No hay comentarios

Expertos en Pediatría advierten que el fin de las mascarillas puede favorecer una mayor circulación de virus como el VRS

Photo Credit: Content Providers(s): CDC/ Dr. Erskine Palmer This media comes from the Centers for Disease Control and Prevention's Public Health Image Library (PHIL), with identification number #276Note: Not all PHIL images are public domain; be sure to check copyright status and credit authors and content providers. العربية | Deutsch | English | македонски | slovenščina | +/− Originally from en.wikipedia; description page is/was here.

Pediatras y epidemiólogos de referencia a nivel nacional e internacional se han dado cita en ‘Light on Vax VRS 2022’, organizado por Sanofi, un evento en el que se ha puesto sobre la mesa el reto que supone el virus respiratorio sincitial para el sistema de salud español, la necesidad de implementar estrategias de detección que permitan cuantificar la carga real de este virus en nuestro país y la necesidad de contar con herramientas de inmunización que ofrezcan protección a todos los lactantes.

Entre los retos, destacan los posibles efectos derivados de la decisión de eliminar la obligatoriedad del uso de las mascarillas en espacios cerrados en España. Los expertos señalan que esta herramienta de protección no farmacológica, hasta ahora de obligado cumplimiento, además de frenar el avance de la pandemia, también ha contribuido a ralentizar la circulación de otros virus comunes, como el virus respiratorio sincitial o VRS.

“Las mascarillas han jugado un papel muy importante en controlar la transmisión de los virus respiratorios. La disminución de su uso continuado, sin duda va a favorecer y aumentar la transmisión del virus como el VRS, aunque es difícil cuantificar en qué medida” señala el Dr. Octavio Ramilo, catedrático en Enfermedades Infecciosas, profesor de Pediatría en la Universidad Estatal de Medicina de Ohio y jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Infantil Nationwide en Columbus.

En cuanto a la transmisión del VRS, el experto señala las circunstancias en las que los recién nacidos y lactantes jóvenes podrían estar más expuestos “durante la temporada de virus respiratorios es muy importante que se eviten las reuniones con grupos numerosos y acudir a grandes aglomeraciones”. Asimismo, destaca el papel que juegan, “como principales vectores del virus los niños entre 3 y 6 años, que se contagian entre sí en el colegio o la guardería y después traen el virus a casa infectando a los lactantes más pequeños”.

En los adultos jóvenes y de mediana edad, que pueden infectarse y transmitir el VRS repetidamente, debido a que su inmunidad es transitoria, los síntomas suelen ser leves, similares a los de un catarro. Sin embargo, el Dr. Ramilo señala que “esta misma infección en lactantes no protegidos puede complicarse y originar una afectación aguda del tracto respiratorio inferior y los pulmones como la bronquiolitis o neumonía, e incluso ocasionar complicaciones a largo plazo y afectar su desarrollo inmunológico y pulmonar”.

El VRS provoca el 80% de las bronquiolitis y es la principal causa de hospitalización entre los lactantes en España (1-4). Además, se estima que el 90% de los niños habrán sido infectados por VRS durante sus dos primeros años de vida(4). En España, el 87% de las bronquiolitis se tratan exclusivamente en Atención Primaria (AP)5, pero a día de hoy no se puede cuantificar cuántas están causadas por el VRS, ya que no existen protocolos y criterios homogéneos de diagnóstico de VRS en AP, lo cual impide medir el impacto real.

Datos publicados recientemente señalan que por cada episodio de VRS en menores de 12 meses se realizan hasta 9 visitas a atención primaria y 2 al servicio de urgencias de media, por lo que la carga asistencial del VRS en el sistema ambulatorio es muy relevante(6). Experta en la materia es la la Dra. Asunción Mejías, Profesora Asociada de la Universidad de Ohio, Investigadora Principal en el Centro de Vacunas e Inmunología en el Instituto de Investigación de Nationwide Children’s.

La también médico adjunto en la División de Infectología Pediátrica del Hospital Nationwide Children, en Columbus, Ohio, (USA), señala que “las hospitalizaciones por VRS representan solo la punta del iceberg. El VRS es responsable de un 15%-20% de todas las visitas al pediatra o a Urgencias en niños menores de 5 años y a diferencia de las hospitalizaciones que tienen una mayor incidencia en el lactante pequeño menor de 6 meses, la carga asistencial ambulatoria se mantiene en el tiempo los dos primeros años de vida”

La Dra. Mejías señala que es fundamental conocer la incidencia y circulación de los virus “si no tenemos una buena caracterización de la carga de enfermedad es difícil avanzar en el manejo de estos pacientes desde el punto de vista preventivo y terapéutico. Identificar el agente causal de la enfermedad, en este caso el VRS, es extremadamente importante no solo desde el punto de vista epidemiológico, pero también a nivel del paciente y la familia para poder implementar las medidas de prevención pertinentes”.

Este riesgo se extiende a todos los niños, pues en España el 80% de los lactantes menores de 1 año hospitalizados por VRS son nacidos a término y sanos(3); de la misma manera, 3 de cada 4 ingresos en la UCIP ocurren en niños sin factores de vulnerabilidad(4). “Esto representa un gran reto para el pediatra, porque a pesar de que tenemos escalas clínicas de valoración, la enfermedad por VRS es dinámica y cambiante y es complicado poder predecir la evolución que va a tener el lactante».

Y no solo eso, «aproximadamente un 10% de estos lactantes sanos van a evolucionar y desarrollar una enfermedad grave que necesita cuidados intensivos para su manejo”. En este contexto, resulta fundamental contar con estrategias de prevención que permitan proteger a todos los bebés frente al VRS. Durante la última década se han realizado avances significativos en este campo, entre los que destaca un método novedoso de inmunización pasiva que podría ser aprobado y protegería a todos los lactantes.

Se trata del primer anticuerpo monoclonal de vida media prolongada y con alta capacidad neutralizante frente al VRS A y B, que ha sido desarrollado con el objetivo de proteger a todos los lactantes durante su primera temporada frente al VRS con una única dosis. Lo ideal sería su administración, durante los primeros meses de vida antes de que empiece la estación de VRS, ya que ofrece de forma pasiva protección directa y ayuda a prevenir las infecciones del tracto respiratorio inferior (ITRI) causadas por el VRS.

Esta posible herramienta preventiva ha recibido las designaciones regulatorias necesarias para ser revisada de manera acelerada por parte de cinco importantes agencias reguladoras en todo el mundo, incluyendo la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU (FDA); al considerarla de gran interés para la salud pública y una innovadora e importante medida de prevención terapéutica.

La Dra. Irene Rivero, especialista en pediatría en el Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, miembro del Grupo Genética, Vacunas, Infecciones y Pediatría y del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, destaca que “cualquier herramienta preventiva frente a VRS es un beneficio en sí mismo, pero sin duda los anticuerpos monoclonales suponen todo un hito, puesto que el lactante menor de 6 meses no tiene un sistema inmunológico óptimo para la inmunización activa mediante la vacunación».

«Además, –añade– la posibilidad de proteger a nuestros lactantes con una inmunización pasiva, segura y eficaz, mejoran las expectativas de prevención de una enfermedad con una elevada morbimortalidad en este grupo poblacional tan vulnerable”. Sobre el papel que deberían tener estos nuevos anticuerpos en las estrategias de prevención, los expertos reclaman un calendario de inmunización que permita proteger frente a enfermedades infecciosas apoyándose en distintas herramientas de prevención:

“Los anticuerpos monoclonales deberían integrarse en el calendario de inmunización de los lactantes, junto al resto de vacunas del calendario, sin distinción por grupos de riesgo, edad gestacional o comorbilidad; y con una implementación universal”, apunta la Dra. Rivero. El VRS suele circular habitualmente en invierno, especialmente entre los meses de noviembre y marzo. Durante la pandemia, este y otros virus respiratorios experimentaron dos años atípicos en cuanto a propagación.

Durante la temporada de otoño invierno de 2020-2021 el SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19, monopolizó las infecciones respiratorias agudas; sin embargo, durante la pasada temporada 2021-2022 el VRS volvió a circular y registró un comportamiento atípico, con un pico de casos durante los meses calor en verano. Sobre estos picos fuera de temporada, el Dr. Octavio Ramilo señala lo que los modelos predictivos apuntan:

“Poco a poco la situación se va a normalizar y volveremos a tener la situación típica epidémica de circulación en otoño e invierno. Los picos que observamos el pasado año en primavera-verano, fueron excepcionales”. Los expertos reunidos en Light on Vax RSV destacan la importancia de implementar estrategias de inmunización para futuras temporadas. “Los nuevos métodos de prevención, han de poder ser utilizados para proteger a todos los lactantes, no solo a la población de alto riesgo”, concluye el Dr. Ramilo.

El VRS es un virus respiratorio común y muy contagioso que causa epidemias estacionales de infecciones del tracto respiratorio inferior (ITRI), que provocan bronquiolitis y neumonía en lactantes (7-10). También es la principal causa de hospitalización en el lactante menor de un año de edad a nivel mundial11,12 y responsable de un número elevado de casos de ITRI que requieren manejo ambulatorio, asociado todo ello a un elevado coste para el sistema sanitario (18).

Es importante destacar que la mayoría de las hospitalizaciones causadas por el VRS ocurren en lactantes sanos nacidos a término (16,17). En todo el mundo, en 2015, hubo aproximadamente 30 millones de casos de ITRI por VRS que provocaron más de tres millones de hospitalizaciones, y se estima que hubo 60.000 muertes hospitalarias de niños menores de cinco años9,13. En los últimos meses, tras la relajación de las medidas ante el COVID-19 ha habido un repunte en la circulación y de la enfermedad causada por VRS (14,15).

Referencias

1. Simoes EA. Respiratory syncytial virus infection. Lancet. 1999 Sep 4;354(9181):847-52.

2. Leader S, Kohlhase K. Respiratory syncytial virus-coded pediatric hospitalizations, 1997 to 1999. Pediatr Infect Dis J. 2002 Jul;21(7):629-32.

3. Sánchez-Luna M, Elola FJ, Fernández-Pérez C, Bernal JL, Lopez-Pineda A. Trends in respiratory syncytial virus bronchiolitis hospitalizations in children less than 1 year: 2004-2012. Curr Med Res Opin. 2016;32(4):693-8.

4. Flores-González JC, Mayordomo-Colunga J, Jordan I, Miras-Veiga A, Montero-Valladares C, Olmedilla-Jodar M, et al. Prospective Multicentre Study on the Epidemiology and Current Therapeutic Management of Severe Bronchiolitis in Spain. Biomed Res Int. 2017;2017:2565397

5. Muñoz-Quiles C, et al. Population-based Analysis of Bronchiolitis Epidemiology in Valencia, Spain. Pediatr Infect Dis

6. Garcés Sánchez M, Martinón Torres F, Platero L, Drago G, López Belmonte JL, Díez Domingo J. Carga clínica y económica del virus respiratorio sincitial en el entorno ambulatorio. Rev Pediatr Aten Primaria Supl. 2022;(31):e83-e84..

7. Piedimonte G, Perez MK. Respiratory syncytial virus infection and bronchiolitis. Pediatr Rev. 2014;35:519-53.

8. Oymar K, et al. Acute bronchiolitis in infants, a review. Scand J Trauma Resusc Emerg Med. 2014;22:23.

9. Shi T, et al. Global, regional, and national disease burden estimates of acute lower respiratory infections due to respiratory syncytial virus in young children in 2015: a systematic review and modelling study. Lancet 2017; 390: 946–58.

10. R K. Respiratory Syncytial Virus Vaccines. Plotkin SA, Orenstein WA, Offitt PA, Edwards KM, eds Plotkin’s Vaccines 7th ed Philadelphia. 2018;7th ed. Philadelphia:943-9.

11. Leader S, Kohlhase K. Respiratory syncytial virus-coded

12. McLaurin KK, Farr AM, Wade SW, Diakun DR, Stewart DL. Respiratory syncytial virus hospitalization outcomes and costs of full-term and preterm infants. Journal of Perinatology: official journal of the California Perinatal Association. 2016;36(11):990-6

13. Oxford Vaccines Group. What is RSV? Accessed: April 2022

14. Ujiie M, Tsuzuki S, Nakamoto T, et al. Resurgence of Respiratory Syncytial Virus Infections during COVID-19 Pandemic, Tokyo, Japan. Emerging Infectious Diseases. 2021;27(11):2969-2970. doi:10.3201/eid2711.211565.

15. CDC Health Alert Network. Increased Interseasonal Respiratory Syncytial Virus (RSV) Activity in Parts of the Southern United States. Centers for Disease Control and Prevention. June 10 2021. https://emergency.cdc.gov/han/2021/han00443.asp Accessed: April 2022

16. Rha B et al. Respiratory Syncytial Virus–Associated Hospitalizations Among Young Children: 2015–2016. Pediatrics. 2020;146(1):e20193611.

17. Arriola CS, Kim L, Langley G, Anderson EJ, Openo K, Martin AM, et al. Estimated Burden of Community-Onset Respiratory Syncytial Virus-Associated Hospitalizations Among Children Aged <2 Years in the United States, 2014-15. Journal of the Pediatric Infectious Diseases Society. 2020;9(5):587-95.

18. Leistner R, et al. “Attributable Costs of Ventilator-Associated Lower Respiratory Tract Infection (LRTI) Acquired on Intensive Care Units: a Retrospectively Matched Cohort Study.” Antimicrobial Resistance and Infection Control, vol. 2, no. 1, 4 Apr. 2013, p. 13., doi:10.1186/2047-2994-2-13

Publicaciones recientes

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.