temporales y que en el momento en el que revierta la situación económica actual irán desapareciendo, como es el caso de la carrera profesional, la disminución de la actividad quirúrgica durante los meses de verano, o en general las que afectan al personal laboral. Pero también estamos aplicando otras medidas de eficiencia en la gestión que a largo plazo supondrán un sistema sanitario sostenible y equilibrado, como es la creación de una central de compras, la creación de un laboratorio centralizado, la reordenación sociosanitaria de Mallorca, o el fin del turismo sanitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud