Los Colegios de Médicos de España disponen de más de 2.000 jubilados voluntarios, 46 en Baleares, para mejorar las dotaciones de facultativos ante la nueva oleada de COVID-19

JUAN RIERA ROCA
El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha recordado a las administraciones públicas sanitarias que cuenta con registro de médicos jubilados voluntarios formado por más de 2.000 profesionales de los distintos colegios de médicos de España, 46 en Baleares, que se encuentran en total disposición para colaborar con las Administraciones en la lucha contra la pandemia de COVID-19

Ante la grave situación epidemiológica que sufre España la corporación reitera la excepcional oportunidad que supone esta bolsa, creada en el inicio del Estado de Alarma, compuesta por miles de médicos jubilados de distintas especialidades. El Secretario General del CGCOM, Dr. José María Rodríguez Vicente, reclama que la Administración la aproveche.

La ayuda de estos miles de profesionales se contempla en el Decreto del Estado de Alarma y no utilice un doble lenguaje. “No se puede lanzar un mensaje de que faltan médicos, cuando lo que falta son políticas de Recursos Humanos y cuando existen este tipo de iniciativas para situaciones excepcionales como las que estamos viviendo”, comenta.

El CGCOM incide en la importancia de contactar con los diferentes colegios de médicos provinciales para sumar a estos profesionales a tareas como el rastreo de casos, seguimiento o asistencia telefónica, que permitan descargar a los facultativos de Atención Primaria de la enorme carga asistencial y burocrática a la que están siendo sometidos.

El Dr. Rodríguez Vicente resalta la implicación y compromiso de todo el colectivo médico que “desde la primera llamada se pusieron en contacto con sus respectivos colegios para ofrecerse como voluntarios”. Así, las corporaciones médicas provinciales contaron con la colaboración no sólo de jubilados, sino de estudiantes de Medicina.

También, de los facultativos pendientes del MIR, médicos no colegiados por encontrarse en otro tipo de funciones laborales, otros profesionales sanitarios etc. La normativa de emergencia prevé adaptar a estos profesionales en puestos de lucha contra la pandemia proporcionales a sus conocimientos y experiencia clínica.

En Barcelona, con 56 jubilados voluntarios, recibieron 320 solicitudes de otros profesionales de la sanidad, 32 de estudiantes y 281 de médicos no colegiados que realizan otro tipo de actividades. En Madrid, donde están registrados 122 voluntarios, destacan también las 174 solicitudes de estudiantes de último año o los 230 profesionales pendientes del MIR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar