Montserrat Casas: “La facultad de Medicina costará doce mil euros por alumno”

De escuchar a
Montserrat Casas,
rectora de la
Universitat de les Illes
Balears, expresar su
opinión sobre cómo se
está desarrollando la
creación de la facultad
de Medicina, es fácil
deducir que el Govern,
tal vez, corra
demasiado. De hecho,
la apuesta de la UIB es
distinta a la del
Ejecutivo: comenzar
implantando los
últimos cursos para
que Baleares atrajera
estudiantes y
licenciados que
posteriormente
ejercieran en el
archipiélago. De otro
modo, como advierte
Monserrat Casas, la
facultad poco ayudará
a paliar el déficit de
médicos que afecte a
nuestra Comunidad, ya
que deberán
transcurrir diez años
antes de que la
primera promoción
formada en Baleares
finalice su proceso
formativo.

P.- ¿Cómo debería ser la facultad
de Medicina ‘ideal’ en Baleares
y en la UIB?


R.- Pues en primer lugar, sería
conveniente hablar de estudios en
general, y no exclusivamente de
una facultad de Medicina. En otras
palabras, queremos unir todos los
estudios de este ámbito y crear la
Facultad de Ciencias de la Salud.
Cuando los integrantes del actual
equipo directivo de la UIB asumimos
nuestras responsabilidades ya
conocíamos el gran impacto que
unos estudios de estas características
tendrían para Baleares, ya que
no es un proyecto nuevo, sino de
un objetivo del que se lleva hablando
desde hace tiempo. En su momento
la creación del Institut Universitari
de Investigació en Ciències
de la Salut (IUNICS) se creó
para cubrir ese hueco.

P.- Sí, pero el IUNICS no puede
hacer las veces de facultad
de Medicina…

R.- Bueno, su principal función
es la investigación y la formación
especializada y avanzada
para médicos. Por otra parte,
creamos un Máster en
Medicina, que definimos como
un máster en ciencias sociobiosanitarias,
que versará sobre estudios
de Enfermería, Microbiología,
Oncología, Psiquiatría,
Urología y metodología de la investigación,
entre otros campos.
Este máster, que se presentará
oficialmente en el curso 2010-11,
tendrá como objetivo ayudar a
los alumnos a acceder al doctorado

P.- Otro antiguo proyecto es
el de la escuela de postgrado…

R.- La idea es crear este máster
de postgrado y para la especialización
para que, desde este punto,
el alumno aborde su formación
para ser doctor. La pretensión
pasa también por colaborar
con los hospitales de Son Dureta
y Son Llàtzer, y cuando empiece a
funcionar con el de Son Espases.
El resultado concreto será la creación
de Unidades Docentes para
estudiantes de cuarto, quinto y
sexto y del primer ciclo, es decir,
antes del MIR.

P.- ¿Por qué estos cursos?

R.- Porque son los tres cursos en
los que hay que estar a pie de clínica.
En los dos primeros se ofrece
la formación más general, pero
en estos tres cursos hay que permanecer
en el hospital con los enfermos
y con las técnicas.

P.- Pero para esto habría que
traerse estudiantes que hubieran
comenzado en otras universidades.

R.- Llegamos a negociarlo con
la Universidad Autónoma de Barcelona,
de modo que esos estudiantes
que comenzaran en la
UAB y terminaran en la UIB podrían
tener incluso una doble titulación,
por las dos universidades.

P.- Sin embargo, no es esa la
idea que tiene el actual Govern
balear.

R.- Nuestro proyecto inicial no
llegó a cuajar del todo, no llegando
más allá del máster. Luego el
Govern hizo un estudio, que nos
entregó este verano y que parte de
la creación de la carrera de Medicina
desde el primer curso. Nosotros
quisimos valorar este estudio
por un análisis externo, imparcial,
que se encargó a la UAB,
y nos dijeron que solo en materia
de personal ya hay un desfase
económico: el profesorado y
el personal administrativo y de
servicios costarían casi dos millones
de euros más de lo que dice el
estudio del Govern. Y eso que no
se valoró la parte de las infraestructuras.

P.- Por otra parte, la UIB ya
cuenta con muchos laboratorios
biomédicos que se podrían
compartir…

R.- Esta posibilidad arroja dos
problemas. El primero, que muchos
de esos laboratorios ya están
supercompartidos por los diferentes
estudios ya implantados.
Compartidos con estudios y con
actividad investigadora. El segundo,
que faltan algunos laboratorios,
como el de Anatomía, que
son muy costosos y complejos,
con elementos como las ‘piscinas’
para guardar los cadáveres.

P.- Otro problema grave es la
falta de aulas…

R.- Ya en estos momentos existe
una gran carencia de aulas, y los
proyectos de nuevos edificios que
nos ha concedido el Govern balear
no incluyen aulas para los nuevos
estudios de Medicina, ni para
los despachos de los catedráticos.
Al parecer, la previsión es que se
utilicen las 18 aulas previstas en
el desarrollo del nuevo gran Hospital
de Son Llàtzer. Pero hay que
acomodar también a los profesores
y a todo el conjunto de recursos
humanos. No podemos ‘meter’ a
los estudiantes y a los profesores
en cualquier sitio, sin unos requisitos
mínimos de calidad.

P.- La carrera de Medicina es,
por otra parte, singularmente
costosa…

R.- Una vez implantada cuesta
doce mil euros por alumno frente
a los 4.570 euros de transferencia
nominal que el Govern nos
hará el año próximo por cada estudiante.
Yello teniendo en cuenta
que se ha mejorado sustancialmente
la partida anterior, concretamente
en un 9,34 por ciento.
Hay que definir, además, determinadas
figuras, como es la del ‘profesor
vinculado’, que es un jefe
de servicio que sigue desarrollando
su actividad clínica y dedica
tiempo a la enseñaza. En este sentido,
debemos ponernos de acuerdo
qué cuota de su sueldo le paga
cada una de las instituciones.

P.- A grandes rasgos, ¿cuánto
calcula la UIB que costaría
la implantación de los estudios
de Medicina?

R.- Pues, si se prevén ochenta
plazas por curso, a doce mil euros
por alumno, la suma total es de
7,3 millones de euros. Y eso, sin
contar con las infraestructuras.

P.- Es decir, que a usted le preocupa
que el desarrollo de los
estudios de Medicina corran el
riesgo de no disponer de una
buena planificación financiera.

R.- Un proyecto tan ambicioso
como este precisa una programación
plurianual que garantice su
futuro en cuanto a la financiación,
y que le permita, además, adaptarse
al Espacio Europeo de Educación
Superior (EEES).

P.- ¿Cree que el modelo que se
plantea servirá para su fin último,
que es el de que haya
más médicos ejerciendo en Baleares?

R.- Desde la UIB, somos muy
conscientes del problema de la
falta de médicos en Baleares, sobre
todo de determinadas especialidades,
derivado, entre otras
razones, del aumento exponencial
de la población. Por eso, propusimos
iniciar los estudios por
arriba, atrayendo estudiantes de
los últimos cursos que luego puedan
decidir quedarse aquí. De
otro modo, hay que tener en cuenta
que desde que a partir del momento
en que se ponga en marcha
la carrera, deberán transcurrir
diez años antes de que salga la
primera promoción de médicos
de la UIB.

P.- En otras palabras, que quizás
el Govern se está precipitando…

R.- Es que el debate aun ni se ha
comenzado. El proyecto todavía
no ha sido sometido a la consideración
del Consell de Govern
de la UIB, ni tampoco a la del
Consell Social, que es el órgano
encargado de dar el visto bueno a
la introducción de nuevos estudios.
Hay que tener en cuenta que
si estos estudios no tienen un
compromiso de financiación,
quien a la larga saldrá perdiendo
será la UIB.

P.- Hay quien dice, y lo hace
públicamente, que no tendría
que haber problemas para encontrar
profesores, porque en
Baleares existen suficientes licenciados
y doctorados en
Medicina…

R.- La contratación del profesorado
viene determinada por la
Ley Orgánica de la Universidad y
la normativa de la UIB. Y eso significa
que los candidatos deben
antes haberse acreditado, tener un
doctorado y pasar un concurso
al que ha de poder presentarse
cualquier profesional de la Unión
Europea.

P.- Algo parecido pasa con los
alumnos…

R.- Efectivamente. Tengamos
presente que con la instauración
del EEES habrá un distrito único
universitario, y cualquier estudiante
de la Unión Europea podrá
optar por venir a estudiar a la
UIB.

P.- El Govern ha hablado de
impartir el primer curso de
Medicina en el periodo lectivo
2010-2011. ¿Lo cree posible?

R.- Creo que es técnicamente
difícil, entre otras razones porque
a día de hoy ignoro si, a mediados
de septiembre de 2010, cuando
comience el curso que debería suponer
el arranque de la carrera de
Medicina, el nuevo hospital que
se está construyendo en Son Espases
estará ya terminado y listo
para funcionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud
Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayuda promocionar la salud