“USP Palmaplanas es hoy en día la clínica de referencia de la sanidad privada en Mallorca”

SERGIO BERTRÁN, DIRECTOR GERENTE de USP CLÍNICA PALMAPLANAS


Bertrán explica la fase de consolidación y mayor especialización en la que se encuentra la clínica


Nombrado director gerente de la Clínica USP Palmaplanas en septiembre de 2008, Sergio Bertrán acaba de cumplir dos años al frente de la clínica más “joven” de la sanidad privada mallorquina. Asegura que la clínica tiene vocación de crecimiento y que sus indicadores de actividad corroboran la confianza de médicos y pacientes en la calidad asistencial y tecnológica con la que cuentan sus instalaciones. Y para muestra un botón: el imparable auge del servicio de Ginecología y Obstetricia. A punto de cumplir siete años desde que la clínica iniciara su prestación sanitaria, Salut i Força entrevista al director de USP Palmaplanas, Sergio Bertrán.

P.- En septiembre de 2008 se incorporó como director gerente de USP Clínica Palmaplanas. ¿Qué balance hace de estos dos primeros años en el cargo?

R.- Claramente positivo. La Clínica USP Palmaplanas es hoy en día la clínica de referencia de la sanidad privada en Mallorca. Es evidente el crecimiento que ha tenido la clínica, cada vez son más los usuarios que confían en nosotros y, por dar datos concretos, la actividad de la Clínica en estos dos años ha crecido un 20 por ciento. Con ese balance, estoy muy orgulloso de cómo está funcionando la clínica.

P.-¿Qué prioridades se marcó y qué se ha ido cumpliendo?

R.- Esta es una clínica muy joven, es la última y la más moderna de Mallorca y tiene un proceso de crecimiento lógico y obvio a medida que se han ido incorporando cuadros médicos. La calidad asistencial es algo que se transmite de persona a persona. A medida que los usuarios van viniendo a la clínica, van resolviendo sus problemas con un grado de calidad, confort e inmediatez, es evidente que esas cosas se trasladan a la población en general y nos hacen ganar confianza.

P.- Después de casi siete años desde su apertura, ¿en qué fase se encuentra, en la de la consolidación y máxima especialización?

R.- Justo. Es una clínica absolutamente consolidada en la medicina privada mallorquina. Cubrimos todas las especialidades y apostamos por la investigación, la tecnología, la calidad y por el trato personal. Estamos en esa fase de consolidar la clínica y buscar una mayor especialización, técnicas más específicas que no se está haciendo ahora… En definitiva, que los ciudadanos de Mallorca tengan una oferta privada de calidad y más específica.

P.- ¿Cuál es su filosofía?

R.- En general, la sanidad privada mallorquina ha demostrado a lo largo de los años tener una calidad excepcional. Balears en general y Mallorca en particular, ha estado a la vanguardia en la medicina privada y esta clínica no hace más que responder a ese espíritu de calidad. En concreto, aportamos unas mayores dosis de buenas prácticas al pertenecer a un grupo de hospitales que nos permite compartir con otros hospitales punteros a nivel nacional, protocolos clínicos y buenas prácticas. Eso nos da un plus adicional porque tenemos un acceso más inmediato a los últimos avances de la medicina en España.

P.- Hablemos del esfuerzo de USP Clínica Palmaplanas por disponer de la mejor tecnología de vanguardia. ¿Qué destacaría?

R.- Destacaría la nueva incorporación del equipamiento para neurocirugía, el láser verde de última generación, nuestro equipamiento radiológico está a la vanguardia de lo que existe hoy en día en el mercado, todo el material quirúrgico necesario, un quirófano de cirugía cardiaca, etc… Como innovación, hemos instalado en uno de los quirófanos de la clínica el primer laboratorio de extracción y procesamiento de células que se instala en un área quirúrgica. Como ejemplo, su éxito de una reconstrucción mamaria total a través de estas células, nos sitúa a la vanguardia nacional e internacional en este tipo de técnicas.

P.- Indicadores de actividad. Más de 131.000 consultas externas y cerca de 69.000 urgencias totales durante 2009. ¿Qué registros esperan en 2010?

R.- Nuestra vocación es la de crecer, que las personas confíen en nosotros cada vez que tienen un problema de salud y estar a disposición de los ciudadanos de Mallorca para atender sus necesidades. Somos la única clínica de Mallorca que tiene capacidad de poder ampliar sus instalaciones y estaremos pendientes de que la demanda crezca.

P.- USP Palmaplanas dispone de 87.000 metros cuadrados destinados a la atención sanitaria. ¿Existe la posibilidad de ampliar la clínica o no es un reto real a corto plazo?

R.- A corto plazo, no. Es una clínica que ha crecido mucho en pocos años y esa ampliación llegará cuando tenga que llegar. Quienes planificaron esta clínica ya lo hicieron con la idea de prácticamente poder duplicar su capacidad instalada en cuanto a camas y equipamientos en relativamente poco tiempo. Estamos planificando los próximos meses y cómo vamos a mejorar nuestra asistencia para tenerla cada vez mejor.

P.- Quien fuera presidente de la cadena USP durante 12 años, Gabriel Masfurroll en una entrevista concedida a Salut i Força, afirmó que defendía “un modelo sanitario de competencia donde solo sobrevivan los buenos”. ¿Qué opina?

R.- En un entorno competitivo como el actual y en un entorno de crisis como el que vivimos, esa afirmación de Gabriel Masfurroll, cobra más sentido. Hoy en día, la capacidad de elección y la última palabra la tienen los usuarios y ciudadanos que nunca se equivocan porque eligen a los mejores. Nosotros aspiramos a ser los mejores. Sería muy pretencioso decir que somos los mejores porque eso nos restaría capacidad de avanzar y crecimiento porque aprendemos todos los días gracias a los usuarios que son quienes nos dicen lo que hacemos bien y qué debemos mejorar. Escuchamos mucho a los usuarios, pretendemos que nuestra atención al paciente sea la clave de la excelencia, si hacemos caso a sus demandas nos elegirán más.

P.- ¿Cuál es su relación con el nuevo presidente de USP, John de Zulueta?

R.- John de Zulueta es una persona que no necesita ser presentada en el mundo sanitario, es una persona con una gran experiencia y la que más conoce el sector. Hemos tenido la oportunidad de estar reunidos con él todos los gerentes de USP y sus prioridades son mejorar la calidad asistencial, apostar por las nuevas tecnologías, está empeñado en la mejora de los sistemas de información y compartir las buenas prácticas y aprender de los mejores dentro del grupo USP. John de Zulueta está convencido de que siendo grandes, fuertes, coordinándonos, USP seguirá siendo el grupo líder sanitario privado de España.

P.- ¿Cree que hay mercado y viabilidad para cuatro clínicas privadas en Palma?

R.- Nuestro trabajo es centrarnos en nosotros sin mirar a la competencia. La demanda sanitaria en Mallorca siempre ha sido muy importante. No me corresponde a mí contestar a eso porque no todo es una clínica más, una clínica menos. Probablemente haya que redimensionar algunos servicios para atender a la demanda. El ciudadano es el que manda.

P.- En Balears, el porcentaje de aseguramiento privado es del 33 por ciento. ¿Tranquiliza esa fidelidad en este escenario de crisis?

R.- La situación de crisis económica y menor poder adquisitivo puede hacer que algunos ciudadanos decidan renunciar al seguro privado que es algo muy tradicional en Mallorca. Pero no es lo primero que uno reduce de su cesta de consumo, sobre todo, en las personas que han confiado siempre en su médico y su clínica. La crisis la sufrimos todos cuando nuestros usuarios tienen mayores dificultades económicas. El hecho de tener una cuota de sanidad privada más importante que otras comunidades ha hecho que exista una mayor oferta privada en Mallorca. Nos preocupa e intentamos ajustar y ser más eficientes para mejorar competitivamente nuestros costes.

P.- ¿Cómo se logra contratar a médicos teniendo en cuenta la carencia crónica de las islas?

R.- Ofreciéndoles un proyecto en el que se les garantice que van a poder ejercer su actividad de una forma profesional, con el mejor acceso a los equipamientos tecnológicos y teniendo sinergias con otros especialistas del grupo. Haciéndoles atractiva la clínica. La clínica tiene dos clientes: sus médicos y los usuarios. Si somos atractivos para los médicos, lo seremos para sus usuarios. En la clínica todos somos importantes: médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos, cocina… son los que hacen que el servicio sea apreciado por los usuarios pero el médico es la pieza fundamental para que los usuarios tengan confianza. Hay muchos médicos que están queriendo venir a trabajar a USP Clínica Palmaplanas.

P.- ¿No cree que la sanidad pública todavía no ha aplicado la optimización de recursos?

R.- La medicina privada en Mallorca siempre ha estado diciéndole a la Administración su disponibilidad para prestar un servicio público. La discusión sanidad privada-sanidad pública la hacemos en términos semánticos pero es una falacia. Nosotros prestamos un servicio público como medicina privada, en realidad es medicina de gestión privada. No conozco ninguna clínica privada que no se haya puesto a disposición de lo que necesite la Administración Pública pero no podemos obligar a nadie a hacer algo que no quiere. Los ciudadanos al final valoran el servicio de una entidad sanitaria independientemente de que su titularidad sea pública o privada. Nosotros estamos para prestar servicios sanitarios a los ciudadanos. Lo mejor que le puede pasar a un ciudadano es poder elegir y la Administración puede contar con nosotros.

P.- ¿Cómo se encaja el binomio de pertenecer a USP y también depender de una familia ligada a la sanidad balear como es Planas?

R.- La familia Planas tiene una enorme tradición sanitaria en Mallorca. Han desempeñado un papel importantísimo en la sanidad mallorquina donde ha sido referente de la part forana. Estamos compatibilizando ambas cosas. Estamos orgullosos de seguir siendo la clínica de los Planas de toda la vida con un crecimiento como el que hemos tenido. La familia Planas hizo una gran labor en el entorno sanitario mallorquín y USP apostó por esta clínica porque era nueva y moderna. El binomio ha sido correcto y los resultados están ahí. La familia Planas entendió que necesitaba un entorno más profesional de lo que era su actividad y el entendimiento ha sido absoluto, respetando ambas filosofías.

P.- ¿De qué especialidades se siente más orgulloso?

R.- Cuando se dirige a una clínica con todos los servicios es muy difícil destacar alguno porque lo estoy de todos con carácter general. De lo que más orgulloso estoy es del trato humano y de la atención al paciente, eso marca la diferencia entre unos servicios y otros. En cuanto a especialidades concretas es evidente el crecimiento que hemos tenido en Obstetricia, hemos multiplicado por cuatro el número de partos, hemos pasado de tres ginecólogos a catorce y nos alegra que los papás y las mamás cuenten con nosotros como su clínica. Como consecuencia de ello, Ginecología, Pediatría y todos los servicios relacionados con materno-infantil, también funcionan bien. En especialidades cardiovasculares también somos punteros, el equipo de cirugía cardiaca, cardiología general, radiología intervencionista… estamos muy bien posicionados. Incorporamos especialistas de todo tipo pero estoy especialmente orgulloso del trabajo de Ginecología y Obstetricia porque es en lo que más hemos crecido en los últimos años.

P.- Finalmente, después de haber sido durante cuatro años (2003-2007) el director gerente del Ib Salut ahora que se ha recepcionado Son Espases, ¿cómo ha vivido su finalización teniendo en cuenta que es un proyecto que conoce muy bien?

R.- La verdad es que estoy muy contento, de corazón, me siento muy satisfecho. Es un proyecto que nació teniendo yo una responsabilidad en el que había que decidir si nacía o no y me enorgullece que hoy sea una realidad. Desde el primer momento dijimos que era un hospital absolutamente necesario para estas Islas. Hacer un hospital con consenso es muy difícil pero hacerlo sin consenso ha sido todavía más complicado. Me alegro finalmente de que todos estemos de acuerdo en que el hospital era necesario y se abra con el beneplácito de todo el mundo. Este hospital es vecino al nuestro, está a 200 metros y no diré de forma romántica que me alegra verlo construido al lado pero sí me habría resultado doloroso que Son Espases se parara porque trabajamos muy duro cada uno poniendo su grano de arena y que sea una realidad es enormemente satisfactorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud