No hay comentarios

El IdISBa demuestra cómo la «caminabilidad» del barrio aumenta la eficacia de la promoción de actividad física entre los mayores

Investigadores del grupo NUTRECOR han publicado un artículo sobre cómo la »caminabilidad» del barrio aumenta la eficacia de la promoción de actividad física entre las personas mayores de Palma. NUTRECOR (Epidemiología Nutricional y Fisiopatología Cardiovascular) está formado por un equipo multidisciplinar de nutricionistas, epidemiólogos, médicos y enfermeros, asociados al IdISBa (Institut d’Investigació Sanitària Illes Balears ) y CIBEROBN (Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición).

Sus líneas de investigación se centran en el estudio de la dieta y el estilo de vida como determinantes de la aparición de enfermedades crónicas. Uno de los proyectos del grupo, que constituye la tesis doctoral del investigador Antoni Colom, estudia la exposición al entorno construido en la ciudad de Palma y su asociación con la práctica de actividad física entre las personas mayores.

En el artículo, “Neighbourhood walkability and physical activity: moderating role of a physical activity intervention in overweight and obese older adults with metabolic syndrome”, publicado en la revista Age and Ageing, se señala que vivir en un barrio ‘caminable’ juega un papel vital en el envejecimiento activo de sus residentes y que es un factor a tener para incrementar la actividad física entre los mayores.

Para realizar este estudio, el grupo ha utilidad técnicas de análisis espacial mediante Sistemas de Información Geográfica aplicados al ensayo PREDIMED-PLUS a 228 participantes reclutados en centros de Atención Primaria de Palma.

Estas técnicas han permitido evaluar la exposición a ambientes obesogénicos, en este caso centradas en la ‘caminabilidad’ del entorno de residencia y su asociación con uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles, como es la insuficiente actividad física.

Durante el primer año de seguimiento, período incluido en este artículo, los participantes del grupo de intervención recibieron un programa educativo presencial y se animó a los participantes a aumentar gradualmente sus niveles de actividad física hasta al menos 150 minutos/semana de actividad física moderada a vigorosa, con el objetivo final de caminar al menos 45 minutos/día, 6 días a la semana.

Todo ello, en línea con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para este grupo de edad. Para calcular la exposición a la ‘caminabilidad’ del entorno próximo a la residencia de los participantes se ha tenido en cuenta la densidad residencial, la densidad de intersecciones y mezcla de usos del suelo urbano de la ciudad de Palma.

El estudio aporta nuevas evidencias que ponen de manifiesto la importancia de considerar la ‘caminabilidad’ del barrio y el entorno construido a la hora de diseñar e implementar programas de promoción de actividad física.

Los resultados indican que entre las personas mayores con sobrepeso y obesidad con síndrome metabólico y asignados a una intervención a medida para aumentar la actividad física, vivir en un barrio caminable parece ser un factor esencial en el envejecimiento activo.

Estos resultados se añaden a la evidencia que apoya la creación de ciudades compactas en las que tiendas, escuelas, parques y otras instalaciones recreativas se sitúan cerca de las viviendas, y una red de calles altamente conectada facilitan a las personas el caminar y el ir en bicicleta a sus destinos.

Publicaciones recientes
local_offerEtiquetas:

Publicaciones recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.