“Sabemos curar y lo hacemos bien; el desafío de futuro es ahora cuidar mejor a las personas”

Acaba la legislatura y a pocos días de las elecciones el conseller de Salud, el doctor Vicenç Thomàs resume el trabajo hecho y plantea los desafíos y proyectos de futuro, el principal de los cuales es mejorar los cuidados una vez consolidada la capacidad de curar del sistema sanitario.


P.- Recién terminada la legislatura, ¿cuáles cree que han sido los logros más destacados tanto en materia de infraestructuras, asistencia y desarrollo legislativo en pro de la salud en las Islas Baleares?

R.- Hemos trabajado mucho y creo que bien, porque nos hemos dedicado. Uno de los ejes importantes ha sido la mejora de las infraestructuras, especialmente en Atención Primaria. Otro de los ejes ha sido pensar en el bienestar de las personas. Y hemos tenido que trabajar en el concepto de equidad, algo necesario dado que vivimos en una comunidad pluri insular y hemos tenido que hacer cosas para acercar los servicios sanitarios. Hemos mejorado las condiciones de los profesionales, que son nuestro activo más importante. Si hablamos de cada una de estas líneas podemos recordar los más de 100 millones de euros de inversión en Primaria, unas 40 actuaciones en equipamientos nuevos y mejoras, lo que implica que 500.000 personas tienen cerca de su casa un centro de salud nuevo. Eso supone mejor atención sanitaria y mejores condiciones de trabajo para los profesionales. En el ámbito hospitalario hemos puesto en marcha el hospital de referencia de Baleares, que es de por sí un gran reto de futuro. Y hemos puesto en marcha la nueva infraestructura hospitalaria de Can Misses, en Ibiza. Con una inversión de más de 140 millones de euros, una vez que esté acabado el nuevo Can Misses podremos decir que la infraestructura hospitalaria estará acabada y que el hospital más antiguo será el de Manacor, que fue abierto en 1996. En el ámbito legislativo hemos desarrollado dos leyes, una de Salud Pública. Un instrumento que facilitará poner en su lugar la promoción de la salud, la prevención de la enfermedad y la atención a la cronocidad. Tenemos un escenario que curar y otro que es cuidar. El reto del futuro es promocionar esos cuidados cuando ya no podamos curar. Otra ley, más organizativa, ha sido la de las fundaciones públicas sanitarias que ha armonizado las condiciones de trabajo de nuestros trabajadoes.

P.- En particular en las llamadas Islas Menores, aunque no menos importantes, Eivissa-Formentera y Menorca, ¿con qué planta sanitaria afronta el futuro y cuáles son sus perspectivas de desarrollo?

R.- Hemos trabajado para promover la equidad mejorando la accesibilidad. En Eivissa comenzamos con una inversión de casi 6 millones para mejorar el actual Can Misses y luego hemos puesto en marcha el nuevo hospital; cinco nuevos centros de salud de modo que el 70% de los ibicencos tiene en estos momentos infraestructuras de Primaria nuevas. En Eivissa hemos aumentado un 10% en médicos y enfermeras y puesto en marcha nuevas especialidades (reproducción asistida, cirugía máxilofacial, oncología…). En Formentera el reto era consolidar el nuevo hospital. Y en Menorca tuvimos que poner en marcha el nuevo Hospital Mateu Orfila, hemos mejorado en problemas antiguos (ahora tenemos más oncólogos, pediatras, radiólogos, llegará un nuevo neumólogo y cardiólogo). Hay un nuevo centro de diálisis en Ciutadella, los centros de Verge del Toro y Es Castell y tenemos como reto de futuro la ampliación del centro de Canal Salat. Y ha aumentado mucho la actividad. Y se ha consolidado una intensa línea de colaboración para acercar servicios de Son Espases a las islas menores.

P.- La mejora de la Atención Primaria es siempre un gran reto, por mucho que ya se haya hecho. ¿Cuáles son los desafíos en este ámbito?

R.- Veníamos de una situación mala, que creo que se ha mejorado. Daré unos pocos datos: hemos bajado las tarjetas asignadas a cada médico de familia en un 11%, es decir, 200 personas menos por médico. Hemos aumentado en 152 los profesionales, médicos y enfermeras. En estos momentos hay una presión asistencial de 30 personas día, una de las más bajas de España. Y hemos adecuado prestaciones para aumentar la resolución de los médicos de familia. Hemos de mejorar más la relación con los hospitales, como ya se ha hecho con la historia de salud compartida. Los retos pasan por aumentar la capacidad de organización de los centros, potenciar la atención domiciliaria básicamente a través de enfermería. Y hemos de mejorar la distribución de cargas burocráticas y administrativas. A eso ayuda mucho tanto la historia clínica informatizada como la receta electrónica. Médicos, pediatras y enfermeras han de trabajar más cerca de las personas y han de aumentar su capacidad de resolución.

P.- Cualquier desafío que se quiera poner en marcha en el ámbito sanitario en el futuro tiene que pasar sin duda por un modelo económico que lo haga posible: ¿Será la próxima legislatura la del ahorro en sanidad?

R.- Ésta legislatura ya ha sido diferente. Escenarios de otras legislaturas de aumentar un 10 o un 12% el gasto ya han pasado a la historia. Desde hace dos años –y aún por un tiempo más –si no podemos gastar más cada año hay que aplicar dos conceptos, austeridad, priorización y eficiencia. Los profesionales han de ser conscientes –ya lo son –del escenario en el que están. Y hemos de ser eficientes todos: los gestores, los profesionales sanitarios y también los ciudadanos, a los que pedimos que hagan un uso responsable de los servicios sanitarios y en el cuidado de su salud.

P.- Los ajustes económicos, la implantación de la eficacia tienen que pasar también por adecuar la plantilla sanitaria a la mejor atención. ¿Qué iniciativas ofrece en materia de personal, en unos momentos, además, de arranque del nuevo modelo de carrera profesional?

R.- Primero, tenemos unos excelentes profesionales, capaces de adaptarse. Es nuestro más importante capital. Hemos hecho una Oferta Pública de Ocupación, que aún no está cerrada, y que nos permite dar estabilidad a 3.000 trabajadores. Esto es importante y ahora más. Una vez hecho esto hay que planificar el futuro con un plan de recursos humanos. Y tal vez posibilitar una mayor movilidad de los profesionales para corregir desequilibrios. Las condiciones laborales, el clima laboral han de ser correctos y eso quiere decir encontrar elementos de motivación, uno de los cuales es la carrera profesional, cuya fase ordinaria hemos desarrollado. Es un elemento de motivación con el que los profesionales pueden ver reconocido su trabajo bien hecho mediante la evaluación. Es un camino que hemos de potenciar, que los profesionales desean y que no se había desarrollado antes.

P.- Y estando ya de lleno en la era de las tecnologías de la información, ¿seguirá siendo la sanidad pública balear pionera en este campo?

R.- Uno de nuestros grandes aciertos es que llevamos 9 años potenciando estas líneas. Haber tenido en el año 2002 el primer hospital de España sin papeles, Son Llàtzer, nos ha facilitado un camino que nos ha llevado en estos momentos a poder tener una historia de salud integrada, lo que permite mejorar coordinaciones entre médicos, programas de patologías crónicas para que lo que se hace un lado no se vuelva a repetir en otro. La receta electrónica mejora la accesibilidad del ciudadano, mejora la prescripción y nos ayuda a hacer un uso racional del medicamento y a ahorrar. Y disminuimos con ello en un 10% las demandas de cita con el médico o la enfermera. Proyectos como el tele-ictus, hacia Menorca o Eivissa, o programas como los de tele-rehabilitación.

P.- ¿Verá el primer periodo de la próxima legislatura la apertura de la Facultad de Medicina?

R.- Tener los estudios de Grado de Medicina es un proyecto estratégico que necesita esta comunidad. Son Espases ha de ser un gran hospital docente y de investigación y para eso necesitamos que tenga los estudios de Grado. No tenerlos es la excepción en España. Tendremos fondos que solo llegan a hospitales con estudios de Grado. Cuando lo tengamos todo será una realidad. Trabajamos para que sea para el curso 2012-2013.

P.- ¿Cuál es el desafío de futuro de la salud mental en Baleares?

R.- Un espacio es la atención a la enfermedad aguda, en el que tenemos un ámbito correcto, pero mejorable. Ya hemos hecho hospitales de día, como el de Menorca, que no existía, hemos creado el Instituto Balear de Salud Mental Infanto Juvenil (IBSMIA) que es ha sido muy bien acogido especialmente por las familias. El plan director de reforma del Hospital de Manacor contempla un hospital de día psiquiátrico, tenemos pendiente la unidad del centro de salud de Pere Garau, acabamos de abrir la unidad de Palmanova, el nuevo hospital de Can Misses lleva incorporado un hospital psiquiátrico de día, lo que nos permitirá hacer una unidad de rehabilitación. Y en salud mental tenemos una serie de retos que no son asistenciales sino de la cronicidad con un problema social: pisos tutelados, centros de día, etcétera, recursos sociales que necesitan un impulso. En el antiguo Son Dureta se adaptarán espacios para recursos de salud mental, básicamente cronicidades u hospital de día para patología dual.

P.-¿Qué nuevos modelos de gestión clínica y de patologías espera poder desarrollar en el futuro?

R.- Trabajamos para encontrar formas de atender mejor. Hay modelos organizativos que pueden ayudar. Hace poco presentamos un Instituto de Oncología entre los hospitales de Manacor y Son Llátzer, juntando recursos para atender mejor a los ciudadanos. Ensamblar los recursos para mejorar la atención. Esto lo hacemos también en Son Espases, en modelos de organización internos en los que ellos conjuntan patologías con problemas similares para tratarlos mejor con los recursos que tenemos. Son proyectos que han de liderar los profesionales. El Instituto de Salud Mental Infanto Juvenil es un ejemplo claro de estos nuevos modelos. Esto mejora la calidad asistencial y la satisfacción de los enfermos. Otro proyecto, muy ligado a las NTIC es integrar toda la clínica y toda la documentación.

P.- Salut i Força cumple con este ejemplar su cita número 200 con los lectores. ¿Cómo valora usted este medio de comunicación decano de la sanidad y la divulgación médica en Baleares? ¿Cree que es una buena herramienta de divulgación y formación sobre la salud?

R.- Primero, felicidades por estos años. Sé que no ha sido fácil. Creo que la revista tiene dos ámbitos, proporciona información del amplio mundo de la salud y que muchas veces son los propios profesionales de la salud los que proporcionan esta información. Son dos elementos importantes. ¡Felicidades!

P.- Conseller, resuma los desafíos del futuro.

R.- Creo que lo que nos jugamos los próximos años es atender mejor a las personas. Estamos en una coyuntura determinada. Tenemos un sistema nacional de salud muy bueno, pero que está orientado a curar. El reto de futuro, una vez consolidada esta función de cuidar tiene dos vertientes, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad y cuidar, atendiendo la cronicidad, la discapacidad. Son Dureta será un espacio sociosanitario en este ámbito. Éste es el nuestro compromiso de futuro. Hay que aumentar la educación en salud en las escuelas. Trabajar en comunidad porque muchas decisiones de fuera de la salud tienen que ver con la salud. Hay que prevenir la obesidad infantil. Desarrollar un plan de detección precoz de cáncer colon en mayores de 50 años. Y dentro del ámbito asistencial, la enfermera ha de asumir más competencias; mejorar la Primaria como pasar de más de un 80% a un 100% de personas que puedan ser atendidas por su médico de cabecera antes de 48 horas y ofrecer la opción de una segunda opinión médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud