El Servicio de Urgencias del Hospital Mateu Orfila pone en marcha un plan para mejorar la asistencia a los pacientes

JUAN RIERA ROCA / El Servicio de Urgencias del Hospital Mateu Orfila ha puesto en marcha un plan de mejoras con el objetivo de agilizar la asistencia de los pacientes en función de su nivel de gravedad y, por lo tanto, mejorar la experiencia y el grado de satisfacción de los usuarios de este servicio.

Se trata de cambios organizativos, de circuitos internos y nuevos protocolos, coincidiendo con el cambio del programa informático que se utiliza para el triaje de los pacientes, determinando la gravedad con una codificación estándar que va del nivel 1 para casos de riesgo vital hasta el 5 para casos no urgentes y que permiten cierta espera.

Según explica el jefe del Servicio de Urgencias, el doctor Bernardo Pax, uno de los elementos que hace posible una atención más rápida pasa por conseguir una mayor rotación en los boxes. Con este objetivo, se han introducido dos medidas: por un lado, se ha habilitado una sala de espera interna.

En esta sala los pacientes que ya han sido atendidos en un box por parte del equipo médico pueden trasladarse para esperar el resultado de pruebas diagnósticas de un modo confortable; y, por otro, una zona de camas para pacientes que se estime que van a ser sometidos a una atención más larga.

Se trata de los pacientes que llevan 4 horas de tratamiento en un box y se prevé que su asistencia tenga que prolongarse. A estos pacientes se los trasladará a la zona de camas de observación, donde serán atendidos hasta que reciban el alta médica o se decida su ingreso hospitalario, en función de su estado de salud.

Otro cambio que ya se ha puesto en funcionamiento es la reevaluación de los pacientes clasificados de nivel 4 o 5 que lleven más de tres horas de espera. En esta situación, el paciente volverá a ser atendido por los profesionales de enfermería que se encargan del triaje para verificar que, durante ese tiempo, no ha empeorado.

Desde el servicio de triaje, por otra parte, también se ofrece información a los pacientes del tiempo de espera aproximado para cada nivel de gravedad y, si se considera necesario, se plantean los ámbitos asistenciales más oportunos para cada caso, según han informado fuentes del Área de Salud de Menorca.

Dentro del primer trimestre del año que viene, además, la Gerencia del Hospital tiene previsto instalar un sistema que permita conocer en tiempo real, y a través de pantallas informativas, el número de pacientes que hay en espera y el tiempo de demora para que sean atendidos por un médico.

El plan también da importancia al derecho a la intimidad de los pacientes, tanto a la hora de dar el informe médico asistencial como al identificar los enfermos con un código numérico. Se asignará a cada paciente un profesional médico y de enfermería de referencia por turno, equipo responsable de su seguimiento en urgencias.

Este Servicio de Urgencias ha atendido, en 2019, a un total de 26.010 urgencias, un incremento del 4,75 % respecto a 2018. Las visitas por día han pasado de 74,18 a 77,82, una media que se supera los meses de temporada llegando a los 109 pacientes en agosto, mientras que el resto del año se sitúa alrededor de los 70 pacientes/día.

Por turnos, a lo largo de todo el año es en horario de mañana cuando se registra el mayor número de urgencias que llegan al servicio del Hospital, un 43 %, seguido del turno de tarde (35 % del total), mientras que en horario de noche el volumen de actividad baja y representa el 22 % de las visitas totales que se han realizado en 2019.

El 60 % de las urgencias atendidas en el Hospital son de nivel 4 y 5 (los más leves). Los casos de triaje de nivel 3 han sido un 34 %, mientras que los pacientes más críticos (de nivel 1 y 2) representan un 6 % del total. Un registro que ha descendido en 2019 es el número de ingresos urgentes del total de visitas que han llegado al servicio.

De éstas, han pasado de 3.895 a 3.716 casos. De estos, los más frecuentes han sido ingresos en medicina interna (un 35 %), cirugía (14 %) y traumatología (11,31 %), mientras que los ingresos en UCI suponen el 4,6 % del total. Asimismo, apenas un 10 % de los pacientes son derivados de los centros de salud.

De estos 2.594 pacientes, 939 llegan desde Canal Salat de Ciutadella; 856 pacientes, de Dalt Sant Joan y Verge del Toro de Maó, y 461, del centro Es Banyer. El centro de salud con menos derivaciones es Ferreries: 92 durante todo el año 2019, según siguen informando fuentes del Área de Salud de Menorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Por favor, ayúdanos a promocionar la salud.

Al hacer clic en cualquiera de estos botones nos ayudas promocionar la salud.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar